X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

piden un plan social al ayuntamiento

Los lazos no se quitan: los vecinos de la Malvarrosa prosiguen su lucha contra la degradación del barrio

Foto: KIKE TABERNER
4/07/2019 - 

VALÈNCIA. No piensan esconderse. No les avergüenza. Están orgullosos de ser de la Malvarrosa. Es su barrio. Por eso, porque no quieren salir de ahí, porque es su casa, donde han crecido, donde han jugado, donde han amado y llorado, el colectivo vecinal del barrio marítimo de València está en pie de guerra contra el abandono, la degradación y el olvido al que otros parecían haberles condenado.

Su lucha: una Malvarrosa digna. Desde hace un mes han llenado las calles, comercios y espacios del barrio con lazos de color malva. Cuelgan en balcones, en los escaparates de comercios, en pomos… Toda la Malvarrosa está repleta de unos lazos que denuncian la inacción o inoperancia, o ambas cosas al mismo tiempo, de las administraciones públicas que no dan respuesta a sus problemas, que tienen palabras y tiempos para otros barrios pero nunca parecen encontrar un momento para el suyo.

Conscientes de la necesidad de la implicación de toda la sociedad, la asociación vecinal Amics de la Malva se encargó de repartir estos lazos morados que fueron muy bien recibidos entre los comerciantes. Junto a las pancartas que se pueden ver colgando en diferentes puntos del barrio, son una llamada de atención para todo aquel que llega al barrio: aquí están luchando Por una Malvarrosa habitable, digna y sin drogas.

La campaña técnicamente ha concluido y así se decidió en la última asamblea de la asociación, que se celebró este viernes pasado. Una campaña que ha incluido actos reivindicativos y entrevistas con la administración en busca de soluciones. Llegada la hora de hacer balance, desde la asociación se ha valorado positivamente la respuesta del barrio, así como hechos más concretos como la urbanización de la plaza Moreno Gans conseguida gracias a la lucha vecinal, y la coordinación de las escuelas públicas del barrio.

El lazo no desaparecerá

Pero el lazo no desaparecerá. La asamblea ha acordado mantenerlo “como símbolo reivindicativo del barrio, y centrar las demandas al nuevo ayuntamiento en dos líneas, una cultural-educativa y otra reivindicativa-urbanística”. El lazo no es una moda de temporada; van a luchar siempre.

Desde la asociación anuncian sus próximos pasos. Dicen que quieren impulsar la cultura en su “barrio obrero”. Quieren ser un elemento dinamizador. De ahí que entre sus primeras reclamaciones se encuentre “un centro cívico y social con biblioteca para el barrio”. El centro no llegará solo, sino junto a un decálogo de buenas prácticas ciudadanas que ayude a crear conciencia entre los vecinos.

Foto: KIKE TABERNER

Además, exigen un “plan social, sanitario y educativo integral ante la degradación del barrio”, un plan que incluya la urbanización de descampados para tener unas plazas dignas. Un plan para el que señalan a las autoridades públicas y muy especialmente al alcalde de València, Joan Ribó. Necesitan su complicidad. Es su deber.

Desde Amics de la Malvarrosa explicaban este miércoles en un comunicado que “estas líneas de trabajo se enmarcan en la lucha por los derechos sociales y por una escuela y una sanidad pública de calidad”. Forman parte de la misma idea de sociedad. Son además, recordaban, reivindicaciones que llevan “años” planteando y que “se trasladarán de nuevo al gobierno municipal que ahora empieza”. Para que no olviden.

Premios para los comprometidos

La asamblea del viernes pasado sirvió además para reconocer a entidades y vecinos que se han señalado como comprometidos con el barrio, como Radio Malva por su apuesta por la autogestión y la contrainformación desde los Poblados Marítimos, Maria José Caminero o Dolores Crespo por su trayectoria de compromiso vecinal, o a la familia Robillard por su papel en el nacimiento del barrio.

Además se renovó la junta directiva después de que el mandato de tres años de la anterior junta finalizase este verano. La nueva estará formada por Esther Concepción como presidenta; Jose Aragonés como vicepresidente, Agustín Abarca como secretario; Vicent Lluch como vicesecretario e Inés García como tesorera.

A ellos les competerá llevar la iniciativa a partir del curso que viene, que volverá a ser intenso en reivindicaciones, y para el que desde la asociación se plantean “nuevas campañas de sensibilización y reivindicación por una Malvarrosa digna”. Porque la Malvarrosa no claudica.

Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email