Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

EE UU se enfrenta a señales económicas contradictorias

Si bien hay algunos datos débiles en la marcha económica estadounidense, no se percibe una amenaza de recesión a corto plazo a juicio del economista jefe de Lombard Odier

31/10/2019 - 

MADRID. Este puede parecer un momento extraño para los inversores que estén pensando en el momento de recesión en Estados Unidos. El desempleo está cerca del mínimo registrado en los últimos 50 años, el índice Standard & Poor’s 500 ha crecido un 55% en los pasados cinco años y los niveles de consumo se están mostrando resistentes. Sin embargo, hay factores poderosos y contradictorios en juego. El presidente de los Estados Unidos, en su lucha contra el juicio político, se atribuye repetidamente el mérito de "la mejor economía de la historia de los Estados Unidos", mientras que sus oponentes compiten por la candidatura demócrata para competir contra él el próximo año. A nivel político, como escribió recientemente el economista Paul Krugman, ganador del Premio Nobel, solía ser sencillo: "Los presidentes estadounidenses eran reelegidos cuando la economía estaba en expansión y perdían sus empleos en una recesión o cuando aumentaba el desempleo".

Al igual que muchos inversores, estamos buscando señales de que el mercado alcista de una década de antigüedad se está debilitando. Después de comenzar un ciclo de aumento de las tasas en 2015, la inflación deslucida, la desaceleración de la economía mundial y las perturbaciones comerciales con China convencieron a la Reserva Federal de EE UU para que invirtiera el curso este año. Este mes, se espera que se reduzcan los tipos de interés por tercera vez. 

Aun así, Donald Trump ha sido crítico con la política de la Reserva Federal. "No tienen ni idea", dijo Trump en Twitter el pasado 9 de octubre, y culpó de la ralentización de la industria manufacturera estadounidense a la incapacidad de la Reserva Federal para recortar los tipos de interés con mayor rapidez para debilitar al dólar. Trump quiere un dólar más débil para impulsar las exportaciones, una de sus principales apuestas políticas. La disputa comercial entre Estados Unidos y China está poniendo a prueba su "mejor economía" y la repetida escalada ha anulado los beneficios de la desgravación fiscal de enero de 2018 para la mayoría de los estadounidenses, el único éxito legislativo de Trump hasta la fecha.

Ahora los Estados Unidos han suspendido las amenazas para imponer esta semana nuevas tarifas a cambio de un compromiso por parte de China de aumentar la compra de productos agrícolas, mayor transparencia en la intervención monetaria y apertura a los servicios financieros de compañías extranjeras. La tregua, si se mantiene, calma el miedo más inmediato a una mayor escalada, aunque no hay señales de que problemas más graves como la propiedad intelectual, la transferencia forzada de tecnología o las subvenciones estatales se hayan tocado.  

Jerome H. Powell, presidente de la FED (i.) y Donald Trump
El gasto de los consumidores representa más de dos tercios de la actividad económica de los Estados Unidos y, por ahora, parece que se está manteniendo. En el segundo trimestre subió un 1,1% y el sentimiento del consumidor, medido por la Universidad de Michigan, este mes subió a su nivel más alto desde julio. Cualquier impacto de los aranceles, que comenzaron sobre las materias primas y se extendieron rápidamente a los bienes de consumo, puede resultar significativo en las elecciones presidenciales, si no se resuelve completamente en breve, e incluso podría actuar como catalizador de una recesión.

Los aranceles también son responsables del deterioro de la industria manufacturera estadounidense. El índice ISM (Institute for Supply Management) de EE UU en septiembre cayó 1,3 puntos hasta alcanzar un mínimo en diez años de 47,8 muy por debajo de las expectativas. Dentro de ese marco, las medidas de empleo, producción y nuevos pedidos disminuyeron a lo largo del mes. La encuesta de fábrica de ISM, de más de tres décadas de antigüedad, sólo ha caído seis veces, la última en marzo de 2009.
Para que las cosas empeoren, estamos atentos a las señales de que se desangre en el poder adquisitivo de los consumidores, medido a través de los datos de empleo y crecimiento salarial, los precios del petróleo, la vivienda y las tasas de ahorro.

Pleno empleo

El desempleo en Estados Unidos se sitúa en el 3,5%, el nivel más bajo de los últimos 50 años, y los datos publicados el 4 de octubre muestran que los aumentos revisados de los puestos de trabajo no agrícolas se sitúan constantemente por encima de los 150.000 al mes y que los ingresos medios por hora han aumentado un 2,9% durante el último año. Sin embargo, las ganancias medias reales por hora cayeron un 1,2% en los 12 meses transcurridos hasta septiembre y hay indicios de que la economía estadounidense en su conjunto se está ralentizando. El índice de gerentes de compras no manufactureros del ISM cayó en septiembre a 52,6, su lectura más baja desde agosto de 2016.

Tradicionalmente, la subida del precio del petróleo ha precedido invariablemente a la recesión en Estados Unidos. Esto fue así en 1958, en los años 70, a principios de los 80, durante la primera Guerra del Golfo de 1990-1991, así como en 2008. Las recientes tensiones en Oriente Medio sólo han elevado temporalmente los precios del petróleo, y una vez ajustados para tener en cuenta la inflación, el coste real del petróleo para los consumidores sigue siendo muy inferior al de hace dos o tres décadas. Esto hace que el petróleo sea un detonante mucho menos probable hoy en día a medida que los EE UU se acercan a la autosuficiencia.


Otro elemento a favor de la continuación del gasto del consumidor es la confianza demostrada por las ventas de viviendas nuevas, que aumentaron un 6,4% hasta agosto, en comparación con el mismo período del año anterior. Las ventas de viviendas han respondido rápidamente al crédito más barato, por lo que por ahora no hay señales de la caída de la inversión residencial que precedió a la gran crisis financiera. La tasa media de ahorro también debería proporcionar un margen de seguridad razonable, que se elevaría al 8,1% en agosto, muy por encima de la media de los últimos 20 años, que es del 6%.

Históricamente una curva de rendimiento invertida en Estados Unidos (cuando los rendimientos del Tesoro a corto plazo son más altos que los rendimientos a largo plazo) ha demostrado ser un indicador fiable de recesión, por ejemplo, a principios de los años 2000 y en 2007. Hoy en día, los bonos del Tesoro a 3 meses y el bono a 5 años están rindiendo un 1,67%, y la curva se ha aplanado en comparación con hace un mes. Pero no todas las maduraciones convergen y, por lo tanto, en lugar de enviar una clara señal de recesión, tenemos que mirar hacia otro lado.

La Regla Sahm

Una medida que está ganando mucha atención es la Regla Sahm, nombrada en honor a Claudia Sahm, economista jefe de la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal. La regla dice que una economía está en recesión, o a punto de entrar en recesión, si el promedio de tres meses de la tasa de desempleo ha aumentado por lo menos medio punto porcentual por encima de su nivel más bajo de los últimos 12 meses. La regla, adoptada por la Reserva Federal este mes, se aplica a todas las recesiones de EE.UU. desde 1970. El objetivo de la Sra. Sahm era proporcionar una herramienta para desencadenar el estímulo económico sin esperar a que pasara suficiente información a través de un proceso de aprobación política. Usando esta herramienta, la respuesta a la pregunta ¿estamos cerca?" es todavía no. En la lectura actual del indicador Sahm de 0,0, hay un 5% de probabilidad de recesión en tres meses y un 20% de probabilidad en 12 meses. Para mayor claridad, esa probabilidad aumenta al 97% en cada horizonte temporal cuando la lectura es de 0,50 o superior.

Tampoco debemos olvidar que todavía existe cierta resistencia política en la economía de los Estados Unidos. A diferencia de muchos bancos centrales, la Reserva Federal todavía tiene cierto margen para recortar los tipos de interés, incluso si esos recortes no son tan rápidos como los que recomienda el Presidente.
Por ahora, hay pocos indicios de que se vislumbre una recesión en el horizonte. El mercado laboral estadounidense sigue siendo fuerte, las empresas no están despidiendo trabajadores y el poder adquisitivo y el consumo se mantienen. Aunque se prevé que el crecimiento global se desacelere por debajo de su potencial en los próximos trimestres y ofrezca unas perspectivas más sobrias, todavía no significa recesión.

Stéphane Monier es economista jefe de Lombard Odier

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email