Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

sólo se ha limpiado a fondo una vez en todo el año

Cucarachas, humedades y hombres: así están los vestuarios femeninos de la Policía Local de Marítim

31/05/2017 - 

VALÈNCIA. Lo han denunciado por activa y por pasiva, pero salvo una limpieza a fondo este invierno, nada más. Las mujeres de la Policía Local del Marítim, las catorce agentes que están ubicadas en el retén de Plaza Armada Española, cada mañana, cuando acceden a sus vestuarios, saben que pueden encontrar compañía. Una compañía que va desde cucarachas a hormigas en los vestuarios, hasta incluso hombres. Sí, hombres, porque, en un absurdo inexplicable, dentro del vestuario femenino hay un cuarto de mantenimiento de Secopsa por lo que en ocasiones, cuando las agentes acuden a cambiarse, se encuentran a operarios de la constructora recogiendo material.

La situación es conocida por los mandos de la Policía Local y por algunos sindicatos. De hecho, fueron las protestas de las agentes las que motivaron que hace cuatro meses se limpiara a fondo todo el vestuario. Una limpieza que resultó ser un espejismo, una excepción. A los pocos días las cucarachas volvieron al vestuario, la Naturaleza, que se abre camino, y las agentes de la Policía Local se reencontraron con la fauna que puebla sus dependencias.

En las imágenes a las que ha tenido acceso Valencia Plaza se pueden comprobar también el mal estado de las instalaciones, con grandes manchas de humedad así como la suciedad en todos los espacios del vestuario: debajo de las taquillas, de los bancos… “Sólo ocurre el vestuario de chicas”, denuncian. ¿Y por qué no se actúa? Las afectadas no encuentran más explicación que al ser sólo catorce mujeres, no suponen presión suficiente. Las unidades de refuerzo de vigilancia en la playa se han incorporado recientemente y muchas de ellas están asombradas por el lamentable estado de las instalaciones. 

Mosquitos tigre, manchas de moho, baldosas rotas, pared que se descarcha... en ocasiones han sido las propias agentes las que han  tenido que limpiar el vestuario. Tanto el jefe de la Unidad como los sindicatos tienen constancia de unas condiciones calificadas como “deleznables” por las policías. Y lo que es peor: no han recibido soluciones. Por ejemplo, con el caso del cuarto de mantenimiento de Secopsa, la respuesta de los mandos fue que se cerrasen con pestillo. Al final, apenas pisan las dependencias. “Allí solo entramos a utilizar el servicio y cambiarnos de ropa. Cualquier gimnasio donde pasan cientos de personas sudadas está en mejores condiciones”, criticaba una agente.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email