GRUPO PLAZA

CASAS REGIONALES Y CULTURALES 

Cultura de la casa regional

30/06/2021 - 

VALÈNCIA. Son tan antiguas como los movimientos migratorios que se produjeron a partir del siglo XIX entre las regiones españolas. Son un refugio de la identidad folclórica llevada a otra comunidad autónoma, en este caso, a la valenciana desde Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, Extremadura, Galicia, Navarra, el País Vasco, el Principado de Asturias y la Región de Murcia. Son las casas regionales con presencia en nuestro territorio. Las casas de aquellas personas procedentes de los movimientos migratorios nacionales. 

También son entidades culturales algo escondidas para la población media valenciana. Tienen un hálito de costumbres arcaicas, con poca renovación juvenil. O eso parece. Durante la confección del estado de las autonomías contaron con cierta capacidad de ejercer de grupo de presión a escala doméstica.

Los responsables del Centro Vasco Navarro Laurak Bat y la Casa de Asturias salen a defender el papel que estas tienen para la defensa de sus costumbres. Bailes, trajes regionales, gastronomía y mucho espíritu popular. 

Las casas vascas, un vínculo con la cultura euskera

En su idioma original euskal etxeak, o centros vascos. Nacieron a finales del siglo XIX en aquellas urbes en las que la presencia de emigrantes vascos era notable. Su misión principal era la fraternidad entre los procedentes del País Vasco, además de preservar la cultura euskera. Los centros funcionaban como un lugar de acogida, de espacio familiar para aquel que se hubiera desplazado de su ciudad de origen y necesitara una dosis de cultura propia dentro de una tierra extraña

En València el Centro Vasco Navarro Laurak Bat se fundó en 1950. El centro ha pasado por el espacio del Bar La Lonja, Sant Bult, la calle Carniceros, la calle Turia, la calle María Jordán en Patraix y la calle Peu de la Creu, su ubicación actual. En él ofrecen clases de euskera, encuentros literarios, jornadas sobre montaña y un rasgo que identifica al pueblo vasco: el buen comer. 

Ion Villacorta Amondarain, Presidente Centro Vasco Navarro, cuenta que la historia del centro surge cuando un grupo de personas del País Vasco y Navarra, con intereses comunes en el mantenimiento de sus raíces, se solían juntar para organizar sus festividades y seguir manteniendo contacto con gente de su entorno. “Decidieron organizarse y crear una asociación y la casa regional. De este modo podían mantener vivas sus raíces, cultura, comidas y celebraciones. Desde aquel momento seguimos realizando todo tipo de celebraciones culturales y gastronómicas. El Día de la Tamborrada de Donosti, San Fermin, el Día del Euskera, etc”.  

Villacorta reflexiona sobre el papel del centro dentro de la vida cultural de València. “Somos un centro pequeño en el que las actividades culturales se centran principalmente en el entorno de los socios, siempre intentamos abrir el centro a todo el mundo pero tenemos poca repercusión”. Al igual que en otras casas culturales, la vida del Centro Vasco Navarro Laurak Bat transcurre algo alejada de la sustancia cultural valenciana. Cabría reflexionar el porqué de esta situación, si es por desidia mediática o por un problema de comunicación por parte de las asociaciones regionales.  

Sobre el relevo generacional, Ion explica que “En los últimos años, por suerte, ha entrado un grupo de gente más joven con ganas de organizar nuevas actividades. La mitad de la directiva tenemos sobre treinta y cinco o cuarenta años, y cada vez hay socios más jóvenes, lo que nos da motivación para seguir desarrollando actividades sin olvidar las costumbres y el legado dejado por los socios más veteranos”. Actualmente hay 115 socios. 

“La actividad de los centros regionales y casas culturales es un punto de encuentro para desarrollar actividades culturales propias de cada región. Además de realizar concursos de pintxos y eventos gastronómicos, contamos con un Cine Forum en el que se proyectas películas y documentales en euskera o de temática vasca. El eje principal del centro son las clases de euskera, que llevamos muchos años impartiendo con varios niveles. Contamos con alrededor de 70 alumnos”. 

Casa de Asturias

Manuel Roiz, es vocal de la Casa de Asturias en València. Junto a Santiago Sopelana, el presidente, explican la historia de la institución. “Hacia el año 1980 no existía un lugar de encuentro de asturianos en la ciudad de Valencia, ya que había desaparecido un Centro Asturiano previo, por lo que había reuniones, comidas y cenas, en distintos momentos, de gente de Asturias que se iban conociendo, con el deseo de fundar un nuevo Centro Asturiano, llegando un momento en que el número considerable de personas hizo que por fin se inaugurara la Casa de Asturias en València el 25 de octubre de 2003. Ha tenido distintas localizaciones estando la sede actual en un chalet histórico con terreno, en la calle José de Orga 1. Su finalidad es hermanar a todos los asturianos residentes o transeúntes en València”. 

Uno de los temores —evidentes— es que no se produzca un relevo generacional entre los asociados a la institución. ¿Son los modelos de asociacionismo una fórmula caduca que no atrae a las personas jóvenes? Para Roiz, “Las incorporaciones de nuevos socios existen, aunque son menos que las deseadas. Sí que preocupa que las incorporaciones de la gente joven no sean numerosas. Actualmente el número de socios de la Casa de Asturias en Valencia, es de 157 personas. De momento, tenemos un potencial entre los más pequeños, los niños de los padres y madres que forman parte de la Casa. Para crear reforzar los vínculos, cultivamos sus actividades y facilitamos que se unan entre ellos”.  

En la agenda de la Casa de Asturias se contempla la celebración de todas las fiestas típicas asturianas (Día de Asturias, Antroxu o les Comadres). Hay gaiteros, bailes y mucha gastronomía. También excursiones, concursos de fotografía y cursos de cata. No dista mucho del programa de un casal fallero.

Según Roiz, es necesario que se mantenga la actividad de los centros regionales y casas culturales “Para mantener vivo el recuerdo de Asturias mediante el cultivo de sus costumbres, potenciando principios y valores tradicionales. Así mismo, se estrechan los lazos entre los asturianos de València y los valencianos”. Pero, ¿Qué importancia tiene el papel de la Casa dentro de la vida cultural de València? ¿Está integrada en la sociedad?. Promovemos actividades culturales, artísticas y recreativas. Promocionando para ello las relaciones e intercambios entre las comunidades asturiana y valenciana, como sucede con la Coral Polifónica Benito Villafañe, compuesta por asturianos, afines y valencianos. Esta Coral realiza numerosas actuaciones en València junto a otros coros de esta Comunidad Valenciana. También realizamos conferencias sobre distintos temas culturales asturianos y valencianos. Y se participa en la Ofrenda en Fallas. Esta Casa de Asturias al estar federada en la Asociación de Casa Regionales puede participar en actos que organice el Ayuntamiento o la Generalitat Valenciana”. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email