GRUPO PLAZA

entrevista AL CEO DE LA BIO QUE VA A COTIZAR EN BOLSA

Carlos Buesa: "Oryzon es un proyecto a largo plazo y no se basa en las ventas recurrentes"

El presidente y cofundador de la biotecnológica, que prepara su desembarco en bolsa, reconoce que el sector español está recogiendo los frutos después de más de una década de siembra

16/11/2015 - 

VALENCIA. La compañía biotecnológica Oryzon Genomics, especializada en desarrollar terapias en oncología y enfermedades neurodegenerativas, ultima su salida a bolsa prevista para antes de final de año aunque podría demorarse como muy tarde hasta el primer trimestre del próximo ejercicio.

Antes de dar el salto al parqué, Oryzon ha cerrado una ampliación de capital por 16,5 millones de euros. Carlos Buesa y Tamara Maes, fundadores de la compañía, controlan tras la operación un 13,15% del capital, mientras que el fondo Najeti el 24,6%. Costex ostenta el 6,5% del capital, Corporación Sant Bernat SCR un 3,8% y Grupo Ferrer Internacional un 2,7%. Entre los nuevos accionistas, que poseen el 17,1% del capital, destaca el consejero delegado de Active Motif, Joseph Fernandez, firma estadounidense especializada en epigenética.

Carlos Buesa estuvo en Valencia el pasado viernes y este diario quiso conocer de primera mano las impresiones de este biólogo/emprendedor zaragozano, que ha trabajado en varios centros de investigación con renombre internacional como el Centro de investigación y Desarrollo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CID-CSIC) en Barcelona, la Universidad de Gante (Bélgica) y en el Instituto Flamenco de Biotecnología (VIB) también en Bélgica.

-¿Qué hace un biólogo emprendedor buscando salir a cotizar al Mercado Continuo?
-¡Qué buena pregunta! (Sonríe). Soy científico de formación, doctorado y con formación en el extranjero. Cuando volví a España tenía curiosidad e inquietud en transformar nuestras ideas con Tamara Maes, confundadora de Oryzon, en algo más que en una mera investigación científica. En el año 2000 se empieza a hablar en España de lo que puede ser la formación de las empresas a partir de la universidad. Mucha gente pensaba entonces que era una especie de 'prostitución' de la ciencia, pero con el paso de los años ha cambiado y actualmente nos hemos equiparado países avanzados a la hora de hacer ciencia traduciendo los conocimientos a los medicamentos para atender las necesidades de la gente. Soy inquieto, me gusta viajar y de ahí surgió Oryzon junto a Tamara, un proyecto hecho realidad que nos apasiona.

-¿Por qué cotizar antes de que acabe el año? ¿Tal vez para aprovechar el típico ‘rally de final de año’ o por estar presente en la remodelación de las carteras de los gestores para el próximo ejercicio?
-No, no. Si lo hacemos antes de final de año bienvenido sea. Nuestro proyecto estratégico es a largo plazo y la colocación se hará a través de 'listing', es decir, poner directamente en cotización las acciones de Oryzon. Hemos preferido salir al Mercado Continuo en lugar del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) porque tiene más profundidad y liquidez. Sabemos que estar en un mercado es una ventaja para acelerar el crecimiento y la internacionalización. La mecánica que hemos seguido nos llevaba de forma natural a cotizar en el último trimestre de este año, pero si lo hacemos en el primero de 2016 tampoco pasa nada. Insisto nuestra proyecto es a largo plazo.

-Me consta que tienen intención de cotizar también en el Nasdaq estadounidense a medio plazo, ¿han contactado ya con el hueso duro de roer como es el supervisor americano del mercado del medicamento FDA?
-Así es y la FDA no es ni más ni menos que un hueso tan duro de roer como lo es la Agencia Española de Medicamentos o la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Nos han tratado de forma excelente, igual que la francesa y la británica con nuestra molécula más avanzada como es la ORY-1001, reconocida como fármaco huérfano por la EMA en agosto de 2013. En 2016 iniciaremos los contactos con la FDA con la misma tranquilidad que con las otras agencias. No hay que poner en peligro a la gente y esas agencias están precisamente para eso: velar por la seguridad de los fármacos, algo que obviamente compartimos.

-¿Cuál es el perfil de los inversores que buscan para su accionariado
-
Somos una empresa de crecimiento a medio y largo plazo que no se basa en ventas recurrentes. Oryzon implica mucha paciencia porque las cuentas no van a estar basadas en ventas y sí en ingresos discontínuos por ventas a grandes farmacéuticas como la que hicimos con la multinacional Roche. Buscamos inversores con simpatía por esta industria, que tengan paciencia y que tengan en cuenta desde el primer momento que el recorrido es a medio y largo plazo. 

-¿Qué relación tienen con la Comunitat Valenciana?
-
Tenemos un ensayo clínico con el Hospital la FE, un hospital dond ha funcionado muy bien el ensayo uno de nuestra molécula ORY-10001, según nuestros estudios. Queremos seguir con ello y abiertos a cualquier hospital que contacten con nosotros obviamente.

-En Valencia dos científicos/empresarios de talla mundial que luchan contra el cáncer (Damià Tormo y Javier García) están levantando un fondo de capital riesgo de 50 millones que invierte en bio, ¿tan de modo está el sector?
-
Damià es un magnifico científico con dos proyectos empresariales preciosos y la Comunitat Valenciana tiene que estar muy contenta por ello. La biotecnología ha visto en los últimos años un florecimiento porque llevamos 10-15 años sembrando y empezamos a recoger ahora los frutos. Hay talento humano, proyectos muy importantes, rondas de captación relevantes -como la de Damià-, está entrando el capital riesgo internacional... Todo ello viene a reflejar que hay proyectos y gestores de mucha calidad. Por primera vez desde Zúrich, Londres y Boston, por ejemplo, se nos percibe como un sitio tan normal y tan europeo. Es hora de enterrar el complejo de 'patito feo' en el baúl de los recuerdos.

-¿Cómo convencieron a un gigante como la multinacional Roche para venderle fármacos?
-
Pues como se convence a esta gente: con ciencia de nivel, ciencia de vanguardia, con resultados preclínicos sugerentes y una propiedad intelectual profesional y mimada con esmero. Somos la primera biotecnológica española en tener departamento propio de patentes, con una veintena de familias de moléculas patentadas pero que se desdoblan en más de 130. Nuestro presupuesto al año gira en torno a los 250.000/300.000 euros. Son patentes de ciencia de primer nivel y somos líder mundial en epigenética, un campo que permite controlar las funciones de los genes y crear fármacos específicos para enfermedades muy graves como el cáncer, leucemia... El desarrollo de moléculas tan avanzadas le llamó la atención a Roche porque nuestras moléculas atacan de forma directa a la células leucémicas madre como lo hemos visto en ratones. Si se confirma en pacientes estaríamos en buena posición para luchar contra la enfermedad y eso le gustó a Roche. 

-¿Sigue estando tan mal pagada la ciencia en España como para que jóvenes investigadores tengan que emigrar?
-
Hay que hacer pedagogía. Es muy bueno que se vayan fuera y viajen para formarse más como hice yo durante tres años. Lo que hay que hacer como país es que una buena parte de esos científicos vuelva con networking internacional, es decir, con buenas redes de contactos. A lo largo de estos últimos años de crisis lo hemos pasado mal en España en todos los sectores y la bio no ha sido una excepción. Este país tiene que hacer un plan transversal para intentar blindar la investigación e innovación. Se puede hacer perfectamente a una generación vista -25 años- para mejorar las condiciones y hacer que empresas como Oryzon, que ya es una realidad, no sean una excepción. Tenemos la mejor generación formada de España, con mucho talento, muy buenos gestores, no somos un país pobre y nos sobra creatividad.

-La pregunta del millón: ¿Se encontrará algún día un remedio contra cualquier tipo de cáncer
-
Hay que tener en cuenta que hay más de 300 tipos de cánceres y todos son muy diferentes. De ahí que haya que tratar esta enfermedad caso a caso porque no existe el Santo Grial que los cure todos. Está claro que hemos avanzado mucho y cada vez más cánceres incurables se han convertido en enfermedades crónicas y algunos incluso los podemos curar. Es un mensaje de cauta esperanza. Pero hay que tener en cuenta que no es lo mismo un cáncer de páncreas que un tumor cerebral. 

-¿Por qué cada vez hay más casos de cáncer y rara es la persona que no tiene alguien próximo a ella (familiar, amigo, vecino, conocido...) con esta enfermedad?
-Lo que pasa es que España tiene una de las esperanzas de vida más longevas del mundo y ello supone pagar peajes biológicos porque hay más población mayor. No es el caso de la población infantil donde los casos no son ni de lejos tan elevados. Vuelvo a insistir en el caso de la multinacional Roche, que ha visto que tenemos una molécula que en ratones funciona espectacularmente y lo primero que piensan es que hay una necesidad enorme por aplicarlo a personas y de ahí su interés. Pero tenemos que ser prudentes porque desde que se prueba en ratones hasta que llega a los humanos pasa tiempo, con muchas horas de trabajo y es una labor maratoniana. Precisamente cotizar en bolsa tiene para nosotros esa virtualidad de mucho crecimiento a medio/largo plazo. Por último diré que el año que viene vamos a probar en humanos una molécula que va a despertar muchos intereses y a lo mejor necesitamos recursos adicionales, por lo que la bolsa es el sitio idóneo para ello.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email