GRUPO PLAZA

la firma elimina el turno nocturno a partir de enero, pero NO DESPEJA LAS dudas SOBRE la planta

Ford Almussafes: adiós al turno de noche y sin nuevos modelos a la vista

10/11/2021 - 

VALÈNCIA. La factoría de Ford en Almussafes se queda sin turno de noche. La dirección ha comunicado a la plantilla que eliminará este turno a partir del próximo mes de enero. Una decisión previsible, ante la fuerte caída de la producción por falta de componentes y de demanda, pero que, sin embargo, agudiza la inestabilidad en una planta que sigue a la espera de recibir nuevos modelos con los que mantener su actividad en los próximos años.

La crisis mundial por la falta de semiconductores ha obligado a tomar medidas drásticas en la fábrica valenciana que encadena Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) de forma trimestral con paradas totales en la fabricación de coches. De hecho, este misma semana la actividad en la planta de vehículos está suspendida por la falta de piezas, lo que está generando que la producción diaria se resienta. Y ese descenso ha llevado a la dirección a tomar la decisión de suspender de forma indefinida el trabajo en horario nocturno.

Lo cierto es que desde hace semanas que estaba en el aire esta posibilidad. Tanto es así que, en las sucesivas reuniones que sindicatos y dirección mantienen de forma semanal para analizar la situación, el Comité de Empresa llevaba reclamando despejar las incógnitas sobre este turno, que emplea a cerca de 700 trabajadores. Un horario que en momentos complicados en la planta siempre acaba en el punto de mira por el coste que supone en cuento a logística para la multinacional. Así, desapareció en 2009 por la crisis económica, pero se recuperó en 213 generando entonces cerca de 1.000 empleos, que se han ido reduciendo.

Este mismo año, Ford decidía en marzo suspenderlo ante la caída de la demanda y la fábrica estuvo sin actividad nocturna durante cinco meses. No obstante, tras el verano y con visos de una mejora en sus previsiones, se retomó el turno de noche de forma gradual. Pero el impacto de la crisis de los semiconductores y el nuevo ERTE han provocado su eliminación ante el desplome en la actividad diaria, con cerca de 1.300 unidades diarias.

"Teníamos el temor bastante fundamentado de que esto ocurriera porque la actual producción no da para tres turnos con los sobrecostes que conllevan. No obstante, es un jarro de agua fría", admite José Luis Parra, secretario del Comité de Empresa y portavoz de UGT en la factoría. No solo habrá un impacto en la fábrica de vehículos, sino en todo el ecosistema de proveedores cuya actividad depende de los movimientos de la multinacional del óvalo.

"Hemos traslado nuestra preocupación por la gente que se verá afectada por la eliminación del turno de noche porque muchas familias, no solo de Ford, sino de todo el polígono de Almussafes dependen de ese trabajo en la planta", señala Parra.

Reorganización de los turnos

Ante la actual coyuntura de forma semanal se revisa la producción en la planta. La factoría valenciana tiene dos líneas de producción: el Sistema A -para el Mondeo, Galaxy y S-Max- y el Sistema B -Kuga y la furgoneta Transit- y tres turnos de trabajo (mañana, tarde y noche). No obstante, en estos momentos, y dada la caída de la demanda, el Sistema A únicamente está funcionando por las mañanas, mientras que el B lo hace en los tres turnos.

Con la desaparición a partir del mes de enero del turno nocturno, los sindicatos creen que lo más probable será que los trabajadores que trabajan en ese horario se acaben incorporando al Sistema A en turno de tarde para evitar una mayor afección en la plantilla. No obstante, los detalles tendrán que negociarse con la empresa. 

En cualquier caso, si algo preocupa y ocupa a los sindicatos son los planes futuros de la multinacional para la factoría valenciana. Hasta la fecha no se ha comunicado ningún anuncio de nuevos modelos ni hay prevista ninguna inversión mientras en otras plantas se han anunciado grandes inversiones para la puesta en marcha de vehículos eléctricos. 

Así, por ejemplo, la fábrica de sistemas de transmisión de vehículos en Halewood (Reino Unido) recibirá hasta 273 millones de euros para su transformación y construcción de componentes eléctricos, mientras en EEUU habrá una inyección de 11.400 millones de dólares para la puesta en marcha de cuatro nuevas plantas de vehículos eléctricos. Un despliegue que contrasta con el silencio en Valencia.

Sin anuncios para la electrificación de Almussafes

En la reunión de este martes, los sindicatos volvieron a poner encima de la mesa la necesidad de un plan para la electrificación de la factoría, en consonancia con el objetivo de la compañía de vender solo coches eléctricos en Europa en 2030. Porque, para ello, el sistema de producción en Almussafes debe adecuarse por completo para lo que necesitan inversiones. 

"La dirección de Ford Almussafes ha seguido insistiendo en la reducción salarial, de las vacaciones y retroceder en condicionales laborales como punto fundamental para ganar competitividad", lamenta Parra, quien señaló que aunque esta es la tónica que está ocurriendo en muchas empresas del sector de la automoción, desde UGT van a seguir trabajando para alcanzar un acuerdo "que proteja el estatus trabajadores de Ford en momentos de gran incertidumbre e inestabilidad".

El problema no es baladí. La factoría necesita de nuevos encargos porque cuatro de los cinco modelos que actualmente fabrica están en su ciclo final de vida. A excepción del Kuga, tanto el Mondeo, el S-MAX, el Galaxy o la furgoneta Connect tienen fijado en 2024 el fin de su producción. Y acometer los cambios en las líneas de producción requiere de tiempo e inversiones y el calendario apremia en un momento de máxima convulsión en el mercado y que ha provocado varios paros en la planta.

10.000 vehículos menos en solo dos semanas

Actualmente, Ford Almussafes se encuentra en su enésimo ERTE, que se prolongará hasta finales de año. Desde que estallara la pandemia en marzo de 2020 se ha suspendido de forma total la producción más de cien días y se han encadenado ajustes laborales de forma trimestral. En este último expediente de empleo se fijaron 33 días de parada total en vehículos que serán 15 días en el caso de motores. Una suspensión de la actividad que podría ir a más por la falta de componentes. 

Esta misma semana y hasta el 12 de noviembre estará frenada la fabricación de vehículos, lo que supondrá dejar de producir cerca de 10.000 coches. En un principio, la parada iba a ser del 2 al 5 de noviembre, pero hace tan solo una semana que la dirección acordó ampliar la suspensión una semana más por la imposibilidad de sacar nuevas unidades al mercado. Y el balance para final de año no es nada halagüeño en cuanto a producción. Las previsiones vaticinan que se alcance mínimos históricos de vehículos en los últimos años. Por todo ello, Ford Almussafes sigue esperando noticias y avanzar en la negociación para despejar los interrogantes sobre su futuro.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email