X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 9 de diciembre y se habla de eresa resonancias magnéticas SANIDAD Botànic II adu mediterraneo
GRUPO PLAZA

energías renovables

El extraño parón renovable en la época de Greta Thunberg

La Generalitat fracasa en la promoción de las energías limpias pese a sus promesas, el buen momento del sector y la preocupación de la ciudadanía por el cambio climático 

10/11/2019 - 

VALÈNCIA.-1 de junio de 2015. PSPV-PSOE, Compromís y Podemos presentan, a bombo y platillo, el pacto del Botànic, el acuerdo de gobierno que ponía fin a veinte años de poder del PP en la Comunitat Valenciana. El documento suscrito por los tres partidos está repleto de ambiciosas proclamas y bienintencionados objetivos: rescatar personas, gobernar para las personas, conseguir una financiación justa —aún estamos en ello— y cambiar el modelo productivo. En este punto se fijan metas no precisamente tímidas. Una de ellas, «impulsar la transición ecológica del modelo productivo con especial atención a la eficiencia energética» o «el impulso de las energías renovables». 

Septiembre de 2019. Greta Thunberg, una adolescente sueca de dieciséis años, se ha convertido en una celebridad global por su liderazgo en la lucha contra el cambio climático. Ha disertado incluso frente a la ONU, tras un publicitado viaje en barco —los aviones son muy contaminantes— desde Plymouth (Inglaterra) a Nueva York. Fue recibida por una multitud en Manhattan. Otra multitud de estudiantes —menos de los que no acudieron a clase, el 90%— se manifiesta en València, y Extinction Rebellion, una organización con vocación global, empieza a poner patas arriba Londres con varias performances. Exige a los gobiernos medidas radicales contra la crisis climática. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Siempre en septiembre, periodo en el que el cambio climático copa portadas, centra debates y hasta aparece en las encuestas como uno de los asuntos que más preocupa a los ciudadanos, el gobierno valenciano ratifica su compromiso con la emergencia climática. Aprueba una declaración institucional para «acelerar la acción frente a lo que seguramente será el reto más grande para la humanidad», en palabras de la vicepresidenta, Mónica Oltra. Un año antes, en octubre de 2018, se había aprobado la Estrategia Valenciana de Cambio Climático y Energía 2030. Fruto del trabajo de la denominada Comisión de Coordinación de Políticas de Cambio Climático de la Comunitat Valenciana, el documento, de 120 páginas, ratifica una apuesta de documentos anteriores: «La gestión de la energía constituye una herramienta estratégica en la lucha contra el cambio climático […]. Las energías renovables y la eficiencia energética son actualmente áreas de oportunidad». 

* Lea el artículo completo en el número de 61 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email