GRUPO PLAZA

“A estas edades emprendes más con un propósito que para forrarte” 

Emprender a los 50

1/02/2021 - 

VALÈNCIA. “Sinceramente digo que emprender a partir de los 50 es una aventura apasionante, no exenta de zonas oscuras, de mucho esfuerzo, de momentos de desánimo y frustración, pero que compensa todo lo negativo cuando te cruzas con alguien y te dice, yo creo en ti, sigue adelante”. Quien así habla es Luis Miguel Fernández Montañez, CEO y fundador de Parapentex Studios, experto en big data, en estrategias de transformación digital y autor del libro ‘Mi visión de lo posible’.

El suyo no corresponde al perfil del típico emprendedor que se estrena en esto de montar proyectos pasados los 50 porque Fernández Montañez lanzó su primera empresa fallida a la edad de 18 años. Luego ya, a lo largo de toda su trayectoria profesional como consultor estratégico, ha liderado siempre proyectos de innovación dentro de grandes corporaciones. Aún así, o tal vez por ello, nunca imaginó que pudiera llegar un día en el que, tres semanas antes de cumplir los 50 años, recibiría una carta de despido. Pensó que con su currículo le sería fácil integrarse de nuevo en el mercado laboral pero, después de atender a más de 200 ofertas de empleo, no le quedó otra que asumir la realidad. 

“Yo emprendí por pura necesidad”, afirma. Ahora la visión es mucho más optimista, aunque todavía recuerde lo duro que resultaba “el eco del silencio que me envolvía tras los primeros intentos”. Verse en el otro lado del mostrador, le sirvió como cura de humildad pero también le animó a crear su propio proyecto. “Buscaba algo que fuera rentable, sí, porque me viene bien el dinero, pero sobre todo con un propósito. A estas alturas lo último que piensas es en forrarte”. Quería poner su conocimiento al servicio del ecosistema emprendedor y facilitar el camino “a todos aquellos que hoy tienen 35 o 40 años y que cuando lleguen a los 50 les pueda pasar lo que a mí, que se vean obligados a emprender porque un robot les ha quitado el puesto de trabajo”. 

Luis Miguel Fernández Montañez, CEO y fundador de Parapentex Studios

La idea se materializa a través del proyecto denominado Unvist con el que Fernández Montañez y el equipo de expertos que le acompañan quieren poner al alcance de todo el mundo y de cualquier emprendedor un ecosistema digital de pensamiento estratégico “guiados por las mejores prácticas de planificación e ideación apoyados por el conocimiento y asistidos por la inteligencia de los datos en un entorno dinámico, colaborador y participativo” y a un coste “imbatible”, afirma.

Preguntado sobre cuáles son las principales diferencias que encuentra entre el emprendedor que fue a los 18 años y el que es ahora con 56 responde: “Obviamente he ganado en madurez y experiencia. Ahora sé que una idea no es un negocio. Pero también he crecido en resiliencia y en visión, en el sentido de que ahora emprendo con un propósito de impacto que trasciende a la cuenta de resultados”. En la parte negativa de la balanza, no encuentra nada porque “aunque estoy trabajando más que nunca, lo hago encantado”. Hasta bromea con el garaje que tienen como centro de operaciones después de haber compartido mesa con las figuras más representativas del mundo financiero nacional.

“Ahora me equivoco menos porque sé más”

También Francisca Reina fundó su primera empresa a los 50 años. Tras muchos años trabajando para la multinacional de General Electric, donde llegó a ocupar varios puestos de responsabilidad, en un proceso de reestructuración corporativa decidieron prescindir de sus servicios. Más que como una adversidad, Francisca Reina lo quiso ver como una oportunidad para cumplir un deseo con el que llevaba años soñando: “montar algo por mi cuenta y que tuviese impacto social”.

Tras barajar distintas ideas de negocio, se decantó por un nicho en la industria textil. “Como vasca, siempre me han gustado las gabardinas. Considero que es una prenda básica de fondo de armario y que, además, estiliza mucho a las mujeres”, declara. Aprovechando que es un artículo que ha sufrido escasas variaciones a lo largo de los años, se le ocurrió crear una marca de gabardinas que innovasen en el patronaje y aportasen colorido más allá de los negros y beiges tradicionales. Desde esta perspectiva lanza, en 2018, la marca de gorros y gabardinas para la lluvia No rain today, con la que ha conseguido ya ser invitada a la Evolution Fashion Week en Londres.

Para cumplir con el propósito del impacto, se enmarca dentro del concepto del slow fashion haciendo prendas únicas que confeccionan en tres talleres locales, uno de ellos con mujeres en riesgo de exclusión. Esto es lo que, personalmente, más satisface a Reina quien ahora, a punto de cumplir los 53 años, se declara muy resolutiva y con menos riesgo a equivocarse, “por la sencilla razón de que sé mas”.

Un emprendimiento más igualitario

Los ejemplos citados corresponden a dos de los 10 los finalistas de los Premios +50 Emprende que organiza Generación SAVIA y la productora 02:59 Films, responsable de la película ‘Abuelos’.

Aunque solo 10 de los candidatos han podido pasar a la final, en total recibieron 414 propuestas de emprendedores con una media de edad de 56,1 años. Llama también la atención la paridad de géneros en cuanto a los participantes, algo que no suele suceder a edades más tempranas, con un claro predominio de los varones. En este caso el 49,75% de los proyectos presentados correspondieron a mujeres frente a un 50,25% de hombres.

En cuanto al área de actividad elegida para emprender, los hay de todo tipo, 21 de ellos altamente tecnológicos, como en el caso de PlusVitech, un proyecto liderado por el doctor Vicente Salinas, de 53 años, quien no dudó en dejar su cómodo puesto en la Sanidad pública para montar una empresa biotecnológica y seguir investigando contra el cáncer.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email