GRUPO PLAZA

Nuevo erte hasta final de año

La crisis de los microchips vuelve a sacudir a Ford Almussafes con 33 días de paro en la producción

1/10/2021 - 

VALÈNCIA. La crisis mundial de los semiconductores vuelve a parar la producción en la factoría de Ford en Almussafes. Un desabastecimiento que ha provocado que la planta valenciana se vea obligada a acometer un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta finales de año. Un ajuste que supondrá que la producción se suspenderá durante 33 días en los próximos tres meses.

Así se lo trasladaba este jueves la dirección a los sindicatos en una reunión en la que se ponía encima de la mesa la delicada situación que atraviesa la factoría por la escasez de estos microchips en el mercado y que lleva meses convulsionando al sector del automóvil mundial. De hecho, la falta de estos semiconductores ha sido el causante de varios de los paros en la planta valenciana en los últimos meses. Y es que estas piezas son imprescindibles para garantizar el correcto funcionamiento eléctrico del vehículo. 

Será este viernes cuando, de nuevo, se reúnan los representantes de los trabajadores con la compañía para conocer más detalles del nuevo ajuste laboral. No obstante, lo que ya ha trasladado la dirección es que los primeros paros empezarán la próxima semana y afectarán a la producción de vehículos entre el 4 y el 13 de octubre, confirman a este diario fuentes de UGT. 

Además, el ajuste se extenderá durante los próximos tres meses, es decir, hasta finales de año. Así, la actividad se detendrá en la planta durante 33 días, lo que supondrá que Ford Almussafes esté más días parada que con la producción en marcha dado que en lo que queda de año quedan 55 laborables. 

"Hay mucha incertidumbre y el nerviosismo va en aumento porque esta crisis mundial no es un problema puntual", admite José Luis Parra, secretario del Comité de Empresa. "Necesitamos medidas para paliar esta situación que sufre el sector de la automoción", recalca. De hecho, UGT a nivel nacional trabaja para que el Gobierno ponga en marcha medidas que salven de esta situación a la automoción. "Se trata de buscar alguna fórmula o condonación como fueron los ERTE en pandemia", señalan desde el sindicato.

En los últimos meses, la producción en la factoría se ha ido revisando semanalmente con muchos cambios para intentar ajustar la producción y minimizar el impacto de la crisis mundial. Pero la falta de suministro no ha evitado que se tengan que suspender la actividad en las plantas. Almussafes no ha sido la única. Plantas como la de Seat en Martorell o la del grupo Stellantis en Vigo (antes PSA Peugeot Citroën) también han suspendido en estos meses su actividad.

"Negociación dura"

A falta de conocer la propuesta que este viernes ponga encima de la mesa la multinacional, lo cierto es que se prevé una "negociación dura" dado que la dirección ya ha anticipado que para este ERTE no se podrán mantener las condiciones económicas y sociales que se han acordado en los anteriores expedientes. Un escenario que UGT, sindicato mayoritario en la planta, ya advierte de que llevará a un acuerdo "complicado".

Respecto al turno de noche, a priori se mantendrá ya que en la reunión de este jueves no hubo ningún anuncio al respecto. No obstante, el miedo a que vuelva a suspenderse está en el ambiente. Era este mes de septiembre cuando este turno se recuperaba después de que en marzo desapareciera por la caída de la demanda. Pero el nuevo escenario y la menor carga de trabajo en la factoría podría volver a afectar a la actividad nocturna en Almussafes.

Caída de la producción diaria

En estos momentos, Ford Almussafes produce al día en torno a 1.350-1.400 vehículos diarios, lo que supone 280 unidades menos que hace medio año. Pero, además, entre julio y septiembre, con el anterior ERTE vigente, la planta dejó de fabricar unos 26.000 coches y 30.000 motores. Una caída que se sucede desde hace años. Solo en los primeros seis meses de este año se fabricaron 83.500 coches, un 26,30% menos que en el mismo periodo que el año anterior, cuando se cerró la factoría por la pandemia. 

Más acusado ha sido el descenso en la fabricación si se compara con 2019, ya que el desplome en la producción es del 56,6%. Por tanto, en solo dos años, la multinacional ha dejado de fabricar en Almussafes 109.000 coches una drástica caída. Lo modelos más golpeados han sido el S-MAX, con 2.900 vehículos fabricados hasta junio de este año, un 76,03% menos que en 2019; el Mondeo, 6.100 (-74,7%); y el Galaxy, 2.600 unidades (-66,67).

Unas cifras que evidencian el difícil escenario en la planta valenciana, aunque esta crisis por los microchips ha afectado a la mayoría de fábricas mundiales. Así, según los datos del Clúster de la Automoción en la Comunitat Valenciana (AVIA), la escasez de semiconductores ha provocado que entre el primer y segundo trimestre de este año se hayan dejado de fabricar en el mundo cerca de 2,27 millones de vehículos, mientras que en Europa el recorte ha sido de 466.000 coches durante ese periodo.

Solo en España, de enero a mayo, la bajada de la producción ha sido de 232.000 unidades, lo que se traduce en una caída de la fabricación de 1.550 unidades al día. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email