GRUPO PLAZA

El Supremo ratifica las principales condenas del caso Terra Mítica

La trama utilizaba un entramado de empresas que a través de facturas falsas estafaba dinero público al parque temático

17/01/2019 - 

VALÈNCIA. El Tribunal Supremo ha puesto 13 años después punto final al primer macro caso de corrupción de la Comunitat Valenciana: Terra Mítica. El Alto Tribunal ha ratificado las penas para los principales condenados por la Audiencia Provincial, aunque les ha absuelto de uno de los delitos contra la hacienda pública por los que fueron condenados.

Los principales procesados, el exdirector técnico de Terra Mítica Antonio Rincón y el ex responsable de contratación Justo Valverde mantienen las penas de cinco años y diez meses de prisión por estafa y falsedad.

Pero junto a ellos también están condenado los 'cerebros' de una estructura creada para además de estafar a Terra Mítica, para evitar pagar impuestos. Estos 'cerebros' son los empresarios Vicente Conesa, Antonio Vicente Moreno-Carpio y José Luís Rubio que mantienen la condena por estafa y falsedad, y añaden varios delitos contra la hacienda pública, lo que supone penas de más de 23 años y diez meses de cárcel para Conesa, de 43 años y medio para Moreno-Carpio y de 41 años para Rubio. La que sí que ha visto reducida su condena sustancialmente al sacarla de los delitos fiscales es la mujer de Conesa, Matilde Ripoll que pasa de 23 años a tan solo cuatro.

Tal y como explicaba la sentencia de la audiencia ahora ratificada por el Supremo, fue Vicente Conesa la persona que a través de sus empresas logró tres suculentos contratos para encargarse de la jardinería del parque. Dichos contratos ascendían a más de 1.500 millones de las antiguas pesetas. A través de facturas falsas se desvió dinero del parque, lo que supuso una estafa al erario.

Pero no contento con eso, Conesa no solo se quedó con los contratos, sino que fue la persona que hizo todo el proyecto de jardinería y que ejecutó la obra nombrándose a si mismo gerente de jardinería, un cargo que nunca existió. Y era a través de dicho cargo que podía hacer y deshacer a su antojo.

Los acusados, durante el juicio en la Audiencia

Fuentes de la Fiscalía aseguraron a Valencia Plaza que "están contentos con la sentencia", sobre todo con la parte de la estafa "pues se archivó varias veces y fue una apuesta personal de las dos fiscales del caso, Ángeles Martínez Marzal y Carmen García Cerdá, el seguir adelante con ello. Para ellas es una victoria que el Tribunal Supremo vea lo mismo que vieron ellas", apostillaron las fuentes.

El sistema

El Supremo valida la forma de robar dinero público que según la sentencia de la Audiencia la comenzó Vicente Conesa, quien concertó con los dos ex directivos de Terra Mítica, Antonio Rincón y Justo Valverde "un sistema mediante el cual, Conesa presentaba para las obras del parque, a través de sus empresas, precios superiores al verdadero coste de las mismas, lo que le generaba un importante beneficio, y por otro lado, facturaba servicios, suministros, participación en proyectos y trabajos de jardinería que no se habían realizado o los habían ejecutado otras empresas".

Y para que todo pareciera correcto, Valverde y Rincón firmaban las facturas que les entregaba Conesa. Unos gastos que el fallo asevera que "en ocasiones no estaban amparados por contrato, y las facturas, elaboradas de una forma totalmente genérica, daban cobertura al pago de trabajos que no se habían realizado".

Junto a los principales imputados, también han visto ratificadas sus elevadas penas los empresarios Antonio Vicente Moreno Carpio, José Luis Rubio y la mujer de Vicente Conesa, Matilde Ripoll.

Estos empresarios entraron a formar parte del entramado corrupto gracias a Vicente Conesa. Ninguna de sus empresas se había dedicado nunca a temas de jardinería, pero hicieron facturas falsas como proveedores de jardinería del parque llegando a crear tres tipos de niveles de empresas para defraudar a Hacienda.

Los niveles se crearon para pasar las facturas de unas empresas a las otras y así ir acumulando dinero y, la consecuencia directa de ese trasiego de facturas era la estafa, pues el parque acababa pagando más dinero por cada servicio que le prestaban. Llegando a abonar cantidades astronómicas por servicios que jamás fueron prestados.

Sobre Matilde Ripoll, esposa de Conesa, dice el Supremo pese a reducirle la pena, que "pese a que la tesis sostenida, de forma brillante, por su defensa, fue que la misma simplemente era un ama de casa, que confiaba plenamente en su esposo, y que ignoraba todas y cuantas actividades éste llevaba a cabo, el conjunto de la prueba practicada nos revela una situación diferente", y añaden que "hay poderosos indicios de que Matilde Ripoll conocía y apoyaba el proceder de su marido, así como que se beneficiaba del mismo, participando con actos necesarios para el desarrollo de las ilícitas actividades de aquél".

Por otro lado, el Alto Tribunal también ratifica la absolución de del expresidente de la sociedad, Luis Esteban y del exdirector general Miguel Navarro, así como a otros 14 de los 36 procesados, así como la de los empresarios Alicia García Abad, mujer de otro condenado y Vicente Fernández Gallardo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email