X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El IBV desarrolla una aplicación que evalúa el riesgo de caída en personas mayores en un minuto

19/01/2018 - 

VALÈNCIA (EP). El Instituto de Biomecánica (IBV) ha desarrollado el sistema FallSkip que evalúa el riesgo de caída en personas mayores en un minuto para ayudar al profesional sanitario, según ha informado esta entidad en un comunicado.

Al respecto, el director de Innovación en Valoración Biomecánica del IBV, David Garrido, ha explicado que esta aplicación biomecánica permite así la definición de intervenciones clínicas preventivas y personalizadas a sus necesidades en función del riesgo de caída que detecta.

La aplicación FallSkip realiza una valoración global del riesgo de caída, combinando el resultado de la prueba biomecánica con los principales factores de riesgo, edad, género e historial de caídas del paciente. El resultado del riesgo de caídas está disponible inmediatamente después de la realización de la prueba, "obteniendo una valoración precisa, rápida e intuitiva en una sola pantalla".

La duración de la valoración, incluyendo la instrumentación del paciente y la ejecución de la prueba, es de aproximadamente un minuto. "Gracias a ello, se convierte en una prueba ideal para su uso en cualquier contexto clínico", ha destacado Garrido.

De este modo, FallSkip "contribuirá positivamente al ahorro de los costes personales y económicos ligados a las intervenciones sociosanitarias que rodean a las caídas de las personas mayores", añade.

En España, se calcula 30% de las personas mayores de 65 años y un 50% de las mayores de 80 años se caen al menos una vez al año. La mayoría de estas caídas tiene consecuencias clínicas como la fractura de cadera, cuyo coste medio del alta por paciente es de 8.365 euros, lo que supone millones de euros en gasto sanitario. En el mundo, 60.000 personas mayores mueren cada año como consecuencias de las caídas y, según la OMS, cada 11 segundos se atiende a una persona mayor en urgencias como consecuencia de las caídas.

Cómo funciona 

El sistema Fallskip, diseñado y desarrollado por el Instituto de Biomecánica (IBV) se basa en un protocolo clínico a partir de una modificación del test Time up & Go (TUG) con el fin de obtener un índice del riesgo de caída sencillo y fiable.

Este índice se elabora a partir de registros biomecánicos que definien un modelo de clasificación del riesgo de caída. Este modelo se basa en el patrón de marcha, equilibrio, potencia muscular, así como en variables temporales.

La prueba se desarrolla en cuatro fases consecutivas con una duración de un minuto: el dispositivo de medida, ubicado en la zona lumbar del paciente, registra las aceleraciones generadas por el movimiento del paciente a lo largo de la prueba.

A partir de la aceleración medida, el sistema calcula las variables biomecánicas asociadas al riesgo de caídas: el equilibrio, la marcha, la capacidad de sentarse y levantarse y el tiempo de reacción ante un estímulo sonoro.

FallSkip realiza una valoración global, combinando el resultado de la prueba biomecánica con los principales factores de riesgo, edad, género e historial de caídas del paciente, y ofrece el resultado del riesgo de caídas inmediatamente se finaliza la prueba.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email