GRUPO PLAZA

La querellante, ana paz, retiró la mayoría de las acusaciones durante la instrucción

El juez archiva la querella de Inscanner contra los Saus al no apreciar delito alguno

El magistrado constata que la UTE Erescanner Salud, contratista de las resonancias magnéticas en la Sanidad pública valenciana, repartió beneficios entre sus socios mediante facturas falsas

15/03/2021 - 

VALÈNCIA. El titular del Juzgado de Instrucción número 15 de València ha decretado el sobreseimiento libre de la investigación abierta a la familia Saus, accionista mayoritaria de Eresa (Grupo Ascires) tras una querella puesta por sus socios en la UTE Erescanner Salud, que gestionas resonancias magnéticas en la mayoría de hospitales públicos valencianos. El juez considera que la querella de las empresas Inscanner y Beanaca, controladas por la familia Paz (Clínica Benidorm), es "inverosímil" en algunos de los hechos relatados y, con argumentos muy duros hacia los querellantes, concluye que "no es que no haya quedado debidamente justificada la perpetración de delito: es que queda acreditado que los investigados no han cometido infracción penal alguna".

Los investigados por falsedad y delitos societarios eran el patriarca de la familia, Vicente Saus; sus hija Marta y Lorena -actual presidenta de Eresa y máxima ejecutiva de la UTE-, y el marido de una de ellas. También estaba imputado, acusado de estafa, un exdirectivo de Inscanner, la empresa querellante, al que su jefa, Ana Paz Brown, acusaba de haber actuado en connivencia con los Saus para hacerle firmar un acuerdo de socios de la UTE que modificaba el reparto de beneficios por el que Eresa le reclamaba 5 millones de euros

Ana Paz negó primero ser la firmante del documento y cuando un perito constató que sí era su rúbrica, aseguró que no recordaba haberlo firmado y acusó a su directivo de confianza de habérselo dado a firmar mediante engaño. Durante la instrucción retiraron la acusación y el juez señala al respecto que resultaba "ciertamente inverosímil" que firmado el citado documento por triplicado y constando de 14 páginas con sus anversos y reversos y hallándose firmadas toda ellas, Ana Paz pudiera asegurar, como hizo, que jamás había tenido constancia de haberlo firmado".

Ana Paz, propietaria de Inscanner y directora de Clínica Benidorm.

La reclamación de Eresa a Inscanner y Beanaca fue el origen de la disputa entre los socios de la UTE Erescanner Salud. En un principio, se acordó resolver la discrepancia mediante un arbitraje, para el que se designaron los tres miembros del tribunal. Sin embargo, el arbitraje se paralizó al presentar Inscanner la querella por falsedad y delito societario. Tras el sobreseimiento, el proceso se ha reanudado.

La UTE Erescanner Salud está controlada en un 57% por la familia Saus (Grupo Ascires) –a través de Eresa (49%) e Iberdiagnosis (8%)– y el resto de socios son la familia Paz (Clínica Benidorm) con el 28,5% –a través de Inscanner (20%) y Beanaca (8,5%)– y Ribera Salud, con el 14,5% restante. La UTE ganó en 2008 el concurso, valorado en casi 500 millones de euros, para gestionar durante diez años las resonancias magnéticas de una veintena de hospitales públicos. El contrato finalizó el 31 de octubre de 2018, pero la Conselleria de Sanidad no ha recuperado el servicio, como prometió, y las empresas continúan prestándolo.

Reparto de beneficios mediante facturas falsas

Además de la controversia sobre el documento de reparto de beneficios entre los socios de la UTE, la querella se refería a otros hechos por los que las empresas que preside Ana Paz Brown acusan a los Saus de delitos societarios por presunta facturación falsa a la UTE desde empresas de su entorno que habrían perjudicado al resto de socios. Las empresas son Sun Chiz, Saus Cano -desde 2012, Saus Cano y Rubio- y Vaalsol Soluciones de Ingeniería Energética.

Respecto a Sun Chiz, se trata de una factura de 990.780 euros sin que los querellantes supieran qué servicios prestó a la UTE esta firma que tenía un solo empleado y que en realidad era una empresa tapadera creada por Vicente Saus para desviar dinero de Eresa a su persona, según confesó el empresario cuando fue investigado por presunto fraude fiscal. El caso fue sobreseído, como contó en exclusiva Valencia Plaza, tras regularizar los Saus su situación con Hacienda, al retirar la acusación la Agencia Tributaria y estimar la Fiscalía que no se había producido un fraude fiscal sino un artificio para que Vicente Saus cobrara un sobresueldo. En todo caso, añadía, se habría perjudicado a los socios de Eresa, algo que en todo caso deberían denunciar los posibles afectados.

Vicente Saus, principal accionista de Eresa.

En este caso, el juez constata que la trampa era la misma, una factura falsa para desviar beneficios, pero rechaza seguir con la investigación porque no se ha producido ningún perjuicio a Inscanner y Beanaca, ya que entre 2008 y 2012 todos los socios de Erescanner Salud "emitieron facturas como medio para obtener el dinero que les correspondía con arreglo a su participación en los resultados de la UTE. Ninguna de estas facturas respondía a servicios efectivamente prestados; pero ninguna se emitió con la finalidad de defraudar a los demás miembros de la UTE". Respecto al posible delito fiscal el juez no se pronuncia, pero es evidente que estaría prescrito dados los años transcurridos. 

Las otras facturas denunciadas como falsas de Saus Cano y Saus Cano Rubio, "por un supuesto asesoramiento laboral y fiscal", y por Vaalsol Soluciones de Ingeniería Energética no eran tales, según el juez, ya que correspondían a servicios prestados. En el primer caso, así lo reconocieron incluso Inscanner y Beanaca, que retiraron esa parte de la querella.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email