X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

análisis

Banco Popular o la lucha contra el tiempo

17/03/2017 - 

VALÈNCIA. Si yo les dijera que el Banco Popular gana dinero en su negocio recurrente y que pese a todo es un banco solvente, ustedes me tomarían por loco. Sin embargo, es así. Entonces, ¿cómo es posible que las acciones no paren de caer y se ponga en entredicho la continuidad en solitario del banco? Pues busquen en las provisiones, pese a dotar unas provisiones récord en 2016 todavía está lejos de la media del sector…y el tiempo se le acaba.


Mucho se ha estado hablando del Banco Popular en los últimos años, especialmente desde que anunció la última ampliación de capital, la posterior salida de su presidente, Angel Ron y finalmente el aterrizaje ya veremos si forzoso de Emilio Saracho. Por el camino ha quedado una cotización maltrecha, unos resultados desastrosos en los últimos años y unos accionistas que cada vez más han perdido la confianza en el que otrora fue uno de los bancos mejor gestionados de España.

Viendo el gráfico de los últimos 10 años podemos constatar los sufrimientos de los inversores. La historia del Popular la sabemos todos, entró tarde al boom del ladrillo, cuando tocaba entrar en el 'banco malo' (SAREB) decidió no entrar y desgraciadamente no estás siendo capaz de superar la indigestión de los más de 30.000 millones de activos improductivos que tiene el banco.

Ahora parece que pueda ser demasiado tarde porque la posición es de total debilidad. Popular tiene que cumplir unos requisitos cada vez más exigente de capital y de coberturas de los activos no productivos. El plan que tenía la anterior junta directiva ya no vale y para remontar el vuelo se ha fichado un banquero de inversión, de los mejores pero no deja de ser un especialista en Fusiones y Adquisiciones.


¿Qué va a pasar ahora? La respuesta no es sencilla. En teoría, el mandato del presidente es aumentar el valor de la acción para los accionistas. Y eso precisamente puede pasar por una venta del banco, porque para cumplir los requisitos adicionales de solvencia y coberturas necesitaría además de vender muchas participadas con valor, deshacerse de muchos activos improductivos dotando perdidas muchas veces y además ampliar capital.

Las subidas de tipos y de precios de las viviendas como del suelo que darían un impulso adicional no parece que se vayan a materializar tan rápido como necesitaría el Banco. Por tanto la solución más dolorosa es la más factible. El fichaje de Saracho enseña por donde van los tiros….ahora falta encontrar pareja de baile.

El sector está revuelto todavía donde la banca extranjera está plegando velas (Deutsche Bank, Caixa General), por lo tanto vemos difícil que sea un banco extranjero aunque se habló de BNP. Por su parte, los bancos procedentes de ex cajas de ahorro buscando parejas de baile (BMN, Liberbank) y la joya de la corona todavía sin pareja (Popular). Los tres sospechosos habituales a la espera, sin enseñar sus cartas y Sabadell del que tanto se habló como novio, ofertando por el CO-OP Bank británico. ¿Cuál será el as en la manga de Saracho? Hagan sus apuestas que no queda tiempo.

Guillermo Ramón Gregori es director GRG EAFI & Asesor Financiero CFA

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email