GRUPO PLAZA

Antifraude busca responsabilidades al autorizar Galiana un 'show' de Nicky Jam tres meses tarde

Foto: KIKE TABERNER
27/01/2022 - 

VALÈNCIA. El que fuera edil de Actividades de València en 2018, Carlos Galiana, podría enfrentarse a responsabilidades por firmar el permiso de un macro concierto de Nicky Jam tres meses después de que tuviera lugar. El informe definitivo de la Agencia Valenciana Antifraude sobre las irregularidades en los permisos para la celebración de aquel evento en La Marina así lo plantea.

Concretamente, la Agencia que dirige Joan Llinares insta en el informe al Ayuntamiento de València a abrir un expediente para "valorar posibles responsabilidades existentes, en su caso, por la tardanza en la firma del concejal responsable de conceder la autorización". "Se ha acreditado", señala el organismo contra el fraude, que Galiana suscribió el permiso "casi tres meses más tarde".

El concierto de Nicky Jam tuvo lugar el 11 de mayo de 2018 en La Marina Sur de València y congregó a 10.000 personas para escuchar al artista norteamericano. Sin embargo, se desarrolló pese a que el concejal responsable de Actividades no había firmado la autorización, a la que dio luz verde el 31 de julio, dos meses y medio después. Aquella noche, dos altos funcionarios del departamento municipal señalarían a la Policía Local, según el atestado policial, que la licencia estaba "a medias", como publicó Valencia Plaza.

Así pues, en su informe provisional -previo a las alegaciones del Ayuntamiento-, la Agencia constataba la "firma extemporánea" del edil, e indicaba: "No se ha justificado ni explicado la tardanza de la firma del regidor delegado responsable". Según la concejalía, la tramitación administrativa se hizo de la forma más diligente posible, algo que admite Antifraude al señalar que el servicio municipal "realizó cuantas actuaciones fueron necesarias con el objeto de elaborar en plazo la propuesta de resolución" pero aún así "apuró al máximo los plazos".

De esta manera, el secretario municipal suscribió el permiso al mismo tiempo que ya se estaban abriendo las puertas del recinto. Pero eso sigue sin justificar que Galiana firmara el permiso tres meses después: "Tampoco tiene explicación que firmara el 31 de julio de 2018", indica la Agencia Valenciana Antifraude en este sentido, que finalmente desestima la alegación del consistorio.

Joan Llinares. Foto: KIKE TABERNER

Así pues, Llinares indica en el informe definitivo que la irregularidad "debe quedar circunscrita a la concesión tardía de dicha licencia o autorización" y no se refiere a otras cuestiones como que "fuera arbitraria, con ausencia de motivación jurídica injusta o contraria al derecho". El evento, por tanto, "se celebró sin la Resolución de Autorización correspondiente antes del inicio" el 11 de mayo y "no se ha justificado ni explicado la tardanza de la firma del regidor", que llegó en julio.

Hay que recordar que la Generalitat Valenciana inició el expediente por infracción administrativa, debido a la falta de licencia. Sin embargo, la multa prescribió "por discrepancias entre la administración dela GVA y el Ayuntamiento de Valencia", según señala Antifraude.

A la postre, la Agencia hace dos recomendaciones al Ayuntamiento. Por un lado, valorar la responsabilidad de Galiana en la firma extemporánea del permiso. Por otro, elaborar instrucciones sobre procedimientos que fijen los requisitos, informes necesarios y plazos para las solicitudes de permisos de este tipo, para evitar que el tiempo se acabe echando encima en estos casos.

"Asimismo, se deberán establecer las debidas cautelas por parte del servicio de Actividades -ahora dirigido por Lucía Beamud- en orden a garantizar, en todos los casos, que la puesta a disposición de la resolución de autorización de este tipo de eventos se realice con una antelación suficiente".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email