GRUPO PLAZA

Elisa Alcayde: "La administración sólo ha tirado de los farmacéuticos cuando se ha visto desbordada"

30/01/2022 - 

.VALÈNCIA. Elisa Alcayde (València, 1978) lidera la candidatura alternativa en las elecciones del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia (Micofv), cuyo objetivo declarado es que el Micofv sea "la casa de todos los farmacéuticos". Surgida tras la división interna en el Colegio por un intento de cambio de estatutos por parte de la actual dirección, la candidatura Farmacéuticos de corazón se presenta al proceso con la bandera de la transparencia, la comunicación, la renovación generacional y la feminización de los liderazgos. 

Alcayde atiende a Valencia Plaza para conversar sobre las características de la candidatura, de las posibles irregularidades en el proceso electoral, de la gestión de la pandemia y del futuro del Colegio y su relación con las administraciones públicas.

- ¿Por qué decidió presentar la candidatura para dirigir el Micof?
- Surgió a raíz de una asamblea general del Micof en 2019 donde se proponía un cambio de estatutos para que los cargos más relevantes tuvieran una remuneración importante, entre 60 y 90 mil euros. Ellos consideraban que sus gastos de representación eran importante y debían tener una remuneración independientemente de los gastos y dietas que ya tienen por estatutos, y a parte de los sustitutos que tienen en sus farmacias. Lo sometieron a votación y nosotros lo impedimos. Ahí se generó este malestar entre los colegiados, que consideramos que deben ser cargos altruistas y vocacionales, no entendemos esa profesionalización del trabajo al frente del Micof.

Por eso surgió esa unión para impedir que esto no volviera a pasar: ahí estuvimos atentos, pero si convocan una asamblea en Navidad o Semana Santa, no te enteras y cambian los estatutos. Así salió este grupo de colegiados más jóvenes y con representación femenina, que no la hay ahora mismo en el Micof pese a que hay muchísimas mujeres en nuestra profesión.

- ¿Qué les hace diferentes a la otra candidatura?
- En la Junta actual del Micof no hay ninguna mujer a la cabeza: siguen siendo los mismos señores. Jaime Giner lleva 30 años entre unos cargos y otros, lleva 8 años al frente y se presenta para alargarlo hasta los 12. Se vuelve a presentar porque los mandatos no están limitados en lugar de dar paso a nuevas generaciones más jóvenes y mujeres. Creemos necesario un relevo generacional.

- ¿Qué carencias ve en el trabajo de la actual dirección?
- Los retos actuales. Falta comunicación con las otras dos provincias; deberíamos estar más unidos con Castellón y Alicante para defender los intereses comunes. Tampoco se está accediendo a fondos europeos, bien por desinterés o por desconocimiento. Proponemos juventud e ilusión, pero sobre todo transparencia. No tenemos mucha experiencia, pero transparencia la podemos aportar: no tenemos contaminación del pasado. El Colegio está anclado en el pasado y nosotros queremos aportar una visión transparente. En las últimas elecciones no hubo ninguna candidatura alternativa y esta vez, si no nos presentamos nosotros, nadie destapa nada y se puede estar generando una pelota de la que no seamos conscientes. Proponemos transparencia, como en cualquier empresa.

- ¿En qué ámbitos de la farmacia está más fuerte su candidatura?
- La farmacia comunitaria, que en el Colegio tiene muchísimo peso. Nuestra candidatura se basa fundamentalmente en farmacia comunitaria y en los adjuntos, que no están amparados actualmente. Por las visitas que hemos hecho a las farmacias, los adjuntos se sienten olvidados y yo quiero protegerlos más. Queremos cederles un espacio, que tengan flexibilidad horaria para acceder a los cursos, proponer un seguro de responsabilidad civil para ellos, así como asesoría fiscal y laboral. Pero si llegamos algún día a estar en la Junta de Gobierno, desde luego no descuidaríamos al resto de sectores.

- Hablando de cómo se está desarrollando el proceso electoral, han tenido problemas para acceder al censo. ¿Por qué cree que está sucediendo esto más allá de las razones públicamente expuestas?
- Yo me abstengo de manifestarme en redes sociales ni en chats, yo me defiendo donde me tengo que defender: con pruebas, en mis recursos y alegaciones y en las comisiones deontológicas. Desde el 23 de diciembre llevo pidiendo acceso al censo del Colegio. Presenté unas alegaciones y un recurso de reposición porque sólo puedo acceder a las oficinas de farmacia y me faltan muchos datos de farmacéuticos parados, jubilados o no ejercientes.

Me dijeron que por la ley de protección de datos no me lo podían facilitar y que mirara en la web uno a uno por apellidos los teléfonos y direcciones de los farmacéuticos. Y según expertos en protección de datos que hemos consultado, sí deberían proporcionarnos esos datos para yo poder transmitir todo mi programa y que sepan que hay dos candidaturas. Ellos dicen que no tienen conocimiento de mi solicitud pero yo lo he hecho en tres ocasiones: en alegaciones, en un recurso y en un escrito al comité deontológico.

Ojalá supiera por qué está ocurriendo esto. La que más lamento esta situación soy yo, porque soy la última que querría trasladar esta imagen al resto de colegiados. Por más que me hayan dicho, no tengo intención de generar polémica y circo, pero quiero jugar con las mismas oportunidades que la otra candidatura en la medida de lo posible. Aunque ya sé que no va a ocurrir porque siempre quien intenta acceder a la dirección lo tiene más difícil que quien ya está.

- Uno de los miembros de la mesa electoral les transmitió que había dimitido junto a otros dos.
- Sí. Tengo pruebas físicas y verbales. Lamentablemente las verbales sobre la dimisión de tres miembros de la mesa electoral no las puedo aportar, pero puedo garantizar que fueron así porque así me lo trasladaron. También tengo pruebas escritas documentadas. Desde que nos transmitió su decisión, le preguntamos los motivos y ya no hubo respuesta. No quiere comunicarse con nosotros.

Me gustaría que la mesa electoral fuera imparcial y estoy detectando que está siendo complicado. El abogado de la mesa es un asesor contratado del Micof, dado que los miembros de la mesa son cinco compañeros farmacéuticos y su formación jurídica es la que pueda tener yo o cualquier compañero. Todas las irregularidades que hemos visto las hemos denunciado sin intención de crear ningún conflicto, pero no ha habido una comunicación fluida como tendría que haber habido. Siempre he intentado un diálogo con la mesa y no han querido mantenerlo de manera fluida.

- Centrémonos en la gestión de la pandemia. ¿La realización de test de antígenos en las farmacias se ha resuelto satisfactoriamente en términos económicos?
- No se ha resuelto en absoluto. Las negociaciones con Conselleria llegaron tarde y mal. Se llegó a un acuerdo sobre una posible remuneración por efectuar la supervisión de los test en las farmacias pero a día de hoy aún no sabemos de qué importe estamos hablando. Las clínicas están cobrando 30 o 40 euros por la realización de un test y a nosotros no nos han informado de cuánto vamos a cobrar por ofrecer un espacio, por estar expuestos a posibles contagios, etcétera.

Todo ha sido muy rápido. Si me avisan con tiempo, o habilito un espacio, o pongo una carpa o un sitio aireado, o pongo a una persona además del personal que ya tengo, etcétera. Si tengo que ofrecer ese servicio, yo tengo la plantilla limitada y por tanto tengo que pedir un refuerzo. Todo eso no se ha tenido en cuenta porque ha sido todo un poco improvisado. En conclusión, la Junta ha estado ausente en la gestión de todo esto.

Llevamos muchos meses de pandemia y nos hemos sentido muy desprotegidos por nuestros representantes. Eso se puede mejorar con diálogo. Yo no puedo asegurar que vaya a hacerlo mejor, pero sí quiero que haya mucha comunicación con la administración.

- ¿Qué cuestiones cree que la administración debe solucionar en el ámbito farmacéutico?
- El reconocimiento de nuestro colectivo. Somos sanitarios y en la vacunación no se nos ha considerado sanitarios de primer nivel. Cuando han estado cerrados los centros de salud, los farmacéuticos han estado en primera línea. Es necesario poner en valor los servicios sanitarios del farmacéutico, que no han estado reconocidos. No hemos bajado la persiana en ningún momento de la pandemia y nos hemos ofrecido a colaborar siempre.

Sólo han tirado de nosotros cuando se han visto con el agua al cuello y se han visto desbordados. Nos han llamado cuando estaba desbocado: "Que colaboren las farmacias para desatascar la atención primaria". Y nos autorizan a supervisar, no podemos realizar, y tampoco estamos autorizados para emitir certificados cuando sería algo meramente burocrático.  Y es lo que reivindico: nosotros somos sanitarios. Hay una farmacia cada 250 metros y en cada pueblo. Cuando no queda nada en los pueblos, hay una farmacia. Hay que ponerlo en valor. Pero siempre nos quieren como último recurso, como un flotador cuando el barco ya se está hundiendo. No es que se haya hecho mal, pero creo que se puede hacer mejor.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme