X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

historia 

Ausiàs March: Huesos que reinterpretan versos

En 2016, unas excavaciones en Sant Jeroni de Cotalba revelan que Isabel Martorell, la primera mujer del poeta Ausiàs March, estaría enterrada en la cripta de los March y que falleció embarazada. Este descubrimiento puede plantear un giro de 180 grados en la lectura de sus Cants de Mort

9/11/2019 - 

Tu, esperit, qui as fet partiment,

ab aquell cos qual he yo tant amat,

veges a mi qui ssó passionat.

(Ausiàs March)

VALÈNCIA.-Los versos que encabezan este artículo forman parte de uno de los Cants de Mort de Ausiàs March, el poeta más importante de las letras valencianas. Su nombre llena páginas y páginas de libros de texto y estudios literarios. Nació en 1400 en Beniarjó y murió 59 años después en València, ya coronado como uno de los literatos más importantes de nuestra Historia. Su vida y obra, estudiadas durante siglos, gracias a un descubrimiento en el Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba, podrían ser ahora reescritas.

La obra de Ausiàs cuenta con decenas de estudiosos que se encargan de interpretar su obra para entender su vida, sus intenciones y sus reflexiones. Por una parte, un buen puñado de historiadores, que reconstruyen la vida de uno de los personajes medievales más relevantes de nuestra historia. Por otra, literatos y poetas, que tocados por la obra de March, hacen una metarreflexión que les sirve como obra literaria propia. En este segundo grupo estaría incluido Josep Piera, poeta, narrador, traductor y una de las personas que más tiempo ha dedicado al estudio de los poemas de March. En 2001, Piera publicó la biografía novelada del poeta Jo sóc aquest que em dic Ausiàs March (Edicions 62). En ella, reconstruye la vida de March desde dos fuentes: los documentos y la bibliografía histórica y su propia interpretación de los versos a partir de una singular lectura de estos.

Piera se atrevió con todo, también con sus amoríos. Ausiàs March fue algo así como un Don Juan valenciano. Su lista de amantes no discrimina ni dinastías ni clase social, y sus hijos no reconocidos seguramente se tendrían que contar con los dedos de dos o tres manos. La vida de Ausiàs March es una vida de poesía pero siempre movida por su propia vida amorosa, que más allá de las banalidades que se puedan pensar en un primer momento, el poeta conseguía abstraer y convertirla en algunos de los versos más bellos de la literatura más allá de nuestras fronteras.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

En la particular interpretación de Piera sobre el poeta destaca una teoría que se ponía totalmente de frente a la mayoría de estudiosos del poeta. Siempre se ha pensado que Ausiàs March era una persona muy reflexiva y que, más allá de sus vivencias, podía plasmar en las páginas pensamientos llegados de sus propias meditaciones. Los versos de March, lejos de ser lo más canónicos o armoniosos de aquella época, sí fueron los más reflexivos y sentidos, tanto a la hora de hablar de amor como de su ferviente fe católica. 

* Lea el artículo completo en el número de 61 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email