X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

hasta 9 producciones con sello de la comunitat

El Festival de Málaga hablará en valenciano

Tres películas competirán en la sección oficial y una en Zonacine. También habrá presencia valenciana en las secciones de animación, documental y cortometrajes

5/03/2019 - 

VALÈNCIA. El Festival de Málaga anunció ayer la selección de películas que se podrá desde el 15 al 24 de marzo y le va a quitar las fiestas de Fallas a bastantes valencianos y valencianas. El modelo de coproducciones y el aumento de rodajes ha dado sus frutos y serán, al menos, nueve las cintas de la Comunitat que compitan por algún premio.

En la sección oficial, encontramos hasta tres cintas con sello valenciano. Por una parte, Staff Only es el segundo largometraje de Neus Ballús tras el éxito de crítica que obtuvo su debut, La Plaga, una mezcla entre la ficción y el documental que fue toda una novedad en 2013. En este nuevo film, Ballús ha rodado a Senegal la historia de una adolescente que, en un viaje familiar al país africano, se da cuenta de las desigualdades del mundo actual. La cinta está escrita por la propia Ballús y Pau Subirós y protagonizada por Sergi López, Elena Andrada e Ian Samsó y es una coproducción de cinco empresas, además de recibir la ayuda del IVC y de sus homólogos en otras comunidades autónomas. La ayuda se apoya en la productora valenciana, y no tanto por su directora (es catalana), su plató de rodaje (ha sido Senegal) o su cuadro de intérpretes. La película compitió en el pasado Festival de Berlín, en la sección Panorama, aunque se volvió sin ningún oso bajo el brazo.

También La banda de Roberto Bueso (tanto en la dirección como en el guion), que narra la historia de Edu, un joven músico valenciano que vive en el extranjero y que vuelve durante diez días a su pueblo para asistir a la boda de su hermano. El retorno despierta en él la necesidad de recuperar todo lo que dejó atrás: especialmente a Alicia, la eterna novia de su mejor amigo. La cinta se ha rodado entre l'Albufera, el Saler, Alzira, Carcaixent y Algemesí. Es la debut en largometraje de Bueso y ha levantado gran expectación por la proyección que ha levantado en su corta filmografía y porque La banda está avalada por el castellonense Fernando Bovaira, productor -entre otros films- de películas de éxito, como Los otros y Mar adentro, de Alejandro Amenábar; La gran aventura de Mortadelo y Filemón, de Javier Fesser; Lucía y el sexo, de Julio Medem, o La lengua de las mariposas, de José Luis Cuerda.

Cierra la sección oficial una película de animación, cuya selección resulta por su propio formato inusual. Se trata de Buñuel en el laberinto de las tortugas de Salvador Simó con guion de Eliogio Montero y el propio Simó. Basada en la novela gráfica homónima de Fermín Solís, esta sobria y emotiva cinta retrata a un joven Luis Buñuel que, tras sus cintas surrealistas, se traslada desde París a una pobrísima zona de Extremadura para rodar el duro documental Las Hurdes en 1933. Se trata de una coproducción en la que ha participado el estudio de animación valenciano Hampa.En la sección Zonacine (la paralela con proyectos más modestos y más de autor) encontramos Asamblea, de Álex Montoya. Un largometraje que tiene su origen en 2012, cuando Juli Disla y Jaume Pérez estrenaron una pieza de pequeño formato en la que se proponía al público formar parte de una reunión en la que se infiltraban los propios actores y actrices para debatir sobre cuestiones políticas. Montoya eligió este proyecto para debutar en el gran formato, adaptando el texto original (que dura menos de una hora) a las necesidades del cine, haciendo la historia más dinámica y extensa. Se trata de una coproducción entre Kaishaku Films  y Nakamura Films, con el apoyo de À Punt y el IVC, que se rodó el pasado mes de marzo y que ya está lista para enseñarse por festivales y cines. La producción ha sido modesta, pero ha podido contar con un elenco con nombres notables, como Francesc Garrido, Nacho Fresneda o Cristina Plazas. En la película, varios personajes hablan en valenciano y se proyectará en Málaga en versión original subtitulada.

También en animación, documentales y cortometrajes

En secciones menos mediáticas pero igual de interesantes, el sello valenciano también ha sabido colocarse en el gran escaparate para la industria nacional como es el Festival de Málaga. Elena López Riera sigue su notable recorrido con Los que desean tras ganar el premio a Mejor Corto Documental en el prestigioso Festival de Locarno. El film relata la combicultura en su Orihuela natal, que destaca por sus poderosas imágenes y por lo extravagante que resulta ver un tradición que se puede entender como cotidiana en la Comunitat en una pantalla y con detenimiento. La cinta lleva unos meses girando ahora por varios certámenes de España (San Sebastián, Zinebi, Abucine o L'alternativa, entre otros) y cosechando muy buenas expectativas de cara a los Goya del 2020 y a los premios del Audiovisual Valenciano de este mismo 2019.

Sin dejar el terreno de los documentales, en la sección de largometrajes comparten sección dos producciones de la Comunitat. Por una parte, Amparo Garrido debuta por la puerta grande en el este formato con El silencio que queda, una película que habla sobre la relación entre la propia Garrido y José Carlos, una persona ciega que sin embargo ha cosechado un gran interés por las aves, a partir de la cual, la realizadora descubrirá su propia pasión por capturarlas con la cámara. Se trata de una propuesta arriesgada y experimental: entre otra razones, la película está estructurada en base a los audios WhatsApp que se enviaron ella y José Carlos a lo largo de dos años.

En la misma sección se encuentra El cuarto reino de Adán Aliaga y Álex Lora, que retrata la vida de los habitantes de Sure We Can, un centro de reciclaje a las afueras de Nueva York donde los más desfavorecidos pueden canjear latas y botellas vacías por dinero. Lo que en un primer momento solo parece un bienintencionado trabajo de etnografía urbana, es transformado por una mirada profundamente cinematográfica y el pulso existencial de los habitantes del centro. La cinta es en realidad la traslación a largometraje del cortometraje documental de los mismos Aliaga y Lora, que estuvo nominado a los Goya del 2018.

Dejando de lado los documentales, hay otras dos cintas valencianas seleccionadas. Por una parte, compite en Animazine Cortometrajes Patchwork de María Manera Muro, que narra la historia de Loly, una mujer coraje de unos sesenta años que necesita un trasplante de hígado. La historia está contada desde el punto de vista del donante con una estimulante narrativa que combina varias técnicas de animación. La cinta surgió del Máster de Animación de la Universitat Politècnica de València ya fue seleccionada por el programa Curts del IVC en su edición de 2018.

También distribuida por Curts, cierra este repaso Nuestro amor de Mario Fernández Alonso, que competirá en la Sección Oficial de Cortometrajes. La cinta se contextualiza en Valparaíso (Chile), donde unos padres esperan a que su hija sea exorcizada.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email