X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ciudadanos estudiará la oferta de Puig sobre la alcaldía y la diputación

El PSPV esgrime el pasado zaplanista de Mazón (PP) para convencer a Cs del pacto en Alicante

Foto: KIKE TABERNER
29/05/2019 - 

VALÈNCIA. La designación de Carlos Mazón por parte del PP como aspirante a presidir la Diputación de Alicante causó un seísmo en la tarde de este martes tanto en la formación popular como en otras fuerzas políticas de la Comunitat. La apuesta realizada por la dirección liderada por Pablo Casado generó un descontento notable en la cúpula provincial que capitanea José Císcar y también en parte del propio sector afín al presidente nacional del PP.

Los motivos que esgrimían las fuentes del partido consultadas por Valencia Plaza eran claros: el pasado 'zaplanista' de Mazón -fue vicepresidente de la Diputación con José Joaquín Ripoll y director general del Ivaj en la época del ahora encarcelado expresidente- genera importantes recelos en el PP de Alicante. No en vano, la batalla llevada a cabo durante una década en el partido de la gaviota en esa provincia entre la facción 'zaplanista' y la 'campista' dejó heridas difíciles de cerrar y, por ello, pocos entienden la recuperación de Mazón para un puesto tan determinante como la Presidencia de la Diputación de Alicante, donde los populares han logrado 14 escaños y tienen la opción de ostentar el control de la institución si Ciudadanos les apoya.

Precisamente esta percepción tienen también los socialistas de Ximo Puig. Consideran que la elección de Mazón por parte del PP puede abrir ciertas vías de diálogo con el partido de Albert Rivera para llegar a algún tipo de acuerdo que permita al PSPV-PSOE gobernar la corporación provincial, donde también han conseguido 14 representantes.

Sobre el papel, la teoría indicaría que los populares deberían llegar a aun acuerdo con Ciudadanos. Más aún cuando precisamente un nutrido grupo de dirigentes de la formación naranja procede de aquel sector 'zaplanista' del PP y no tendría problemas de pactar con Mazón. Ahora bien, los socialistas están dispuestos a poner toda la carne en el asador para alcanzar un acuerdo poniendo sobre la mesa la contraprestación de la Alcaldía de Alicante, donde el popular Luis Barcala ha sido el candidato más votado aunque empatado a ediles con el socialista Paco Sanguino. De hecho, fuentes tanto de Cs como del PSPV confirmaron que el propio Ximo Puig le transmitió esta posibilidad a Toni Cantó de manera informal en el acto de celebración del título del Valencia CF.

Foto: EVA MÁÑEZ

Por partes. Que el pacto en Alicante con el PP pueda ser aceptable para miembros de Cs no significa que deba serlo también para la dirección nacional del partido. Para estos acuerdos se constituyen este miércoles unos comités que elaborarán informes y los trasladarán a la cúpula del partido. Ciudadanos deberá decidir si desea ponerse al mando de las instituciones y de si levanta el cordón sanitario al PSOE que había establecido Rivera públicamente y que este mismo lunes su mano derecha, Inés Arrimadas, empezó a retirar.

En este sentido, el PSPV prepara una serie de argumentos que esgrimir ante Cantó. El principal, sin duda, es el pasado 'zaplanista' de Mazón, lo que a juicio de la formación socialista podría resultar atractivo para que Ciudadanos se desmarcara del PP si puede lograr la vara de mando de una capital de la importancia de Alicante. Una maniobra en la que, no obstante, se necesitaría del apoyo de al menos un representante de Compromís o de Unides Podem que también apoyara tal acuerdo. Con ese escenario, es posible que hasta entraran en liza otras cuestiones que incluso podrían alcanzar al futuro Pacto del Botánico.

Puestos a hacer cábalas, tampoco puede asegurarse que Ciudadanos, aunque aceptara el trueque Diputación para el PSPV y Alcaldía para su partido, no trate de forzar otras circunstancias para alumbrar el acuerdo. Sobre esto, un dirigente del partido apuntaba a que Cs podría pedir que Compromís no ostentara la Conselleria de Educación, algo que han exigido reiteradamente durante la legislatura. Esto, no obstante, todavía entra dentro de la política-ficción.

Foto: PEPE OLIVARES

En cualquier caso, más allá de estas posibilidades colaterales, la realidad es que los socialistas valencianos han intensificado sus movimientos en las últimas horas con el objetivo de evitar que el PP pueda hacerse con la Diputación de Alicante. De lograrlo, dejarían a los populares sin su institución más potente tras la pérdida de la corporación de Castellón y, además, podrían abrir una línea de comunicación con Ciudadanos importante de cara al futuro.

En cuanto a la formación que lidera Cantó en la Comunitat, un pacto puntual con los socialistas en este escenario les permitiría seguir haciendo oposición autonómica poniendo como ejemplo de buen funcionamiento Alicante y criticando el ejecutivo autonómico en el que Puig gobernaría junto a Compromís y Unides Podem. Un papel en cierta medida interesante para el candidato de Cs que, en vez de limitarse a jugar un mero papel opositor, podría combinarlo con cierto talante institucional.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email