GRUPO PLAZA

El desacuerdo de Compromís y PSPV en la EMT obliga a sacar los presupuestos 'in extremis'

Foto: EDUARDO MANZANA
8/11/2022 - 

VALÈNCIA. El gobierno municipal de València aprobará los presupuestos municipales para 2023 el próximo lunes. Al menos así lo prevé hacer en una jornada maratoniana de encuentros en el consistorio para sacar adelante las cuentas de manera inicial. Ese día, la Junta de Gobierno Local, conformada por Compromís y PSPV, dará luz verde a los presupuestos, que tendrán que pasar también dicha jornada por la comisión municipal de Hacienda y ser presentados a los medios de comunicación, para acabar exponiéndose en el Consell Social de la ciudad por la tarde, y el jueves, aprobándose en el pleno municipal.

Ahora bien, antes de eso, el ejecutivo local que lidera Joan Ribó tendrá que hacer lo propio con las cuentas de los organismos públicos que dependen del consistorio. Se da la circunstancia que este año dos de ellas siguen en el aire por discrepancias internas de ambos socios del gobierno: las de la EMT, que preside el edil de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi (Compromís), y las de Aumsa, que encabeza la vicealcaldesa y edil de Urbanismo, Sandra Gómez (PSPV).

Hace ahora dos semanas, los consejos de administración de ambas empresas municipales dejaron sobre la mesa sendos presupuestos. Los de la EMT de València quedaron sin aprobar después de que el ala socialista del gobierno municipal, cuyo edil Borja Sanjuán dirige la concejalía de Hacienda, paralizara el acuerdo por advertencias del Interventor. Según explicaron en aquel momento fuentes municipales, la propuesta de presupuestos de la empresa que controla Compromís requería a última hora de "algunos cambios" para garantizar su viabilidad.

En el aspecto presupuestario, hay que recordar que el Ayuntamiento de València ha tenido que poner en marcha un rescate a la EMT que se extenderá a lo largo de diez años debido a la delicada situación financiera de la empresa de transportes pública tras el impacto de la pandemia de coronavirus y sus problemas de financiación. Un plan de estabilización de las cuentas que inyectará en la firma 26 millones de euros -a razón de 2,6 millones anuales- para tapar el agujero millonario que presenta.

Con todo, la discrepancia de último momento obligó a retirar el punto del orden del día y a retrasar la aprobación de los presupuestos. Un movimiento que no fue baladí y tuvo su repercusión inmediata: también las cuentas de Aumsa -gestionada por el PSPV- quedaron sin aprobar, "sin ningún argumento" según explican fuentes presenciales de la oposición municipal.

Ambas cuentas deberían estar aprobadas antes de que el gobierno municipal dé luz verde a las suyas el lunes, cuando se celebrará la Junta de Gobierno que estaba prevista para el viernes -retraso atribuido a la agenda del alcalde-, aseguran en el ejecutivo local. ¿Lo estarán? Por el momento no se conoce convocatoria de los respectivos consejos de administración, pero se da por hecho que se celebrarán a tiempo. Ahora bien, con escaso margen temporal por el retraso acumulado en las firmas.

"Esperamos que resuelvan sus diferencias"

Ante esta situación, el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner, indicó este lunes que los presupuestos municipales "no deberían prorrogarse por las disputas internas entre PSPV y Compromís". "Realmente esperamos que los socios de gobierno puedan resolver sus diferencias antes del lunes 14 y, sobre todo, que no retrasen el pleno del 17 por falta de acuerdo", insistió, para mostrar su preocupación "por esta situación".

"Vemos que el equipo de gobierno está apurando los plazos al máximo, suponemos que para limar asperezas, y eso no nos gusta. Los presupuestos de la EMT y de Aumsa tendrían que estar ya aprobados, porque sin ellos no se pueden aprobar los presupuestos del Ayuntamiento de Valencia. Sin embargo, a una semana de la fecha límite, ni siquiera han convocado los consejos de administración de ninguna de las dos empresas", lamentó el portavoz de la formación naranja, quien calificó de "excusas superficiales" las expuestas para retrasar las cuentas de las empresas públicas.

"Parece que nuestras sospechas se confirman: PSPV y Compromís lo están retrasando todo porque no son capaces de llegar a acuerdos dentro del seno de su propio gobierno", asegura Giner, quien además lamenta la precipitación que impedirán a la oposición fiscalizar con el tiempo necesario los presupuestos municipales, dado que el mismo día que pasará por la Junta de Gobierno, también lo hará por la comisión de Hacienda, donde la oposición deberá exponer su postura y voto.

Unas cuentas 'salvadas' por la inyección estatal

Lo que sí se sabe por ahora es que las cuentas municipales para el año que viene aumentarán un 3,16% hasta alcanzar los 1.043 millones de euros, como publicó Valencia Plaza. Una subida de casi 32 millones respecto a lo presupuestado para este ejercicio que implica unas cuentas levemente expansivas 'salvadas' por las transferencias de otras administraciones, especialmente del Gobierno central, que evitarán un estancamiento o una contracción presupuestaria ante el frenazo de la recaudación.

Así pues, los ingresos impositivos subirán apenas 360.000 euros (0,07%), y no por los grandes impuestos (IBI, vehículos, IAE, plusvalías...), que caerán 750.000 euros, sino por el tirón de las tasas municipales y precios públicos, donde se incluye la recaudación de la ORA y otras tasas como la de licencias, alcantarillado, cementerios o mercados, que subirá más de 1,1 millones de euros. La subida presupuestaria importante viene, por tanto, por las transferencias corrientes y de capital, que suben 25,7 millones de euros (5,5%).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme