Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

Cómo proteger las carteras ante nuevos episodios de volatilidad

El director de Inversiones de Lombard Odier recuerda que cualquier herramienta diseñada para proteger una cartera de una recesión debe ser rentables

26/02/2019 - 

MADRID. ¿Habrá más volatilidad en 2019? Parece que sí. Si bien esto no se traducirá necesariamente en un mercado bajista, la economía estadounidense de ciclo tardío, la incertidumbre geopolítica y la expansión de las desigualdades y las tensiones sociales apuntan a una creciente inestabilidad del mercado. En los últimos doce meses, los mercados se han movido de manera violenta. Los seguidores del mercado tuvieron miedo en febrero de 2018 y nuevamente en el último trimestre del año, cuando el S&P 500 cayó un 19,75% entre un pico a finales de septiembre y una caída en Navidad. Desde entonces, los inversores han disfrutado de un rebote del 18% que sigue en aumento.

Los indicadores de los inversores en esta economía de ciclo tardío sugieren una disminución de la confianza. Aunque todavía no hay signos de una recesión en los EE UU, el impacto del estímulo fiscal en el país se está desvaneciendo. Además, el crecimiento chino y sus importaciones se están desacelerando, afectando a exportadores como Japón, Corea del Sur, Taiwán y Alemania, y todo esto se traduce en una caída de las ganancias por acción.

No obstante, aún esperamos una sólida expansión económica mundial en 2019, ya que muchos de los riesgos que se materializaron el año pasado han disminuido. El anuncio de la Reserva Federal a finales de enero de que pausaría su ciclo de normalización de los tipos de interés se interpretó en términos generales como una eliminación del riesgo de una recesión en los EE.UU. provocada por un error de política. Los mercados ahora anticipan un resultado positivo para muchos riesgos geopolíticos previsibles que incluyen una extensión y/o solución al plazo de aranceles de EE UU/China del 1 de marzo, una solución a la amenaza de los EE.UU. de imponer aranceles a los fabricantes de automóviles europeos y japoneses y una extensión del 29 de marzo, fecha de Brexit. Finalmente, las elecciones al Parlamento europeo a finales de mayo tienen la capacidad de alterar los mercados si los votantes asignan papeles de partidos extremistas en la legislatura del bloque.

Esta perspectiva generalmente positiva no excluye más volatilidad en los próximos meses. La primera medida de la defensa de una cartera es reducir gradualmente la exposición a activos de mayor riesgo. La segunda medida de defensa es sobre la volatilidad. Los niveles de volatilidad implícita, medidos por el índice de volatilidad CBOE (el VIX o el llamado "índice del miedo"), se han reducido a más de la mitad desde su pico registrado en diciembre. Además, por primera vez en casi un año, la volatilidad implícita en Eurostoxx ahora es más baja que en el S&P500. El resultado es que ahora es relativamente barato comprar algunos seguros contra la volatilidad futura.

En busca del equilibrio

El objetivo es lograr un equilibrio entre la elección de una estrategia de cobertura a corto plazo que ofrezca algo de defensa frente a una desaceleración del mercado y sin que cueste demasiado si el mercado alcista continúa. Dados los repuntes de los mercados este año, tiene sentido que muchos inversores compren instrumentos para ofrecer algo de refugio a sus carteras en caso de que los mercados cambien en los próximos meses. Eso proporcionaría un seguro para las ganancias de los dos primeros meses de este año.

Por encima de todo, cualquier herramienta diseñada para proteger una cartera de una recesión debe ser rentable. Las estrategias de cobertura simple pueden ser útiles aquí, especialmente si se implementan a través de la compra de opciones de venta (put), ofreciendo a los inversores una forma de seguro contra una caída en un mercado o activo.


Dependiendo de la disposición del inversor para pagar el seguro y aceptar el riesgo a la baja, comprar una opción simple (ofrecer la posibilidad de vender un activo a un precio acordado antes de una fecha establecida dentro de unos meses) puede ser apropiado. Concretamente, al comprar una opción de venta (put) en un índice con un precio de mercado cercano a los niveles actuales, los inversores pueden acceder a una barrera para su cartera.

De forma alternativa, un 'bear spread' implica la compra de una opción de venta en un índice con un precio de mercado y, al mismo tiempo, vender un número igual de opciones de venta a un precio de mercado más bajo. Esto permite a un inversor con menos aversión al riesgo ejercer la opción de venta si el índice cae, y luego volver a comprar el índice a un nivel inferior, obteniendo una ganancia por la diferencia entre los dos, menos el precio del contrato de la opción.

Mandato equilibrado

Creemos que el mejor uso de estas coberturas está en las mayores participaciones de capital regional de una cartera. En consecuencia, para un mandato equilibrado del euro, hemos cubierto la mitad de la posición de la renta variable europea, equivalente a una décima parte de los activos de una cartera, o alrededor de una cuarta parte de la exposición global de la renta variable.

Por ejemplo, comprar un 6% con la opción 'out-of-the-money' (la diferencia entre el precio de mercado de la opción y el precio al contado del activo subyacente) en el Euro Stoxx 50 por el 10% de la exposición de capital total costaría a la cartera alrededor de 22 puntos básicos. En este ejemplo, en la fecha de vencimiento de la venta, la posición se rompería incluso con una caída del mercado del 8,2% y generaría una ganancia neta de aproximadamente 18 puntos básicos en el caso de una caída del 10%, o aproximadamente 120 puntos básicos en el caso de un 20% de caída. El riesgo para la estrategia se limita al coste de la prima.

En el entorno incierto del ciclo de un mercado alcista, consideramos que es el momento adecuado para que los inversores se abastezcan de un colchón rentable ante la inevitable volatilidad del mercado de acciones de 2019.

Stéphane Monier es director de Inversiones de Lombard Odier

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email