Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

FÓRMULA 'SAN REMO'

Auge y caída del Festival de Benidorm: de referente musical a verbena de barrio

24/08/2016 - 

VALENCIA. Bajo el lema "I Festival de la Canción La Voz de Madrid", el Festival de la Canción de Benidorm, Benivisión o cómo se quiera llamar nació en 1959 con el propósito de generar en España el fenómeno que San Remo se había convertido para la vecina Italia, origen del posterior Eurovisión. Y, aunque fuera por apenas 15 minutos, lo consiguió. La cita, que tuvo como primera sede el Manila Park, logró generar el impacto deseado en el terreno de la canción ligera, especialmente tras vincularse con la elección de representante español para el festival europeo y alcanzando así la cobertura nacional que lo convirtiera en referente para la industria. 

Estrellas como Raphael o Julio Iglesias se hicieron con el oro en un certamen al que las alegrías le duraban poco. Tras dos décadas de auge, el interés por el festival comenzó a resentirse en la década de los 70. Concha Velasco se puso al frente de la edición de 1972, que por primera vez en su historia permitía que las canciones fueran interpretadas por un solo cantante y no por dos voces, como venía sucediendo hasta el momento. Betty Misiego o la actriz Beatriz Carvajal también trataron de hacerse con la Sirenita, trofeo del concurso, aunque sin éxito. Con la primera retransmisión en color de la mano de TVE, en 1976, no creció el interés por un certamen que no se celebró ni en 1979 ni en 1984.

Al declive, quizá remediable, no ayudó la polémica participación como compositor de 'El Lute'. La agonía llegaba entonces a tal punto que en 1986 decía adiós. A pesar de que iba dando tumbos, la resistencia a desaparecer llevó a iniciar una última etapa en 1993, que ganó como autor el ahora presentador Pablo Motos. La intentona, al menos, era con medios, pues pasó tres años emitiéndose en Telecinco para, después, volver a Televisión Española. El interés del público, sin embargo, parecía no acompañar y la calidad de las canciones lo alejaban cada vez más del envidiado San Remo, alcanzando cotas verbeneras.

La Fiesta y su Toma Vitamina o Alcanzarás la luna de Alazán, ganadoras de la 33 edición, celebrada en el año 2000, han sido algunas de las canciones más populares (en carpas) de la última etapa del Festival de Benidorm. La máquina dejó de funcionar en 2006, última edición hasta el momento, emitida solo por Canal 9 y presentada por Maribel Villaplana, Carles Chova y Blanca Benlloch. A pesar de que quisieron ponerle el nuevo apellido de certamen 'Internacional', la cosa no pintaba bien. Patricia, Mayte, José y Kike (La década prodigiosa) se convirtieron en los últimos ganadores de la Sirenita de Oro con la olvidable A ti, reflejo de un certamen que, en un año en el que Hung Up de Madonna o En qué estrella estará de Nena Daconte copaban las listas de éxitos mainstream, parecía viajar en otro carril.  

Un muerto muy vivo

Si bien para muchos el festival está más que enterrado, no hace mucho que se planteó la posibilidad de darle unos toquecitos para ver si se removía de su tumba. Según informaba en 2012 el diario alicantino Información, la mercantil Visión 10 logró el visto bueno de entonces alcalde de la localidad, el socialista Agustín Navarro, para utilizar la marca en las negociaciones con el fin de llevar de nuevo el festival a la pequeña pantalla, un objetivo fijado para 2014. Con la idea de volver a vincular el premio a la elección de representante para Eurovisión, finalmente las negociaciones se quedaron en una falsa alarma y su vuelta parece que no se materializará en un futuro cercano. 

El fatal destino del concurso no hace más que empeorar si se compara con sus 'padres'. No hay que irse muy lejos para comprobar que la fórmula, bien aplicada, sí puede seguir siendo un éxito y adaptarse al mercado de 2016. Prueba de ello es el Festival de la Canción de San Remo, que sirvió de inspiración para la creación del festival valenciano y del propio Eurovisión, cuya primera edición se celebró cinco años después de la primera italiana. Andrea Boccelli, Laura Pausini o Eros Ramazzoti han sido algunos de los participantes más mediáticos de su historia, una que sigue con fuerza de la mano de la cadena de televisión Rai 1. 

La edición de 2016 cosechó una media de un 50% de share, una audiencia cuyo pico se situó en el 74% con la elección de los ganadores. El impacto mediático de San Remo se ve reflejado en una muy buena producción del show, que recientemente ha contado con colaboradores como la actriz Nicole Kidman, algo que también se da también en el Melodifestivalen, un formato similar con el que Suecia elige representante para Eurovisión. Este sistema le ha valido al país nórdico dos victorias en tan solo cinco años y ha conseguido atraer a las grandes casas de discos para que presenten a sus artistas y canciones a la competición, conscientes de su poder mediático.   

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email