GRUPO PLAZA

crónica por los otros / OPINIÓN

Confinadas pero no calladas

En este tiempo del confinamiento el colectivo de  las personas lesbianas, gais, transexuales y bisexuales han vivido situaciones muy duras y complicadas. La vuelta a hogares donde no se reconoce su identidad sexual o la marginación más absoluta por su condición sexual  han sido algunas de las realidades de esta pandemia

4/07/2020 - 

La crisis sanitaria, económica y social de la covid-19 ha agudizado situaciones discriminatorias que ya eran muy preocupantes antes del confinamiento, como que la violencia intragénero es una realidad para abordar con urgencia. 

En algunos casos el aislamiento supone una vuelta al armario y esa situación es mentalmente dura que requiere acompañamiento psicológico. En este aspecto, la población más golpeada han sido las personas mayores LGTB+, doblemente desamparadas, y las personas jóvenes LGTB+ sin recursos que han tenido que volver a hogares donde no son reconocidos.

La crisis sanitaria ha conllevado también una crisis social que ha afectado más a las mujeres trans trabajadoras del sexo y personas migrantes LGTB+, al perder sus ingresos y no acceder a ningún tipo de ayuda.

Por eso, desde Lambda, han lanzado un plan de emergencia, con recursos propios de la entidad, para hacer compra y reparto de alimentos y productos de higiene y, poco a poco, han conseguido tejer alianzas con otras entidades que también se han visto obligadas a transformarse en plena crisis.

Además, no han detenido la denuncia pública de todas las agresiones LGTBfóbicas, como la sufrida por una persona trans por parte de dos policías locales de Benidorm, porque las agresiones LGTBfóbicas se han trasladado a las redes sociales y también se han producido en los entornos domésticos, donde las ha sufrido especialmente la juventud LGTB+ cuyas familias no aceptan su condición.

Se trata de casos de violencias terribles, como también que las personas migrantes sin papeles son excluidas continuamente del sistema, por lo que exigen su regularización ya.

Por todas estas situaciones y muchas más, el Orgullo es fundamental porque es necesario continuar con la visibilidad. Ahora toca hacerlo en un entorno digital, ya que es el que ofrece las opciones más seguras en el contexto de pandemia mundial en el que vivimos, por eso este año desde el Colectiu Lambda han decidido ocupar las redes, como espacio público parte de la sociedad. 

Visibilidad online

El Colectiu Lambda ha  sabido adaptarse a los nuevos tiempos y lleva varios días visibilizando y sensibilizando sobre el Orgull 2020 con responsabilidad social sin olvidar los objetivos para conseguir los derechos de las personas LGTB+, que son Derechos Humanos y, por tanto, no negociables. 

“Que estemos confinadas no significa que estemos calladas”  así es como desde el Colectiu Lambda defienden las  diferentes acciones que durante este mes reproducen el sentido de colectivo que no se puede  tener ahora mismo presencialmente. Principalmente se enfocan en la defensa de todas las personas LGTB+, todas, frente a los discursos de odio de la extrema derecha y también frente a los partidos no progresistas que tratan de hacer retroceder, con actitudes transfóbicas que atentan contra la autodeterminación de género de las personas trans. 

Este año  las mujeres de Lambda se han puesto al frente del colectivo LGTB+ para exigir una ley trans y de igualdad social estatal que nos proteja

El lema central del Orgull 2020 se centra en las mujeres Trans. Desde Lambda aseguran: “Alzamos la voz con Orgullo antifascista para defendernos de la invisibilidad, la intolerancia y el odio que aún sufrimos, y defender una sociedad democrática y diversa”. Y es que las mujeres trans son mujeres, y reivindican el espacio que les corresponde por derecho propio. 

Lambda no ha parado de organizar actividades de sensibilización. Además del proyecto “Km por la diversidad y los derechos de las mujeres LTB” donde ha  invitado a todas las personas a hacer deporte, a motivarse para contribuir a una buena causa y, así, sumar 26.000 kilómetros con la intención de llegar a más países y descubrir las situaciones que viven las mujeres LTB, también ha lanzado una serie de  “Confinadas pero no calladas”. 

Se trata de 10 directos para difundir las principales reivindicaciones de este Orgull 2020 del colectivo LGTB+ en los espacios públicos, educativos, deportivos, o sanitarios como el de la salud mental. El objetivo es organizarse colectivamente ante el fascismo y la transfobia, los delitos de odio y de cualquier tipo de LGTBfobia que cobran protagonismo en este Orgull. Las próximas citas online a través del canal de Twicht de Lambda  se prolongarán hasta el 10 de Julio*. 

Por cierto que hoy sábado es el último día para participar  en el proyecto “Libérate del miedo” donde podemos compartir nuestro vídeo bailando la canción de la Terremoto de Alcorcón y compartirlo en redes con el hashtag #Orgull2020.  Una iniciativa de lo más atrevida, divertida y que sensibiliza a ritmo de baile.

La semana que viene… más!

*7 de julio, 18:00 h. Leyes LGTBI: presente y futuro analizará la futura ley estatal, a partir de la experiencia autonómica, y los factors que la hacen necesaria con Uge Sangil (presidenta de FELGTB), Charo Alises (Ojalá Málaga y Comisión Ley Estatal) y María Homsani (coordinadora del Grupo de Asesoramiento en Temas Trans de Lambda).

8 de julio, 17.00 h. La igualdad LGTBI en las instituciones: ¿mito o realidad? tratará de responder esta pregunta con diferentes agentes sociales.

9 de julio, 18:00 h. Delitos de odio y discriminación por transfobia. Mecanismos de protección en el ámbito laboral abordará la elevadísima tasa de desempleo que sufren las personas trans, con Arantxa Miranda (Vocalía de Cooperación y Delitos de Odio de FELGTB), Niurka Gibaja Yabar (vocal de entidades de FELGTB, y miembro del Grupo de Políticas Trans también de FELGTB), y Kristal Calvo Leyba (del GATT de Lambda).

Noticias relacionadas

crónica por los otros

El mes de junio, el mes del orgullo

Hay meses especialmente marcados por la efeméride que les acontece.  Si el mes de marzo podemos decir que es el mes violeta, el mes del feminismo y el mes de la mujer; el mes de junio es el mes del arcoíris y el mes del orgullo LGTBI.  El próximo lunes vuelve la manifestación y la reivindicación de este colectivo a la calle

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email