X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

UNA PLAZA SIN DEMANDA

El Ayuntamiento de València no tiene quien le quiera… auditar

El consistorio se ve obligado a rebajar las exigencias ante la poca concurrencia a una plaza de libre designación

26/02/2017 - 

VALENCIA. La oferta era para cubrir un puesto de auditor jefe, elegido por libre designación, que se encargara de supervisar las cuentas del Ayuntamiento de València. Con categoría A1 y un sueldo de 15.682 euros, más complementos. No son malas condiciones para una convocatoria  que apareció en los boletines oficiales de la provincia y el Estado en el mes de noviembre de 2016. Sin embargo, su acogida no fue la esperada. A la misma solo concurrió un candidato que, además, ha sido desestimado por no cumplir con los requisitos.

Esta semana aparecía en el BOP la exclusión provisional del mismo. El puesto de Auditor Jefe del Ayuntamiento tenía la consideración de Técnico de Administración Especial, motivo por el que se exigía una licenciatura en Economía y un máster. La única persona que se presentó, para más inri, no cumplía con el último requisito. Es por ello que el Ayuntamiento ya está preparando una nueva convocatoria en la que, además de eliminar la exigencia de un posgrado, se abrirá la consideración a Técnico de Administración General (TAG).

El hecho de que nadie quiera auditar al Ayuntamiento, teniendo en cuenta las funciones y la remuneración, ha provocado que el consistorio tenga que rediseñar el puesto. La Junta de Gobierno es quien ha lanzado la propuesta, con fecha de 16 de febrero. Su principal cambio reside en adecuar “la escala, la categoría y la titulación”, de manera que ahora podrán optar muchos más candidatos. Se produce la circunstancia de que, a la vez, también encajará el perfil del candidato anteriormente mencionado, quien sí tenía varios años de experiencia.

El retraso en los plazos –cabe recordar que la primera oferta para cubrir el puesto era del mes de noviembre y hasta febrero no se han vuelto a redactar las bases– se debe al “atasco administrativo”. El personal local se ve desbordado de trabajo, hasta el punto de que esta semana se han autorizado otras dos bolsas pendientes desde el año pasado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email