GRUPO PLAZA

El túnel pasante de València busca atraer 32.000 viajeros al transporte público

Foto: KIKE TABERNER
31/10/2021 - 

VALÈNCIA. El túnel pasante de València pretende ser un revulsivo en la red del transporte público del Cap i Casal con la construcción de nuevas estaciones en la Avenida de Aragón y en la zona universitaria -bien en la V-21, bien en la Avenida de Tarongers- y el rediseño de la red de Cercanías que conllevará. Y más allá de la alternativa que elija el Ministerio de Transportes de las que hay sobre la mesa -una favorita-, lo cierto es que la nueva infraestructura supondrá "una mejora de gran magnitud del transporte público con un sensible impacto positivo en la demanda, tanto de Cercanías, como de otros modos gracias al efecto red propiciado", explica la consultora Idom en sus informes.

El estudio de demanda para el túnel pasante elaborado por los técnicos concluye que esta actuación está completamente justificada y calcula que en 2027 generaría "un mínimo de 32.000 nuevos viajeros" debido "sólo al nuevo esquema de Cercanías". De hecho, explica la consultora en sus conclusiones finales, casi la mitad de los nuevos usuarios del transporte público -cerca de 15.600- corresponderían precisamente al servicio de Cercanías de Valencia.

El análisis detallado tiene en cuenta todo tipo de variables para sus predicciones: demográficas, geográficas, laborales, educativas, urbanísticas y de movilidad. En la actualidad, se calcula que más de 24.000 personas del área metropolitana de Valencia se desplazan hacia el entorno de las futuras estaciones de Aragón y Universidades. La mayoría gente joven y dos tercios de los trayectos se hacen en vehículo privado. Un porcentaje, este último, que podría rebajar sensiblemente la existencia del futuro túnel pasante al facilitar el acceso a estas zonas mediante Cercanías.



De esta manera, explican las conclusiones del estudio, "la estación con, a priori, más potencial de captación de viajes actuales (sin proyectar al futuro) es la de Aragón", que aspiraría a absorber casi 12.000 viajes que actualmente no se hacen ni en Cercanías ni en autobús. La parada de Universidades, por su parte, podría captar a otros 8.700 viajeros.

Pero hay potenciales usuarios más allá del área metropolitana. Las cifras del Ministerio aseguran que un 10% de los movimientos del área metropolitana tienen origen o destino municipios extrametropolitanos, cerca de 475.000 desplamientos, la mitad de los cuales proceden o van a València ciudad. Del total, unos 183.600 son susceptibles de ser 'captados' por la red de Cercanías, por lo que para los técnicos, el potencial de la mejora de la red con el túnel pasante es "inmenso".

Menor tiempo de viaje

"Actualmente -asegura también el informe de la consultora- las conexiones mediante Cercanías con los entornos estudiados son malas, con necesidad de hasta dos trasbordos, como es el caso de los desplazamientos desde los corredores del sur al entorno de Universidades". Esto, subrayan los técnicos, encarece fuertemente el tiempo de viaje total, y el túnel pasante y las nuevas estaciones supondrían "una gran mejora" eliminando los transbordos y llegando a mejorar incluso el tiempo de viaje del vehículo privado. De esta manera, con los cambios "se obtienen mejoras significativas hacia todos los entornos estudiados".



En la estación de Aragón se conseguiría un ahorro de 10 minutos aproximadamente para las líneas del sur, lo que supone reducir a casi la mitad el recorrido actual e incluso ser mejor que el vehículo privado. En las líneas del oeste se mejora unos 7 minutos, igualando al transporte privado en los municipios más cercanos y superándolo en los más alejados. Y por el norte, la mejora es de entre 9 y 10 minutos, acercándose al transporte privado.

En cuanto a la estación de Universidades, las líneas del sur ahorrarán 17 minutos respecto a la actualidad, lo que permitirá ser 10 minutos más rápido que el transporte privado en los municipios cercanos. En el oeste, el ahorro que permitirá el túnel central asciende a 25 minutos; y en el sur, de 14 minutos; igualando en ambos casos al coche o incluso mejorando sus marcas.

Mayor demanda y reequilibrio en València ciudad

Por otro lado, las previsiones de demanda van en aumento. Fundamentalmente por el crecimiento demográfico esperado en el área metropolitana de València, que provocará un aumento de viajeros en Cercanías de cerca del 22% hasta 2027, esto es, 11.400 pasajeros nuevos. Algo que los técnicos prevén que vaya acompañado de un crecimiento también de viajeros en la EMT y en Metrovalencia.

Eso sin la reforma de Cercanías. Pero, dice el informe, la nueva red de Cercanías Valencia surgida a raíz de la construcción del túnel pasante supondría "un importante revulsivo" al transporte metropolitano fijando las previsiones en 2027, pues conseguiría atraer aproximadamente entre 8.000 y 16.000 pasajeros adicionales, dependiendo de la alternativa de eje pasante que se elija. El resto del transporte -metro y autobuses municipales y metropolitanos- se verá, además, "influenciado positivamente" por el llamado efecto red del Cercanías.

Así pues, centrándose en València ciudad, la proyección espera que la futura Estación Central -que vendrá a sustituir a la actual Estación de València Nord- tenga "muchos menos viajeros" de Cercanías que la actualidad: más de 8.000 usuarios se redistribuirían por las nuevas paradas en Aragón y Universidades.

Estación del Nord Foto: ESTRELLA JOVER. 

 "Así -explican los técnicos-, en vez de tener una estación con una demanda muy por encima del resto, se pasaría a tener tres estaciones de gran demanda bastante equilibradas". Tiene sentido en tanto en cuanto las dos nuevas estaciones son "destinos principales en toda el área metropolitana" y todos los viajeros que actualmente bajan en València Nord para alcanzar aquellas zonas, más tarde no precisarían ese trasbordo.

Lo mismo pasaría con la ya existente estación del Cabanyal, que sufriría "una gran disminución del número de viajeros" de más de dos tercios respecto de la actualidad. El motivo es similar al de la Estación Central: porque "los viajeros que antes utilizaban esta estación para acceder al entorno de Universidades y Aragón, ya no lo harían al poder llegar directamente a su destino".

La parada universitaria en la V-21: menos viajes

Todo lo anteriormente expuesto se produciría siempre y cuando se optara por las alternativas que contemplan la estación de Universidades entre la UPV y la UV, en la avenida de Tarongers. Hay otra alternativa, sin embargo, que ubica esta parada en paralelo a la V-21, en la zona oeste de la UPV. En ese caso, las proyecciones restan cerca de 5.600 viajeros -un 7,2%- de Cercanías.

Estación en la V-21 

En esa posibilidad "la estación de Universidades se encontraría mucho más alejada de los focos de atracción del entorno, además de perder sus características favorables para la intermodalidad con el resto medios de transporte público, sobre todo con el metro y el tranvía", lo que restaría atracción para los usuarios.

Así pues, mientras que Universidades perdería público -se calcula en unos 5.300 viajeros menos en esta parada- la estación de Aragón ganaría importancia incrementando sus viajeros en 1.500. Pero lo que se gana aquí no compensaría la pérdida de viajeros global: "La afección de esta localización sobre la demanda del global de los medios de transporte público es muy reducida".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email