X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

cuando había uhf

Busquen a Christie Love: ley, orden y 'black power'

En 1974, la ABC estrenó una serie cuya principal característica fue que la protagonizaba una policía de color (negro): Christie Love

25/05/2019 - 

VALÈNCIA.-Cuatro tipos van en un coche dispuestos a meterse en un lío del que no podrán salir. Los cuatro son blancos y hablan sobre los negros, sobre cómo los hombres negros tratan mal a las mujeres negras. La conversación deriva en una serie de televisión. «¿Os acordáis de Busquen a Christie Love?», pregunta el que conduce. Corría el año 1992 y gracias a ese diálogo de Reservoir Dogs, Tarantino le daba el impulso definitivo a una vieja serie televisiva para acabar de convertirla en título de culto. Busquen a Christie Love (Get Christie Love!) tuvo una vida breve, pero dejó huella. En España también, porque se llevó el Premio TP a la mejor serie en 1975, que en aquella época, mediados de la década de los setenta, era como llevarse un Globo de Oro a la española.

La serie fue una consecuencia: nació como un fruto del fenómeno llamado blaxpoitation. A finales de los años sesenta, y sobre todo a raíz del asesinato de Martin Luther King, la comunidad negra estadounidense había alzado su voz y ganado visibilidad. Artistas poderosos como Marvin Gaye o James Brown editaban álbumes cargados de proclamas políticas y reivindicativas, que se convertían en fenómenos comerciales. Hollywood abrió los ojos. Shaft (Gordon Parks, 1971) demostró que el cine con protagonistas negros también daba taquillazos. Lo negro, además de ser bello, tal como rezaba el reivindicativo eslogan de moda, también generaba dinero.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

La blaxpoitation —mezcla coloquial de los términos black y explotation— consistía básicamente en eso. Hacer películas (acompañadas por la correspondiente banda sonora a cargo de Gaye, Brown o Isaac Hayes) con protagonistas afroamericanos. Al principio fueron hombres, pero entonces aparecieron en escena Cleopatra Jones (Jack Starret, 1973) y Foxy Brown (Jack Hill, 1974), protagonizadas por detectives femeninas que eran tan duras de pelar como sus colegas varones. El papel de la mujer afroamericana dejó de ser el de belleza en biquini al servicio del macho de turno y se alzó como protagonista.

 * Lea el artículo completo en el número de mayo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email