Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

DATOS DE MOVILIDAD DE GOOGLE

Del acopio de alimentos al retorno de la industria: así se mueven los valencianos en confinamiento

Foto: KAI FÖRSTERLING

La autonomía valenciana respeta con claridad las restricciones de movilidad incluso en días festivos, aunque es una de las regiones donde más crecieron las visitas a supermercados y farmacias antes del estado de alarma.

26/04/2020 - 

VALÈNCIA. La relajación del confinamiento se acerca a territorio valenciano tras un mes y medio de estricta reclusión domiciliaria. Al anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la posibilidad de permitir a los ciudadanos ejercitarse y pasear en las calles, se le unen además las recientes palabras de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, quien en sus dos últimas comparecencias afirmaba que el ritmo de contagios y la disminución de la presión hospitalaria permitían a la Comunitat cumplir con muchos de los requisitos necesarios para sumarse a esa desescalada que el Consejo de Ministros aprobará el martes.

Todo un avance al que se llega, en gran medida, por el cumplimiento de las restricciones de movilidad impuestas por el Ejecutivo, que como ya avanzó a principios de este mes el equipo dirigido por la comisionada de la Generalitat para la Estrategia Valenciana para la Inteligencia Artificial, Nuria Oliver, estaba siendo “masivo” en el caso de la Comunitat. Ello se constata ahora en detalle con los datos móviles de la tecnológica Google, en los que se observa que la presencia de los valencianos en sus hogares es sostenida pese al paso del tiempo a la vez que no se registran, ni tan siquiera en días festivos, incrementos en las visitas a espacios públicos.


La información de Google, que compara el comportamiento diario de los usuarios con el valor medio registrado durante un periodo de cinco semanas anterior al avance del virus, muestra de forma inequívoca cómo a partir del 14 de marzo, día en el que se anunció el estado de alarma, se produjo un aumento significativo de la reclusión en los hogares de la Comunitat. Un incremento que se mantenía incluso cinco semanas después, aunque con descensos puntuales en los fines de semana debido a que es entonces cuando, de forma habitual, más tiempo se permanece en los domicilios.

Días antes, no obstante, ya habían comenzado a notarse algunos efectos del coronavirus sobre la movilidad de los ciudadanos valencianos, sobre todo en su acceso a aquellas actividades relacionadas con el ocio y el comercio. La reducción de la afluencia en locales como cafeterías y cines empezó a apreciarse a partir del 11 de marzo, dos días antes de que se concretara el cierre de estos comercios por parte de la Conselleria de Economía. Cinco días después, y ya bajo el estado de alarma, las visitas a estos lugares se desplomaron por encima del 80 % respecto a su valor usual, como ocurría también en regiones como Cataluña y la Comunidad de Madrid.


En esta última autonomía, sin embargo, los primeros descensos se produjeron antes que en el resto de áreas por la mayor propagación del virus, lo que obligó a las autoridades madrileñas a decretar el cierre de espacios con mayor rapidez.

Una tendencia que no se manifestó de la misma manera en aquellos establecimientos dedicados a la alimentación, ya que los datos evidencian también las largas colas que se produjeron en supermercados durante los momentos previos a la entrada en vigor del estado de alarma. Así, mientras que en la Comunitat la afluencia de gente en lugares de ocio decrecía un 27 % con respecto al valor usual, se registró, en cambio, un alza del 40 % en farmacias y tiendas de comestibles. La valenciana fue, de hecho, la tercera región donde más se notó ese pico el 13 de marzo, tras Cantabria y Navarra.

Poco después, eso sí, las visitas a este tipo de establecimientos caerían entre un 50 % y un 56 % entre finales de marzo y principios de abril, coincidiendo con los peores momentos de la expansión del virus. Y más adelante, a partir del 6 de abril, se produce un ligero aumento de varios puntos que, pese a mantenerse, todavía ofrece un valor muy inferior al registrado en el periodo previo al estallido de la crisis del coronavirus.


Caída en el acceso a lugares de recreo

Por su parte, uno de los mejores indicadores para determinar si una región cumple o no con el confinamiento estricto, como es la afluencia a parques, playas, jardines y otros espacios de recreo, muestra cómo en la Comunitat Valenciana las visitas a estos espacios se redujeron por encima del 77 % durante toda la cuarentena. Ni tan siquiera en los días festivos se aprecia un cambio de tendencia, sino más bien una mayor reclusión doméstica.

Ello se manifiesta en jornadas como el 19 de marzo, día especial para el mundo fallero y en el que este año, sin embargo, la movilidad en lugares de recreo se redujo incluso un 86 %. Situación idéntica a la del Viernes Santo, festivo autonómico en el que se el acceso a parques y jardines descendió en un 89 %.

Foto: KIKE TABERNER

Movilidad en los puestos de trabajo

De igual manera, los datos de uso del transporte público registraron una caída en picado a partir del 12 de marzo, porque ya entonces algunas compañías habían comenzado a poner en práctica el teletrabajo. La caída de índice también se muestra muy estable durante la fase más estricta del confinamiento, como bien indicaba la secretaria general de Transportes y Movilidad, María José Rallo, en la que sería una de sus últimas apariciones antes de la supresión de la rueda de prensa diaria del Comité Técnico encargado de la gestión del virus en España. “Estamos en cifras que se sostienen en el tiempo y ello es muestra del gran compromiso de la ciudadanía”, que según Rallo está “usando su vehículo privado”.

Por último, y sobre el comportamiento los valencianos respecto a la imposición de las distintas limitaciones laborales, los datos de Google revelan que los desplazamientos a los puestos de trabajo, al igual que sucede con los medios de transporte públicos, empiezan a reducirse entre el 11 y el 12 de marzo. Además, se aprecia una mayor disminución de estos movimientos en el periodo de confinamiento de la actividad no esencial, lo que de nuevo constata su seguimiento en la Comunitat. Tras ese periodo, de nuevo, la asistencia al entorno laboral crece de manera sutil, aunque sigue muy por debajo de la actividad habitual.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email