GRUPO PLAZA

plaza de salida / OPINIÓN

Desvacacioneando

7/09/2020 - 

VALÈNCIA. De jovenzuelo ya asistí a las campañas del Wall Wet Wild World Wuld Funds; aquellas del panda amable que alertaba sobre el mal estado de la madre naturaleza y la importancia de que la cuidáramos. Han pasado cincuenta años de aquello y visto dónde estamos no sirvieron para mucho. Y seguimos.

A estas alturas ya hemos visto cascoporro de fotos de alas de avión, piernas, cócteles y sacos de felicidad. Cada año más de un millón de ñus, miles de cebras, gacelas, facóceros y otros veraneantes recorren las infinitas extensiones nacionales en lo que se conoce como la Gran Migración Ibérica. Un auténtico espectáculo sociológico que recorre la costa y el interior de la península.

Las agencias de viajes se centran en ofrecer información sobre esta Gran Migración: historia, funcionamiento, actividades según la época del año y los mejores lugares donde alojarse y dejarse impresionar por este fenómeno.

Es mágico. Cada año, prácticamente en las mismas épocas —puede variar dependiendo de las lluvias, las condiciones meteorológicas o los ahorros faenales— las manadas de estos veraneantes comienzan un viaje casi obligado que repiten año tras año. Muchos de ellos ya tienen el recuerdo de lo que va a ocurrir. Un círculo de la vida natural y preciso que lleva a estas criaturas a recorrer cientos de kilómetros a través de la península deteriorando, eso sí, su diversidad y reservas naturales. El panda se queja: ¡¡¡será pesao!!!

Si vienen del interior lo hacen escocidos, pinchados, amoratados y hartos de románico, gótico o gaseoso

La razón de esta búsqueda es encontrar un terreno tranquilo donde recargar los sentidos y promocionar a sus crías preparándolas para un futuro, ese sí, aún incierto. Durante su viaje tienen que enfrentarse a largas jornadas de camino en condiciones extremas, restauración de alto riesgo, alteración del sueño y depredadores de todo tipo: quemaduras, intoxicaciones, cistitis, picaduras... Alguno de ellos se quedará en el camino, pero poco importa, todo vale por unos días de descanso.

La migración vacacional de esta temporada toca a su fin. Los animales regresan a sus madrigueras y su estado de ánimo anda entre apatía, cansancio, desánimo, cabreo, aburrimiento y lo peor de todo, ganas de contarlo. Si vienen del interior lo hacen escocidos, pinchados, amoratados y hartos de románico, gótico o gaseoso. Su entorno es reseco, hostil y desayuno de lejía. Si lo hacen desde la costa además lo hacen con aspecto de croqueta. Qué esperar después de días de aceites, reboce y tueste al sol. Su entorno es húmedo, vulgar y protector solar hasta en las tostadas.

Siempre he pensado que las vacaciones son cosa de ricos y de obreros. O mejor dicho, el irse de vacaciones porque, si eres autónomo, o lo peor de todo, no tienes trabajo —y esto sí es un drama—, no las tienes. La rutina es ahorro, o cuanto menos, más barata.

Personalmente nunca me he ido de vacaciones o mejor dicho: nunca he dejado de estar de vacaciones. Es una actitud. Lo que hago casi todos los días es lo mejor que puedo hacer todos los días. Y así lo sigo manteniendo. Nunca madrugo, de acuerdo, pero tampoco me acuesto antes de la hora 26.

También recuerdo las campañas del Domund y esas huchas de cabeza de negrito, de chinito, de indiito. Fe y caridad que ofrecen. Debe ser eso lo que se necesita, claro, claro. Ando como loco buscando quien produzca una cabeza de torerito, que en estos tiempos de tradición, familia y calderilla climática, el primero que la haga, pegará dos veces.

El panda, nieto de aquel, moribundo.  

*Este artículo se publicó originalmente en el número 59 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email