GRUPO PLAZA

la concejalía de cultura retira la oferta para adecuar el presupuesto

El Ayuntamiento frena la 'macro licitación' para la gestión de sus nuevos centros culturales

14/01/2023 - 

VALÈNCIA. Los cinco nuevos centros culturales dependientes del Ayuntamiento de València sufren un nuevo retraso en su puesta en marcha. Si la Concejalía de Cultura, liderada por Gloria Tello, ha tardado casi un año en tener a punto la licitación para su gestión y programación que anunció en enero de 2022, a quince días de que se acabe el plazo para presentar ofertas se ha publicado un desistimiento del procedimiento.

Según explica el documento colgado en la Plataforma de Contratación, varias empresas han cuestionado el presupuesto base de licitación del procedimiento, poniendo además el acento en la entrada en vigor de un nuevo convenio colectivo sectorial que encarece el gasto de personal para llevar a cabo los trabajos de gestión cultural. Hasta ahora no se había presentado ninguna oferta en los cinco lotes, que suman un presupuesto base total de 975.428 euros (sin impuestos).

El mismo documento propone que “a la vista de diversas preguntas formuladas […], por el Servicio de Recursos Culturales del Ayuntamiento de València se va a proceder a revisar y actualizar el presupuesto base de licitación del contrato a fin de tramitar uno nuevo previo, todo ello previo desistimiento del presente procedimiento acordado por el órgano de contratación”. Por lo que, al comprobar que no había ninguna oferta, han retirado la licitación.

La Concejalía de Cultura, al cierre de esta edición, no ha respondido a cuánto tiempo llevará a su departamento recalcular el presupuesto base, ni cuáles son los nuevos plazos estimados para la puesta en funcionamiento, ni si la subida en el presupuesto va a suponer algún ajuste en las cuentas del departamento.

Tal y como publicó este diario en enero de 2022, Cultura decidió externalizar la gestión de cinco nuevos centros que tenían pendiente su inauguración. Estos son Ribes Espai Cultural, el archivo de l’Escorxador, la biblioteca de en l’Alqueria d’Albors, un centro cultural ubicado en la calle de la Reina, y el chalet de Abben-al-Abbar, este último pensado para acoger las oficinas de La Mostra de València.

Es especialmente llamativo el caso de Las Naves de Ribes, porque ha sido uno de los grandes proyectos de la concejalía que ha sufrido, bache tras bache, un retraso de más de dos años desde su apertura prevista. Ahora sirve para acoger espectáculos pequeños del Escalante (dependiente del departamento de Teatros de la Diputación de València, también liderado por Tello) y eventos puntuales. No hay, actualmente, nadie programando ni llenando de contenido este contendor de gran valor, situado en el Parque Central.

La licitación pedía cuatro trabajadores para cada edificio: un puesto de dirección, dos de atención al público, y un cuarto de asistencia técnica. El contrato de la externalización tiene un plazo de dos años a partir de su firma.

Mientras este nuevo procedimiento no se resuelva, los edificios tendrán la posibilidad de abrir, pero no de tener una rutina de programación ni de gestión del espacio. El desistimiento del procedimiento implica que se tenga que volver a empezar desde cero.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme