GRUPO PLAZA

la gandiense alexia herranz presenta 120 firmas y podría ser rival de feijóo

El límite de 100 avales para ser candidato del PP: una cláusula de 2008 que incomoda

Foto: EFE
10/03/2022 - 

VALÈNCIA. La enorme crisis desatada en el PP en las últimas semanas se amortiguó con la convocatoria de un congreso extraordinario para el primer fin de semana de abril y con el compromiso del todavía presidente, Pablo Casado, de no concurrir de nuevo a la pugna por el liderazgo.

Ese paso a un lado, junto con el acordado apoyo masivo de los barones autonómicos al presidente gallego, Alberto Núñez de Feijóo, para que sea el sucesor, han conseguido mitigar la delicada situación en la que se ha visto envuelta la formación de la 'gaviota' desde que estallara el conflicto entre Casado y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Ahora bien, pese al generalizado respaldo a Feijóo, que este miércoles anunciaba a través de su equipo de campaña haber reunido cerca de 50.000 avales, todavía existe la posibilidad de que el líder gallego tenga rival de cara a unas hipotéticas primarias. 

Así, la militante de base gandiense Alexia Herranz anunció días atrás su intención de presentarse para competir por la presidencia nacional. Una aspirante que, obviamente, tiene nulas posibilidades de vencer a Feijóo pero sí podría conseguir llevar el proceso a votación si se convierte oficialmente en candidata al liderazgo del PP.

Foto: EP


Con esta intención, Herranz aseguró este miércoles haber recogido 120 avales en todo el territorio, 41 de los cuales entregó en el local del PP de la Comunitat Valenciana mientras que el resto, según la aspirante, se habrían depositado en otras sedes del resto de España.

Aunque distintos dirigentes populares preguntados por este diario opinaban ayer que muchas de esas firmas podrían incumplir los requisitos necesarios para ser válidas: datos correctos, que los afiliados estén al corriente del pago... hacían hincapié también en lo que consideran una "anomalía" estatutaria dentro del PP.  Según rezan los estatutos aprobados en el 18º Congreso del PP de 2017, concretamente en el artículo 35.2.b), para ser proclamado precandidato a la Presidencia Nacional "será necesario presentar el apoyo de, al menos, 100 afiliados". 

Una condición que se mantuvo en el reglamento aprobado para el congreso extraordinario de 2018 -en el que Pablo Casado venció en las primarias a Soraya Sáenz de Santamaría- y que ahora se ha repetido en las normas de este cónclave.

No obstante, y pese a lo que algunos militantes pudieran pensar, esta cláusula que tan sólo exige el apoyo de 100 afiliados para poder aspirar a ser líder del PP nacional no se activó en el último congreso de Mariano Rajoy en 2017 como una concesión a fomentar la participación fruto de la creciente democratización de los partidos políticos y la proliferación de las primarias.

Curiosamente, la primera vez que se suavizaron las normas para que cualquier militante tuviera opciones de disputar el liderazgo a los 'pesos pesados' del partido fue en el congreso del PP de 2008 en València. Sí, justo tras la segunda derrota electoral de Rajoy frente a Rodríguez Zapatero. En este proceso orgánico fue fundamental para el líder gallego el apoyo del entonces responsable del PPCV y presidente de la Generalitat, Francisco Camps, dado que deshinchó las opciones de otras dirigentes como Esperanza Aguirre.

Fraga, Rajoy, Aguirre, Aznar, Camps y De Cospedal en el congreso de València de 2008. Foto: EFE


No obstante, en aquella ocasión se decidía cambiar en el artículo 30 de los estatutos el requisito para poder optar a la presidencia nacional del PP y se abría la opción a ser candidato con el apoyo de 100 militantes. Hasta ese momento, se requería que una quinta parte de los compromisarios presentara una lista cerrada con el presidente y los 35 vocales del Comité Ejecutivo Nacional. Sin duda, una condición que hacía casi imposible que un militante de base tuviera una mínima oportunidad.

Desde entonces esa condición no se ha modificado, si bien había pasado desapercibida puesto que Rajoy se convirtió en presidente del Gobierno en 2011 y no tuvo rival en los cónclaves de 2012 ni 2017. Sin embargo, el requisito de los 100 militantes para ser precandidato se mantuvo intacto cuando dimitió el líder por la moción de censura y se convocó el congreso extraordinario de 2018. Este condición tan laxa permitió que llegaran a presentarse seis aspirantes: uno de ellos el valenciano Elio Cabanes, concejal de la Font de la Figuera, que sólo consiguió finalmente 185 votos.

En esta ocasión, la necesidad de unidad interna que viene proclamándose dentro del PP ha taponado, pese a los mínimos avales requeridos, la avalancha de candidaturas excepto en el caso de la gandiense Herranz, quien afirmaba este miércoles: "Respeto a Feijóo, porque tiene cuatro mayorías absolutas que le avalan, pero el paso lo tenía que haber dado Isabel Díaz Ayuso", recalcó, para asegurar que su programa se centrará, entre otras cuestiones, en la necesidad de convocar congresos locales de cara a las municipales y en el reconocimiento de los derechos de las personas trans.

En la otra orilla, dirigentes populares señalaron a este diario que, aunque todos los militantes "son libres de presentarse", consideran que este tipo de candidaturas "sin opciones" generan "ruido" en una situación "delicada" para el PP y recuerdan, además, que Herranz ya trató de presentarse al proceso local de Gandia y no logró la docena de avales requerida.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme