GRUPO PLAZA

desayuno organizado por valencia plaza y mapfre

Las políticas de bienestar en las empresas o cómo generar valor añadido y reconocer a los empleados

24/11/2022 - 

VALÈNCIA. 'Políticas de bienestar como cuestión estratégica. Planes de previsión social empresarial'. Así llevaba por título el más que interesante desayuno organizado el pasado martes por Valencia Plaza y la aseguradora Mapfre en el Hotel SH Valencia Palace. A lo largo de más de dos horas se abordaron cuestiones de diversa índole sobre un tema que está más de actualidad que nunca, dado que la 'hucha de las pensiones' está bajo mínimos, con una pirámide poblacional invertida y con la generación del 'baby boom' cada vez más cerca de la jubilación. De ahí la importancia de las empresas para fomentar los planes de empleo para complementar la pensión pública.

La representación de Mapfre en el evento corrió a cargo de Joaquim Miró, director general territorial de Mapfre en la Zona Este, que incluye la Comunitat Valenciana, Albacete y Murcia; acompañado por Ángel Crespo, subdirector de Desarrollo de Negocio de Mapfre Vida en Mapfre España. Junto a ellos compartieron mesa Carlos Ledó, fundador y CEO de Idai Nature; María Mercedes Gozalbo, directora de Investigación del grupo sanitario Ribera y de la Fundación Ribera Salud; y Victoria Casañ, responsable de Desarrollo de Recursos Humanos de Grefusa.

También estuvieron presentes Javier Ferrer, cofundador y consejero delegado de Witrac; Fernando Gómez, CEO de B-Libe; Amparo Almiñana, consejera delegada del Grupo Peisa; Fernando Chocarro, CEO de Alnut; y Sergio Soria, director de Personal de BigBuy. El plantel lo completaron Enrique Lucas, presidente de Ediciones Plaza; y Xavi Moret, redactor jefe de Valencia Plaza.

Tomó la palabra en primer lugar Enrique Lucas dando la bienvenida a los asistentes, recordando la importancia de estos "pioneros eventos, que tienen alcance y son el core de lo que queremos hacer. Estar hoy con Mapfre es un motivo de satisfacción porque es un poco nuestra, un poco de València, y eso es un doble orgullo de una aseguradora que es líder a nivel nacional".

Respondió Joaquim Miró agradeciendo "las palabras tan abrumadoras de Quique. Lo que se pretende con este acto es que todos aportemos ideas y que sea un coloquio. Estamos viviendo momentos complicados donde el mundo de la empresa está cambiando. Las nuevas generaciones tienen una forma distinta no solo de trabajar sino de vivir. Hay que captar talento, que es difícil, pero más retenerlo. Las compañías tenemos que tener un objetivo: cuidar al máximo del capital humano porque un empleado comprometido rinde más y mejor. Aquellas que se comprometen con sus asalariados tienen más posibilidades de alcanzar un mayor éxito. Además, una cosa es el salario como tal y otro el salario emocional, que el trabajador vea que se preocupan de sus necesidades personales".

Foto: KIKE TABERNER
El director general territorial director general territorial de la Comunitat Valenciana, Murcia y Albacete de Mapfre recordó que "venimos de una pandemia que nos ha cambiado la forma de trabajar. Y ahora con la lamentable guerra donde mando un mensaje de solidaridad al pueblo ucraniano. El entorno no lo escoges sino que te viene. Dicho todo esto tenemos con nosotros a la persona que más sabe de previsión social como es Ángel Crespo, que lo 'usamos' mucho en el buen sentido de la palabra. Tenemos que salir de aquí con nuevas ideas".

A continuación, Xavi Moret comenzó a poner temas sobre la mesa animando a los asistentes a "sentiros libres para participar". Y el primer asunto fueron los valores que aporta un plan de bienestar a la empresa. Rompió el hielo Javier Ferrer: "Somos muy tecnólogos, ponemos ojos a los buques, a los coches... que las cosas que se mueven tengan un alma digital. Lo hacemos desde València y yo lo llamo 'Silicon Valen'. Somos pequeñitos -no llegamos a las 50 personas-, pero competimos con las grandes empresas de mundo. Soy ingeniero industrial y nuestra política de empresa es que la gente ame lo que hace, con quien trabaje y con quien se relacione. El concepto amor en las compañías no se trabaja, pero las políticas de bienestar son fundamentales y a nosotros nos han funcionado, pero hay mucho que mejorar. Ojalá y me lleve de aquí muchas ideas".

"Tengo la piel de gallina al escucharte porque me siento muy representada con esa filosofía", manifestó Victoria Casañ. "Tengo la suerte de trabajar en recursos humanos de Grefusa como la responsable. Nosotros no tenemos consumidores sino 'Grefufans' y estamos enamorados de ellos. Contamos con políticas de sostenibilidad y de bienestar, que parece que sean una moda y lo importante no es hablar sino hacer. Hay que atraer talento como decía antes Joaquim Miró, así como disponer de políticas que aporten un valor añadido. Tenemos un nivel de madurez que nos ha hecho cambiar con la covid-19. Por ejemplo, la 'Generación Z' prefiere estar en el paro que trabajar en una compañía que no les haga felices. Por eso la importancia del bienestar emocional, financiero, social, físico como también las de igualdad... nos obligan a ser mejores y eso es una oportunidad", añadió.


Foto: KIKE TABERNER
A su izquierda en la mesa, Mercedes Gozalbo reconoció que pertenece a "un sector que me ha robado el corazón y el alma como es el sanitario. El hospital es el ecosistema más complejo en un ambiente de trabajo donde es muy difícil equilibrar todo. Hemos pasado una pandemia donde las costuras de todo el sistema se han roto. El bienestar es muy importante para quien cuida, pero también para quien necesita ser cuidado; mientras que el talento es importante, pero poniendo en juego muchas más cosas que el dinero. Es imprescindible buscar la excelencia, que tiene que venir dada por una gran apuesta en formación. La sanidad es el mundo más bonito, más apasionante y más complicado". 

Por su parte, Sergio Soria, comentó que su empresa se dedica al comercio electrónico trabajando desde el principio de los productos que cualquier compañía quiera vender hasta el marketplace. "Somos una firma tecnológica con una solución global de ecommerce, con casi 350 empleados y diez años de historia. Facturamos unos 110 millones de euros, somos 100% valencianos y estamos muy bien posicionados. Nos enfrentamos al reto de competir con firmas mucho más grandes que la nuestra, pero con una apuesta clara que tenemos desde el principio: ser la empresa más feliz del mundo y trabajamos en ello. El salario es básico, pero también la conciliación. Ofrecemos flexibilidad, trabajo en remoto, una carrera para crecer dentro de la organización, previsión social... Cuando tú haces partícipes a tus empleados se nota. Nos gustan las compañías que están ancladas en el tiempo porque nos lo ponen a huevo. Hay que converger a modelos ágiles".

Al otro lado de la mesa, Carlos Ledó reconocía que tener un plan de bienestar "aporta diferenciación y retener talento. Me propuse ser líderes en sostenibilidad y el año pasado lo fuimos representando a España en Europa. Eso no te da dinero, pero sí reputación. Parte de nuestro éxito es haber estado muy alineados en valores y cultura porque queremos dejar un mundo mejor a las siguientes generaciones".

Foto: KIKE TABERNER
Por su parte, Fernando Gómez, explicó que "nuestro negocio es de limpieza, un 'trabajo refugio' con toda la dignidad del mundo donde nuestros empleados sienten formar parte de algo. Queremos convertir al auxiliar de limpieza en un profesional. Tenemos 300 personas en plantilla y cobran el día 28, que eso tiene mucho valor. Asimismo queremos introducir el concepto que el personal pueda tener una retribución flexible más allá de la nómina, un sistema que sea equitativo en un trabajo que es puramente físico".

Amparo Almiñana señaló que los temas que se estaban abordando "para nada son una moda porque de lo que se trata es tener a los empleados contentos. Tenemos relación con Mapfre y en 2017 hicimos un programa de salud. Hay que intentar dar oportunidades por igual a todos, sean hombres o mujeres, por eso creo en la promoción interna. Pertenezco a la segunda generación y mi padre siempre dice que las empresas y las bicicletas se parecen en que si no pedalean se paran. El sector eléctrico al que nos dedicamos es menos machista que cuando yo empecé; estamos en la cresta de la ola, damos facilidades de ajuste de horarios, lo que nos regalan a la empresa lo sorteamos entre los empleados... Siempre hemos tenido claro que la formación es imprescindible, lo que te obliga a tener los deberes hechos".

Fernando Chocarro explicó que fabrican alimentos infantiles con marca blanca "al principal jugador de la distribución española (Mercadona). Tenemos 15 años y estamos en un proceso de transformación brutal. De estos temas que estamos comentando no se hablaba hace años y lo que hay que hacer es alinearte con el mercado. Para ello es fundamental que las políticas de bienestar sean coherentes con la compañía. A veces te ves forzado a hacer cosas porque piensas que debes hacerlas, pero hay que ser coherente porque sino chirría. Nosotros tenemos medidas de flexibilidad en el trabajo -como hacerlo desde casa los viernes por la tarde-, seguros de salud... Lo importante son nuestros empleados; mientras que los cambios de cultura en las compañías industriales requieren un nivel de exigencia y coherencia, que a veces es difícil".

Foto: KIKE TABERNER
El cofundador y consejero delegado de Witrac respondió al mensaje de su homólogo de Alnut señalando que "la clave es la gestión de expectativas porque un empleado tiene que ser rentable y feliz": mientras que el director general territorial de Mapfre manifestó que "no se puede aplicar una política para todos sino que deben de ser diferentes en función de las motivaciones, edades,... Las empresas tenemos que tener diferentes ofertas y perfiles, dando un salto hacia adelante porque el talento está en todas las edades".

A continuación tomó la palabra Ángel Crespo, que como de costumbre no dejó indiferente a nadie con sus mensajes, ni tampoco con el artículo de opinión que escribió en este diario al respecto. "Me he pasado media vida recorriendo polígonos industriales. Vivimos en una sociedad que necesita un cambio de cultura. De hecho, basta ver una entrevista entre un jefe y un empleado en Estados Unidos y otra igual en España. Allí hablan más allá del salario, que si el seguro de vida, que si el seguro de salud... y aquí directamente de lo que hay que cobrar, porque hemos nacido con una hucha de pensiones tan potente que no hay que preocuparse. Hay un gran desconocimiento en la sociedad española en este ámbito. Por suerte, gracias a eventos como este y a la labor que hacemos desde compañías como Mapfre, podremos ir paliando ese desconocimiento -de las soluciones de ahorro- que hoy puede aportar la empresa para sus empleados. Siempre hablamos de otros tipos de retribución flexible, desconociendo que una de las formas más optimas -desde el punto de vista financiero-fiscal de cara al ahorro para la jubilación-, es aplicar la retribución flexible para que sean los empleados, voluntariamente, los que destinen parte de su salario bruto a este imprescindible ahorro. Insisto, más allá de captar talento, y desde la perspectiva de la previsión social empresarial, hay que buscar soluciones. Tenemos en España, y en concreto en la Comunitat Valenciana, grandísimas empresas que saben de ello, pero en cambio las pymes no y lo pueden hacer también. Se trata de contar con un buen beneficio fiscal e incentivar a las empresas porque ello supone ganar en valor sobre todo cuando hablamos de la retención de talento en las empresas".

Tras la intervención de todos los asistentes comenzó el debate, animados a participar por el redactor jefe de Valencia Plaza. "Está claro que deben coincidir empresa y empleado en llevar a cabo esas prácticas, pero hay trabajadores que se van a multinacionales y no vuelven. La solución son muchos ingredientes", comentó Javier Ferrer a lo que el CEO de B-Libe añadió que "es cierto que hay determinadas cosas que podíamos poner en marcha, pero sucede que se frenan para que el beneficio no acabe convirtiéndose en un gasto"; mientras que el subdirector de Desarrollo de Negocio de Mapfre Vida en España incidía en que "hay empresas en las que los empleados no saben que tienen un convenio; hay un desconocimiento total y de lo que se trata es generar beneficios sociales por encima de ese convenio. En España tenemos una alta esperanza de vida y vamos a necesitar dinero cuando nos jubilemos. Mi padre, que ya lo está, gana más dinero ahora que cuando trabajaba. Es necesario generar ahorros para tenerlos una vez acabada la vida laboral; y ahí las empresas tienen un papel muy importante 'construyendo' huchas de ahorro".

Foto: KIKE TABERNER
Fue entonces cuando salió a relucir uno de los males endémicos de la sociedad española: la falta de educación financiera. "Tenemos una bajísima cultura financiera, lo que complica ir trabajando esos conceptos de cara a la jubilación; pero claro cuando tienes que partir del desconocimiento y la situación financiera es complicada resulta difícil", señaló el director de Personal de BigBuy a lo que respondió Ángel Crespo diciendo que "a mi hijo con 12 años no le han explicado lo que es una nómina"; mientras a su derecha Joaquim Miró manifestó que "la información es poder y la formación financiera debe empezar por abajo del todo. Hay que trasladar la importancia que tiene la información porque sin ella tienes más dificultades. Hay que dotar de una mayor formación y valores en las empresas como hacemos en Mapfre". Y el guante lo recogió el CEO y cofundador de Witrac: "Los valores se dan en casa porque en la guardería, en el colegio y en la universidad se da lo básico. No es lógico que los empresarios eduquemos a los empleados".

Xavi Moret destacó el papel de los medios de comunicación a la hora de contribuir a la cultura financiera, tal y como lo tiene presente este diario desde sus orígenes. "Si no me muero, ¿pierdo la prima? me decía un cliente" dijo Ángel Crespo provocando la sonrisa de todos los participantes. "La educación financiera es fundamental, y en eso tenemos que estar de acuerdo entidades públicas y privadas y es importante tener cierta estabilidad en la normativa que afecta a los planes de pensiones" se lamentaba. "El problema es que la gente no es muy ahorradora", señaló Javier Ferrer. "Es verdad y hay que concienciar a los jóvenes la importancia del ahorro periódico como, por ejemplo, echar todos los meses 50 euros en una hucha. Si se hace así, sin darse uno cuenta a la hora de jubilarse tendría unos 200.000 euros por ese ahorro a lo que se suma la que te va a dar el Estado", respondió el subdirector de Desarrollo de Negocio de Mapfre Vida en Mapfre España. "El reto no es vivir más años sino lo mejor que podamos y para ello necesitamos recursos por parte del sector público y privado", añadió el director territorial de la Zona Este de la aseguradora.

"Yo soy pensionista desde hace cinco años y solo voy a recibir la mitad de lo que aporté en su día. Pensamos que la jubilación es un derecho que adquieres y el Estado te lo da, pero es el dinero que cada uno ha aportado mensualmente durante su vida laboral", comentó el presidente de Ediciones Plaza. A lo que le respondió Ángel Crespo con su ironía habitual "Enrique que sepas que estamos cotizando para tí" volviendo a despertar otra sonrisa en la sala. "Para nada Ángel, yo he trabajado durante 47 años, cotizando mes a mes y es imposible que me devuelvan todo lo que he aportado", respondió Enrique Lucas. 

Foto: KIKE TABERNER
Por su parte, la CEO del Grupo Peisa se lamentó "de quitar las deducciones privadas en lugar de fomentarlas" y pidió que las aseguradoras "hagan un lobby de presión". En este sentido, Joaquim Miró respondió que "estamos haciendo mucha fuerza y seguiremos en ello, pero pienso que las cosas que consigues convenciendo perduran y las que intentas a través de la presión fracasan. Pero lo que es un hecho es que en el año 2050 la pirámide poblacional en España estará completamente invertida y eso es un problema".

A juicio de Fernando Gómez "hay que buscar algo bueno para la sociedad y para el país, pero somos empresa y tenemos que ganar dinero. Se trata de encontrar el equilibrio", que tuvo respuesta en Fernando Chocarro sobre "la falta de cultura financiera entre la gente joven y también de interés; pero la fiscalidad tampoco ayuda. Nunca en mi vida había negociado salarios netos como hasta ahora". Y Carlos Ledó añadía que "estamos en un cambio generacional donde han variado las prioridades con muchos derechos y pocas obligaciones".

Para la responsable de Desarrollo de Recursos Humanos de Grefusa, "al final es responsabilidad de la empresa en formar porque el empleado no entiende ni su propia nómina. Pero si se da formación voluntaria dentro del horario laboral, las herramientas necesarias y solo viene un trabajador como nos pasó a nosotros ya me diréis... Hay falta de cultura financiera pero más de interés". "Y del esfuerzo", añadía Amparo Almiñana; mientras que Javier Ferrer advertía como tecnólogo que "si los empresarios pusiéramos un bot nos ahorraríamos mucho dinero. Si empresas y empleados son capaces de crear una rueda de valor será clave". Y Mercedes Gozalbo comentaba que "al final el bienestar es satisfacción, todo es un encaje, un algoritmo que tiene que estar compensado".

Foto: KIKE TABERNER
Y para terminar, los asistentes debatieron sobre cómo se miden las políticas de bienestar. "El equipo es el que produce al final; las políticas son palancas y medirlas no tiene mucho sentido, la clave es irte al resultado. Las empresas que creen en los recursos humanos van como un cohete. Se trata de hacer salir al talento y una empresa con buenas políticas contrata rápido", explicó el consejero delegado y cofundador de Witrac; mientras que el director de Personal de BigBuy fue un paso más allá al advertir que "el absentismo es clave y es muy fácil de medir y de cuantificar porque provoca un impacto económico en la empresa". Como también "preguntar al empleado cómo está, lo que necesita para estar mejor... Vamos a sacar un manual de buenas prácticas en libro cero buenas prácticas vamos a sacar, segmentar es complicadísimo", añadió Victoria Casañ.

El interesante desayuno, que se extendió por más de dos horas, acabó con los mensajes de Joaquim Miró y Enrique Lucas. El director general territorial de Mapfre por estos lares agradeció la presencia de los asistentes, destacando las reflexiones realizadas, la formación e información, el voluntariado y "lo importante siempre son las personas, que espero que lo sigan siendo". Asimismo, Miró dejó patente su compromiso con el colectivo empresarial de la zona, y recalcó que la red de oficinas de Mapfre está disponible para que puedan ir a asesorarse sobre las distintas soluciones que tiene la aseguradora para las empresas.

Por su parte, el presidente de Ediciones Plaza, que tiró flores a Mapfre porque "estáis haciendo una labor muy buena", destacó una vez más la importancia de este tipo de eventos que "crean sinergias y nunca me deja de sorprender el tejido empresarial que tenemos en la Comunitat Valenciana". Dicho todo esto, y despertando otra sonrisa a los asistentes, manifestó que "a los 56 años me pude jubilar y dije que no porque me gusta. El secreto de la felicidad es trabajar en lo que te guste", mientras concluyó con un tirón de orejas al actual sistema de educación: "Es nefasto, cada año peor y estamos dando un paso hacia atrás".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme