X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

giro de 180 grados

El Aula de Cinema se reinventará tras un confuso 2018

La Universitat de València quiere impulsar la iniciativa, aunque no sabe cómo encajar a los voluntarios que han participado hasta ahora

2/01/2019 - 

VALÈNCIA. Consolidar un proyecto cultural en la ciudad de València no es tarea baladí para nadie. No se suele tener ni el público, ni los medios, ni coincidir en el espacio-tiempo correcto... Se trata de una serie de factores, muchos dependientes de quién lo gestione –pero no todos-, que le asignan una velocidad concreta a una iniciativa. Un proyecto envidiablemente consolidado es el Aula de Cinema de la Universitat de València, una iniciativa que proponen la proyección de una película semanal en dos ciclos que se organizan martes y jueves en La Nau y el Palau de Cerveró, respectivamente. Además, en verano el ciclo Nits al Cinema es uno de los cines de verano a tener más en cuenta, con más de diez ediciones programadas en colaboración con La Filmoteca.

Todo esto (que no es poco), salió de la mente de unos cuantos alumnos de la UV y en los últioms once años se ha sacado adelante con la ayuda presupuestaria y gestora de la institución pero con el trabajo de organización de la Asociación L’Atalante. Se creó en 2007 y creció como la espuma: empezó gestionando el Aula de Cinema y acabó editando una de las revistas académicas de cine más relevantes del panorama internacional y tener un programa de radio en la Universitat Politècnica de València. Todo eso ha ido saltando por los aires, y ahora la situación es bien diferente.

El programa ha desaparecido, la revista ahora la edita la asociación El camarote de Père Jules y parece que su continuidad no está del todo asegurada y el Aula de Cinema... Está en proceso de reconstrucción. La Asociación tomaba las decisiones sobre el Aula los martes en una asamblea abierta, en la que se decidían los ciclos y las películas que los componían, además de quién se encargaba de presentar las películas. Todo esto estaba a cargo de voluntarios y voluntarias, que movidos por la cinefilia, buscaban qué cinta podría ser lo suficientemente interesante o se calentaba la cabeza buscando información para presentar delante del público una de las películas. Este grupo variaba de gente que lo seguía -el voluntariado es lo que tiene- pero siempre contaba con la suficiente fuerza para haciendo la labor que creyeron en todo momento suyo.

Este año 2018 todo saltó por los aires cuando el enlace entre la asociación y la Universitat, Héctor Gómez, abandona su puesto de trabajo por motivos personales. Desde entonces, la incertidumbre se ha adueñado del modelo planteado hasta ahora, que se ha visto en serias dificultades para seguir contando con gente que participe del voluntariado y que solo ha descargado parte de las funciones del anterior gestor en la figura de Sara Mansanet, directora del Festival de Mediometrajes de La Cabina, en el que la Universitat de València tiene una importante implicación. Esto ha significado que, a pesar de seguir reuniendo habitualmente a más de medio centenar de público en La Nau y el Palau de Cerveró, llegar a proyectar la cinta los martes y los jueves sea toda una odisea, un motivo que ha podido generar que la Universitat comunicara el último día antes de las vacaciones que el Aula no volvería (temporalmente) tras el parón navideño.

Así se lo trasladaron al grupo que seguía haciendo las tareas de organización de los ciclos ese mismo día. Una de esas personas era Maite Orduña, que explica que “en los últimos meses, los cargos orgánicos de la asociación se han desmarcado progresivamente del proyecto” y que l’Atalante ya poco tenía que ver con el Aula de Cinema, ahora mismo el único objetivo por el que vivían: “es extraño porque la situación pende de tres patas, la Universitat, la Asociación y el grupo de voluntarios que hemos estado yendo los últimos meses los martes y que hemos seguido con el proyecto”. La misma Orduña explica esperanzada aunque preocupada cuál va a ser el modelo que proponga la Universitat para retomar el Aula y cuál sería el encaje del voluntariado que ha estado desarrollando tareas fundamentales durante estos 11 años Su propuesta personal, que puede diferir mucho o poco del resto de voluntarios y voluntarias y de L’Atalante: que la UV sacara a concurso la gestión del Aula y que el equipo que ha estado más implicado estos últimos meses se constituya en una nueva asociación que participe en este.

La Universidad ya trabaja por concretar el giro de 180 grados

Desde el Vicerrectoría de Cultura y Deporte de la UV, liderada por Antonio Ariño han contestado a Cultur Plaza aclarando sobre todo que el Aula de no cierra Y que “muy al contrario, desde 2019 queda integrada en el conjunto de aulas artísticas del vicerrectorado”, que comportan la música o las artes escénicas, por ejemplo y que se están ampliando con nuevas propuestas, como la de cómic y la de creación literaria. Su idea es “reorganizar estructuras” y fijar unos objetivos comunes en todos los proyectos, lo que “asumir nuevas funciones por parte del aula de cine”. Fijan principio de febrero para que la situación este resuelta (previsiblemente) y el nuevo “modelo funcional y organizativo” eche a caminar. Además, según cuenta la Universidad, no hay espacio para el pesimismo ni para la preocupación por la hipotética pérdida del Aula: en 2019 se celebra el 20 aniversario de la refuncionalización del edificio histórico de La Nau (que gestiona la universidad) como centro cultural, y se asegura habrá mayor actividad en este ámbito.

El mismo vicerrectorado afirma que el encaje de los que han desarrollado el voluntariado hasta ahora está en el aire, aunque valoran muy positivamente el trabajo de L’Atalante estos años. La idea de la UV es ser más activos en la organización del Aula y que 2019 suponga un “salto cualitativo en la propuesta”. Los tres objetivos sobre los que se sustentarán las diferentes aulas son (1) la formación al estudiantado (en el aula de música cuentan con una orquesta filarmónica; y en la de artes de escénicas, con dos grupos de teatro), (2) la producción propia y (3) la programación. Con el modelo anterior solo se cumplía el tercer pilar, aunque resulta complicado saber cómo integrarán los otros dos en una disciplina en el que tanto la formación como la producción son mucho más complejas de llevar. Una vez concluída la reestructuración, el nuevo Aula de Cinema se reunirá con el ya antiguo voluntariado para ver de qué manera integrarles y echará a caminar, con o sin ellos.

Mientras, el Departamento de Teorías del Lenguaje y Ciencias de la Comunicación de la misma universidad han lanzado un cine-club en colaboración con los cines Babel con un modelo muy distinto: se tratará de cine de estreno y cada la presentación correrá a cargo de alguien venido de la crítica o la academia del Audiovisual. Esta iniciativa de pago ya contaría a día de hoy con más inscritos que la asistencia media-alta al Aula de La Nau, cuyas proyecciones son siempre gratuitas y libres.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email