GRUPO PLAZA

acelerada en lanzadera

Balbisiana, la tienda de tartas bonitas que triunfa en la red, abre obrador en València

1/03/2021 - 

VALÈNCIA. Balbisiana, la tienda de tartas bonitas que triunfa en la red, ha puesto en marcha un obrador en València. La gaditana Paula Babiano, quien dejó su trabajo en Cuatrecasas para dedicarse a tiempo completo a su afición, la repostería, ha elegido la ciudad para abrir un segundo espacio en el que confeccionar sus creaciones tras instalar su primer obrador en Madrid.

Lo hace tras pasar por Lanzadera, la aceleradora de empresas de Juan Roig, lo que permitirá a los valencianos disfrutar -a través de la compra online- de sus tartas más icónicas como la Banoffee o la Botánica. Babiano puso en marcha este proyecto hace más de dos años, cuando empezó una doble vida como abogada y repostera.

"Estudié Derecho y oposité a Registros cinco años. Suspendí el último examen y apliqué a Cuatrecasas. Empecé a trabajar allí y a la vez que tenía un blog de cocina, a la que soy muy aficionada desde pequeña porque a mi abuelo le encantaba y hacía mucha repostería", recuerda. "El era más de dulces tradicionales y gaditanos como rosquillas o elaboraciones de anís, pestiños,... Y yo en mi tiempo libre hacía tartas".

Un doble vida entre abogacía y tartas

Un día fue a una comida con una amiga e hizo el Banoffee - tarta de plátanos, crema y toffee- y allí estaban los dueños de un grupo de restauración de Madrid, Larrumba, quienes se enamoraron de la tarta y le pidieron distribuir a sus restaurantes. "Busqué un obrador y empecé una doble vida en la que de madrugada hacía tartas y de día era abogada", recuerda la emprendedora.

Se levantaba a las tres o cuatro de la mañana, iba al obrador, desarrollaba tartas, enseñaba a los pasteleros y después se iba al despacho, dónde trabajaba 12 o 14 horas. "Estuve así tres meses hasta que me plantearon un cambio en el despacho y dije que me iba a hacer tartas", recuerda. Así nació Balbisiana, que es una variedad de plátano. "Lo pasé bastante mal porque mis padres son abogados el Estado, y yo no hacía tartas ni de lejos para pagar el alquiler".


"Hice un poco de todo. Desde trabajos como freelance a dar clases o alquilar mi casa en Airbnb. Me iba a casa de amigas de invitada y al final monté una web por 198 euros y empecé a vender online porque la gente me lo pedía. La bola fue creciendo y a día de hoy somos 15 personas, tenemos un obrador en Móstoles, recibimos el apoyo de Lanzadera y con la inversión que nos proporcionó montamos un obrador más grande, además de recibir mucha formación empresarial y muchos contactos", destaca.

Las ventajas de tener un obrador en València

Aunque desde Balbisiana ya distribuían a toda España algunas referencias limitadas de sus tartas por cuestiones de transporte, la apertura de su obrador en València permite dos cosas: por un lado la inmediatez en la llegada de su producto, que puede ser enviado de un día para otro, además de dar la posibilidad de acceder a su treintena de referencias. Entre sus productos que más triunfan no solo hay tartas, también se encuentran sus 'trufitas', que ahora han ido reversionadas con un co-branding con Moët & Chandon con quien elaboran más productos.

Su llegada a València -la segunda ciudad en la que más vende- también tiene premio, y es que han decidido sacar una tarta de naranja solo para los valencianos. "Me puse a investigar, pregunté qué era aquí típico y me dijeron que la coca de llanda. Empecé a probar con este tipo de bizcocho, hicimos una crema de naranja y la adornamos con margaritas comestibles", señala. 

Sobre por qué la ciudad, Babiano asegura que está enamorada. "Pienso que hay mucha calidad de vida. Además, cno Lanzadera hice muchos contactos aquí y me vi más arropada", recalca. Aunque cuando entraron en Lanzadera ya facturaban bastante, reconoce que no estaban organizados. "No teníamos esa formación empresarial, la contabilidad organizada, el equipo estructurado, no sabía ni que era una misión, una visión, no había hecho en mi vida un plan de negocio ni entendía un balance. Esto me organizó la cabeza. Entonces éramos tres y ahora somos 15 personas", explica.

La covid refuerza sus ventas a particulares

Inicialmente, su negocio era prácticamente la hostelería y los particulares era un cliente mínimo. "Cuando apareció la covid, lo pasamos bastante mal sin facturación, pero nos reinventamos y empezamos a vender tartas online a nivel nacional y fuimos pioneros en ello", destaca. "También sacamos unos kits para hacer tartas en casa, que a la gente le encantó". 

Sobre las tendencias en tartas, reconoce que a día de hoy las de números y flores son las que más en auge están, al igual que lo estuvo en su día la tarta de queso que se derretía. "Hay veces que me cuesta asumir el haber conseguido todo esto", reconoce, y asegura que detrás hay mucha prueba y error. "Mi madre se reía mucho, y me decía que el mérito no era montar Balbisiana, sino hacerlo desde la cocina tan pequeña que tenía".

Entre sus deseos para el futuro de la compañía se encuentra el de montar una tienda física. "Sería mi ilusión. No sé si podrá ser o no, pero me encanta el contacto con la gente. Una cosa que me pasa con el online es que yo no veo y disfruto de esos momentos en los que el cliente entra en contacto con el producto. Me gustaría ver la reacción de la gente", reconoce.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email