GRUPO PLAZA

El síndic cifra en 58 millones el incremento de coste anual necesario para suplir el déficit en personal sanitario

23/03/2021 - 

VALÈNCIA (EP). La sindicatura de Comptes cifra en al menos 58 millones de euros el incremento del coste anual necesario para suplir el déficit actual en personal en atención primaria, aunque parcialmente reducido en 2020 por la Conselleria de Sanidad, y en atención especializada. En concreto, calcula que es necesario contratar 422 facultativos y 528 personal de enfermería.

Así, figura en las conclusiones de la auditoria de la gestión de personal sanitario de la conselleria realizado entre 2016 y 2019, en la que constata que el Plan de Ordenación de Recursos Humanos (PORH) ha resultado "ineficaz" para conseguir una adecuada dimensión de la plantilla, para reducir la temporalidad y evitar el envejecimiento de la plantilla. El estudio no ha contemplado las variaciones de contratación como consecuencia de la pandemia.

En concreto, apunta que se requieren al menos 12 millones para alcanzar el cupo recomendado de tarjeta sanitarias asignadas por médico de familia y otros 30 millones para alcanzar el cupo óptimo, mientras que son necesarios otros 46 millones para cubrir el déficit de personal en atención especializada.

Así, el cupo actual de tarjetas SIP asignadas por médico es de 1.408 frente a las 1.342 de media nacional y por encima de las 1.300 que la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) considera que es "el ideal".

No obstante, señala que en octubre de 2020 la conselleria ha culminado la estrategia de refuerzo de atención primaria iniciada en febrero de 2019, por lo que el déficit en atención primaria estimado por esta Sindicatura ya ha sido "parcialmente compensado".

Por su parte, hay 134 especialistas por cada 100.000 habitantes en la Comunitat Valenciana frente a los 144 de media estatal. Para corregirlo, sería necesario un incremento de la plantilla en 318 facultativos y 445 en personal de enfermería, con un impacto anual de 46 millones en gastos de personal.

Asimismo, la Sindicatura calcula, aunque queda fuera del alcance de su fiscalización, que el incremento de esta plantilla de personal facultativo (422) y de enfermería (528) podría requerir un incremento de personal auxiliar sanitario y personal no sanitario de unas 800 personas, con un coste anual de otros 24 millones de euros.

Por ello, recomienda a la Conselleria "agilizar" los estudios para
determinar las ratios y poder cuantificar así "correctamente" los presupuestos para dotar de los recursos humanos "suficientes" en atención primaria y atención especializada.

Por otro lado, la proporción de puestos de guardias en atención primaria ocupados de forma permanente durante todo el año es del 56,8% en medicina familiar y comunitaria. Incluso 296 de los 389 puestos han sido ocupados por una misma persona durante al menos doce meses en el periodo 2016-2019, por lo que insta a valorar si procede crear una plaza estructural.

De hecho, señala que aunque las tasas de reposición han crecido significativamente en este periodo --por encima del 50% en atención primaria y del 60% en atención especializada-- aún están "muy lejos" de la temporalidad en la sanidad pública a nivel estatal, que
está cercana al 33%.

PLANTILLA ENVEJECIDA

Por otro lado, en 2019 la edad media de los médicos es de 49,2 años y el porcentaje que superan los 60 años se sitúa en el 23% del total de la plantilla. En concreto, cree que es "especialmente preocupante" la edad media de médicos de familia (58,9 años) con un 55,9% de ellos mayores de 60 años por las próximas jubilaciones que habrá. Por su parte, el envejecimiento en enfermería es "ligeramente inferior": la proporción de mayores de 60 años baja hasta el 18% y la edad media se sitúa en 45,9 año.

Por todo ello, pide "celeridad" en cubrir las plazas creadas por las actuales oposiciones para reducir "la elevada temporalidad persistente, que puede condicionar negativamente la prestación del servicio sanitario".

Por otro lado, concluye que la Administración "no dispone de medios adecuados" para asegurar los derechos y obligaciones del personal ya que se registra "una elevada tasa de absentismo" y "una insuficiente" tasa de feminización en los niveles directivos asistenciales.

En concreto, el índice de absentismo entre personal facultativo y de enfermería es del 12,6% en la Comunitat Valenciana en 2019 frente al 8,3% de media del sector de las actividades sanitarias en España.
Al respecto, apunta que aunque los sistemas de control de asistencia implantados son "homogéneos" en los centros, están "excesivamente anticuados, basados en elementos de control manuales y carentes de herramientas tecnológicas como en otros ámbitos de la Administración". Por ello, cree "ineficiente" este modelo e insta a Sanidad a diseñar un plan de control del absentismo del personal.

Por último, indica que aunque ha subido la presencia de mujeres en puestos directivos desde el I Plan de Igualdad en 2016, en el caso de las gerencias todavía hay un predominio de hombres. En el colectivo de personal facultativo, la proporción de mujeres que ocupan puestos de dirección y subdirección médica (52,9%) se aproxima a la tasa de feminización, que es el 58,2%. Por el contrario, la amplia presencia laboral femenina en enfermería (83,4%) no se ve reflejada en los puestos de responsabilidad, que es del 65,6%.

En ese sentido, aboga por implantar medidas concretas para "apoyar a los profesionales con talento con independencia de su sexo" como puede ser realizar programas de desarrollo y formación profesional específicos, que faciliten al personal con sólidos conocimientos técnicos en el área de la salud adquirir habilidades directivas y de gestión.

 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email