Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

¿POR QUÉ BEBER VINOS NATURALES?

Familia

Un hermano: lo más sagrado. El que te sigue en la faena, el que comparte contigo su agua, su pellizco y el alma

Por | 07/02/2020 | 1 min, 43 seg

Parrado. Uvas, reunión en la hoguera, consejo de guerra. A una causa entregados; la de aportar sus vivencias, compartir experiencias. Eso no hay oferta que lo supere, no se compra con jurdeles. Se tiene, se regala y se cede.

Humildad, cortesía, fraternidad. Paciencia. Amistad, comprensión, hospitalidad. Amor. 

Humanidad, atención, integridad. Decencia. Dignidad, honradez, naturalidad. Honor. 

Pobres, precisáis demasiado. Ricos, vivís en compañía de personas adoradas. Dinero, te desprecio. Comparto debo. Yo tanto quiero.

Bondad, tolerancia, generosidad. Educación. Honestidad, decoro, lealtad. Respeto. 

La ilusión de la buena gente que no tiene nada y se aviene con simple chatarra. Su educación estremece. Aspiraciones consumidas, reuniones con los suyos, costumbres que no descuidan.

"¡Y no es la mala hierba la que ahoga la buena semilla!". Ya lo decían los antiguos eruditos. Confucio. "Es tu negligencia, ¡campesino!". Aquel que denigra este noble y admirable oficio. "El sabio comienza por hacer lo que quiere enseñar y después enseña". 

Nieto desamparado. Es cuando llegas con prisa… reposas. Consideras. Y piensas en el porvenir, en qué hubiese ocurrido si.

Sinceridad, deferencia, civilidad. Nobleza. Caballerosidad, mesura, amabilidad. Franqueza. 

Ojeamos el horizonte voraz que todo lo enseña. Vivimos y sufrimos. Los siguientes verán el pasado llegar. Ayer era el hoy y el hoy es mañana. En una paz que vuela y sobrevuela. Sabiendo que el ocio es la libertad que entendemos. ¿Conoceremos?

Estaba tan dolido 

que ni ellas salían.

Estaba tan herido, 

mi armadura desarmada.

Tan desgarrado, 

tan desesperado

que le rogué a los sabios:

¡No dejéis que sufra!

La ultrasensibilidad iba llegando a su extremo. La hiperestesia derivaba en el intervalo cruzado.

Una ráfaga de luz

Nada

Un sol que no sale

Nada

Una sombra que tapa

Nada

Una flor en la arena

Nadie

Soy viticultor y elaborador de vinos naturales: sin aditivos. No tengo internet. ¿Radical?

@misteriosanlucar

Comenta este artículo en
next