Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el presidente insiste en buscar el consenso con la oposición para los presupuestos

Compromís planea rebelarse en el debate de política general si Puig insiste en sus guiños a Cs

11/09/2020 - 

VALÈNCIA. Entre el próximo 21 y 25 de septiembre tendrá lugar el Debate de Política General de la Comunitat Valenciana. Una cita en la que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tiene la ocasión de iniciar el curso político desgranando su estrategia para los próximos meses tanto en materia de gestión como en el ámbito más puramente discursivo. En los últimos años, no ha sido una jornada especialmente complicada para el jefe del Consell gracias al apoyo en Les Corts de, además de su partido, el PSPV, los dos socios del llamado Pacte del Botànic, Compromís y Podem.

No obstante, las aguas no bajan tan tranquilas como en otras ocasiones entre los socios del gobierno de izquierdas. El posicionamiento de Puig en favor de buscar el mayor consenso posible en los Presupuestos de 2021 vinculado a la línea de cohesión marcada por el Pacto de Reconstrucción, está levantando ampollas especialmente en su socio mayoritario, Compromís, que ya viene expresando en privado y en público su malestar por los reiterados acercamientos del PSPV a Ciudadanos.

El motivo de la fricción es que Puig y los suyos tratan de utilizar el Pacto de Reconstrucción firmado por sus socios pero también por PPCV y Ciudadanos para hacer palanca y buscar consensos más amplios que le permitan aprobar los Presupuestos con un respaldo más global. Una maniobra en la que el partido liderado por Toni Cantó parece corresponder con un discurso de mano tendida.

El síndic de Ciudadanos, Toni Cantó. Foto: INMA CABALLER/CORTS

En cambio, tanto en Compromís como en Unides Podem, ven el movimiento de los socialistas como un intento de 'colar' a Ciudadanos en la negociación presupuestaria y realizar así concesiones en asuntos incómodos en los que sus socios del Botànic no estarían previsiblemente de acuerdo. O lo que es lo mismo, tener gestos con la formación naranja en cuestiones en las que el PSPV prefiere mostrarse más moderado que Compromís y Unides Podem.

En esta línea, Puig ha insistido en los últimos días -por ejemplo este miércoles en su conferencia ante la militancia- en la importancia de "buscar el pacto". "Necesitamos puentes y no muros", resaltó en su charla, en una posición discursiva que está desgastando la paciencia de Compromís. 

Prueba de ello es la intervención esta misma semana del síndic de la coalición valencianista, Fran Ferri, quien atenuó la relevancia del Pacto de Reconstrucción frente a la ley más importante que posee un gobierno para realizar acción política, la de Presupuestos. "Quien no está dentro del Consell no puede hacer la negociación que se hace con el conseller de Hacienda", sentenció el portavoz de Compromís, en una clara referencia a que los partidos de la oposición deben conformarse con tratar de introducir enmiendas en Les Corts al documento que presente el Botànic para las cuentas de 2021.

El síndic del PSPV, Manolo Mata, junto al de Compromís, Fran Ferri. Foto: CORTS

Y este es el discurso que piensa mantener y endurecer la coalición valencianista en los próximos días, especialmente si Puig insiste en el Debate de Política General en mantener una posición dirigida a tratar de incrustar a Ciudadanos dentro de una negociación presupuestaria. De producirse, desde Compromís ya se estudia articular un discurso contundente frente al que realice el presidente de la Generalitat sobre esa cuestión, e irá dirigido probablemente a, según algunas fuentes de la coalición, "desmontar la premisa falsa de que el consenso siempre es bueno". "Hay posiciones en las que nunca podremos estar de acuerdo con Ciudadanos y no hay término medio ni punto de acuerdo al que llegar. Si Cantó entra a negociar ya con el conseller de Hacienda, ¿cuál es el siguiente paso?", comentaba un diputado de Compromís a este diario.

El problema, además, es que llueve sobre mojado. Los distintos pactos municipales a los que han llegado PSPV y Ciudadanos en los últimos meses, en ocasiones dejando de lado a Compromís, han molestado a la coalición que lidera Mónica Oltra. A ello hay que sumar estos coqueteos presupuestarios, con la particular guinda de la reunión celebrada días atrás entre Puig y el propio Cantó, y la certeza de que no es extraño que, tal y como ha podido constatar este diario, se produzcan reuniones con cierta regularidad entre cargos orgánicos de la formación socialista y del partido naranja.
El conseller de Hacienda, Vicent Soler, pasa por detrás de Oltra en una imagen de archivo. Foto: KIKE TABERNER

Con este escenario, la siempre tensa negociación presupuestaria puede tener un primer 'round' en el Debate de Política General donde Compromís planea contraatacar si Puig sigue estirando esa filosofía de aproximación a fuerzas políticas situadas fuera del Botànic.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email