GRUPO PLAZA

revisión del mapa europeo del ferrocarril

El nuevo Reglamento de Transporte retrasará el Corredor Mediterráneo al exigir el ancho de vía europeo

3/12/2022 - 

BRUSELAS. El Corredor Mediterráneo tendrá que adaptarse al ancho europeo de ferrocarril, según la nueva normativa de transporte que se aprobará el martes en el Consejo de Ministros de Transporte, Telecomunicaciones y Energía de la Unión Europea (UE). Ello podría implicar un retraso en la ejecución final del 2030 al 2050, ya que la red de ferroviaria española es mayoritaria en ocho ibérico, minas que la red transeuropea tiene un ancho de vía estándar.

Los ministros de Transportes adoptarán una orientación general acerca de la propuesta de Reglamento revisado sobre la red transeuropea de transporte (RTE-T), que puede retrasar los objetivos iniciales del Corredor Mediterráneo, fijados antes de 2030. Estas exigencias se centran en los trenes de alta velocidad, de los que España tiene el mayor número de kilómetros en la UE. No obstante, puede afectar al resto de la red, que deberá conectar otras ciudades y municipios con los nodos principales del Corredor.

La iniciativa de la RTE-T pretende dotar de un transporte sostenible y efectivo a toda la Unión, reforzando al mismo tiempo la cohesión social, económica y territorial. El objetivo de la propuesta específica es construir una red transeuropea de transporte fiable, sin fisuras y de alta calidad, que garantice, a más tardar en 2050, una conectividad sostenible en toda la Unión Europea, en la que no haya discontinuidades físicas, cuellos de botella ni enlaces pendientes.

La guerra de Ucrania ha obligado, además, a revisar el mapa europeo de transporte, no sólo por ferrocarril, sino también por carretera. Los ministros mantendrán un cambio de impresiones sobre la situación en Ucrania y estudiarán posibles maneras de cumplir mejor sus compromisos para dar una respuesta coordinada de la UE a la crisis en el ámbito del transporte, entre ellas la implantación de carriles solidarios o Solidarity Lanes, para ayudar a la exportación de los productos ucranianos.

Primera ley de IA en el mundo

De otro lado, se tratará en el Consejo dos normas importantes para regular la inteligencia artificial (Ley de Inteligencia Artificial), y la identificación electrónica y servicios de confianza para transacciones electrónicas en el mercado interior (eIDAS).

En el primero caso, se trata de la primera ley en el mundo que regula la Inteligencia Artificial (IA) y es una propuesta que tiene como objetivo implementar el desarrollo de un ecosistema de confianza proponiendo un marco legal dentro de la UE, con un autoridad pública de supervisión. La propuesta se basa en los valores y derechos fundamentales de la UE, y tiene como objetivo dar a las personas y otros usuarios la confianza para adoptar soluciones basadas en la IA, al tiempo que anima a las empresas a desarrollarlas. En marzo comenzará el diálogo con el Parlamento, que insiste en su postura garantista para que las personas puedan confiar en que la tecnología se utiliza de una manera segura y con respeto de los derechos fundamentales.

En el mismo sentido, el Reglamento revisado sobre identificación electrónica ofrece un marco europeo de identidad digital, interpretativo entre los países miembros de la UE y controlado por las autoridades de cada Estado. Su objeto es que sea una cartera digital donde, en el mismo teléfono móvil y a través de una aplicación, se guarden títulos y documentos públicos que puedan permitir acceder a las Administraciones Públicas y a servicios privados, como el pasaporte Covid. El ejemplo sería que desde España se pueda alquilar un coche en Estocolmo, con la garantía para la empresa de que la licencia de conducir aportada es legal.

Se pretende que, al menos, el 80 % de los ciudadanos deberían poder utilizar una solución de identificación digital para acceder a servicios públicos clave para 2030. Además, la seguridad y el control que ofrece el marco europeo de identidad digital deben dar a los ciudadanos y residentes plena confianza de que el marco europeo ofrecerá los medios para controlar quién tiene acceso a su cartera digital y a qué datos exactamente.

Protección de datos

Estas medidas van acompañadas de otras normas de control sobre el acceso justo a los datos y el uso de los datos (Ley de Datos) y los requisitos de ciberseguridad horizontal para productos con elementos digitales (Ley de Resiliencia Cibernética). La regulación del acceso y el uso de los datos es un requisito previo fundamental para aprovechar las oportunidades que presenta la era digital en la que vivimos. La estrategia europea de datos, adoptada en febrero de 2020, tiene como objetivo construir un verdadero mercado único de datos y hacer de Europa un líder mundial en la economía ágil de datos.

La Ley de Datos es un pilar clave de esta estrategia, ya que contribuye a la creación de un marco de gobernanza intersectorial para el acceso y el uso de los datos mediante la legislación sobre asuntos que afectan las relaciones entre los actores de la economía de datos, con el fin de proporcionar incentivos para el intercambio horizontal de datos en todos los sectores. La Ley de Resiliencia Cibernética tiene como objetivo garantizar una mejor ciberseguridad de los productos de hardware y software a lo largo de toda la cadena de suministro y a lo largo de todo su ciclo de vida.

La presidencia actualizará a los ministros sobre el estado del reglamento relativo al respeto de la vida privada y la protección de los datos personales en las comunicaciones electrónicas (e-privacidad), así como de la declaración europea sobre derechos y principios digitales para la década digital.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme