Top doce

El Bressol

José Vicente Pérez

Cuando llevo a alguien a la casa de José Vicente Pérez, la primera resolución siempre (pero siempre) es la misma: ¿Cómo no me lo habías dicho antes? ¿Por qué nadie habla de esta catedral? Pues aquí estamos, para «desfacer agravios y enderezar entuertos»: El Bressol es uno de los mejores restaurantes de producto de España, con todas las letras.

Hay restaurantes de moda y restaurantes atemporales, clásicos (en el mejor sentido de la palabra), casi subversivos en su autenticidad sin fisuras: El Bressol es de los segundos. Casas que —afortunadamente y especialmente en este presente tan dado a la cursilería— se rigen por una idea, un credo al que el cliente ha de rendirse, y no al revés. El de José Vicente está clarísimo: producto, producto y producto.

Cero artificios, no hace falta aquí maquillaje: gamba roja de Dénia, cigalas que podrían estar en un museo, ortiguillas, cabrachos, llongos, angulas, lubina, urtas o lenguados sencillamente perfectos.

Tres años después de su reinvención (y más de una década tras aquel primer mítico Bressol en Joaquín Costa), el capo del producto sigue fiel a aquella promesa —«yo tengo muy claro a dónde voy: a por el mejor producto del Mediterráneo»,dice— y ha crecido incorporando guisos y cuchara.


En confianza: Tres cosas os digo: en esta casa medio escondida en la calle Serrano Morales encontraréis tres santos griales: la mejor tarta de queso de España (obra de Carmen, señora de José Vicente, pero hay que pedirla con veinte minutos de antelación), el mejor steak tartar de atún salvaje que yo he probado en España (y he probado unos cuantos) y una fabulosa carta de champagnes de pequeño productor (doscientas referencias procedentes de pequeños vignerons como David Léclapart, Jerôme Prévost o Georges Laval) para pegarte la fiesta del año, por que aquí se viene a tocar el cielo.

Y aquí uno de los matices más importantes para disfrutar plenamente de la experiencia de El Bressol: aquí viene uno a darlo todo, a ser feliz, a entregarse a una experiencia hedonista totémica, pluscuamperfecta. No apto para tacaños, para mediocres ni para modernos. Dios bendiga a esta casa. 


¿Qué puedo encontrar?

  • Producto

  • Vinos

¿Qué pido?

El tartar de atún rojo es para ponerle un piso