X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

RESTORÁN DE LA SEMANA

El Aprendiz

Un pequeño restaurante en Benimaclet sin más pretensiones que dar bien de comer 

Por | 16/02/2017 | 1 min, 24 seg

Está El Aprendiz en la misma línea que Gula o El Garatge, restaurantes modestos con pocas mesas y cocinas limitadas en cuanto a tamaño, pero enormes si hablamos de ganas e imaginación.  Al frente de El Aprendiz está Nacho, un intruso en esto de la hostelería hasta hace algo más de tres años cuando subió la persiana de este local que a pesar de su excelente ubicación (su puerta principal da a Primado Reig) puede pasar desapercibido hasta para los vecinos de siempre. Pero una vez que lo pruebas, siempre vuelves.  Es de lo mejor que hay en en el barrio y su precio no suele sobrepasar los 18 euros.  

Su propuesta, tapas que hablan de las cocinas del mundo (Perú, Japón, China, Grecia o Tailandia) con un acertado toque de autor. La carta de El Aprendiz es divertida. Hay sardinas que se creen boquerones, bravas con mucho carácter (deliciosas) y falsas empandillas de atún. Y divertido es también comer allí, compartiendo las mesas o la barra con otros comensales con los que es inevitable terminar entablando conversación. El pan de aceite que tienen es puro vicio. 

La terraza que da a la Plaza Río Duero es uno de los mejores emplazamientos para cenar en las noches de verano, aunque él éxito del restaurante ha hecho que incluso en invierno sea difícil conseguir mesa fuera.  En breve amplían cocina y local. Una buena noticia para los que nos gusta comer bien.

Comenta este artículo en
next