GRUPO PLAZA

La planta afronta desde 2020 un ERTE cada trimestre

De la covid a los microchips: Ford Almussafes suma más de 100 días de paro total desde marzo de 2020

4/10/2021 - 

VALÈNCIA. Los vaivenes que desde hace años azotan a la industria del automóvil a nivel mundial han resentido la actividad en la factoría de Ford en Almussafes (Valencia). Un mercado que hace frente a los nuevos hábitos en la movilidad, la irrupción del coche eléctrico y la caída de la demanda a nivel mundial, a lo que se suma en los últimos dos últimos ejercicios la pandemia y la crisis mundial de escasez de microchips. Un contexto que ha agudizado aún más la inestabilidad en la producción de la fábrica valenciana con importantes consecuencias para la plantilla.

Aunque la planta lleva años con sobresaltos, estos últimos ejercicios han sido especialmente duros con dos despidos colectivos, que han destruido más de 1.000 empleos. Así, en 2020 se cerró un ERE que afectó a 350 trabajadores y en marzo de este año se acometió otro ajuste sobre 630 empleados. Pero, además, desde que en marzo de 2020 estallara la crisis sanitaria, la factoría ha encadenado de manera trimestral Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) que no solo han mermado la plantilla, sino que han obligado a dejar la factoría sin actividad.

De acuerdo con las cifras que maneja UGT, sindicato mayoritario en la planta, desde marzo de 2020 se ha suspendido de forma total la producción en la planta de vehículos durante 90 días, mientras han sido 80 en motores. A esas jornadas habría que sumar los 33 días que Ford anunció la semana pasada que parará en los tres meses que queda de este año en vehículos y que serán 15 días en el caso de motores. Por tanto, en año y medio serán más de cien las jornadas en las que la fábrica habrá permanecido sin actividad.

El impacto más severo sobre la producción se ha debido a la crisis de los semiconductores, aunque la pandemia también supuso un duro golpe. De hecho, la mayor parte de estas jornadas con la actividad suspendida han sido consecuencia de la falta de suministro. En concreto, en lo que llevamos de año, entre el 28 de abril y el 19 de julio se detuvo la fabricación durante 20 días, a los que se suman otros siete en los meses de verano y los 33, de octubre a diciembre, que se parará durante lo que queda de año.

Y es que, según fuentes sindicales, la crisis de los semiconductores ha supuesto "un golpe más duro que la pandemia y ha provocado una mayor pérdida de producción". De hecho, aunque quedan tres meses para cerrar el ejercicio, el balance este año es muy negativo. Si la fabricación de vehículos lleva años en descenso, este 2021 se prevé que el desplome roce mínimos de fabricación, sin superar los 200.000 coches. De confirmarse este pronóstico sería el volumen más bajo de los últimos años. 

En 2019 salieron de la fábrica valenciana 345.600 vehículos, mientras que en 2020 fueron 235.400 unidades, un 31,9% menos que el año previo a la pandemia. Una caída que podría repetirse este año en la misma proporción, según las estimaciones de los sindicatos. Y es que solo de julio a septiembre se han dejado de fabricar este año 26.000 coches y 30.000 motores.

Así, hasta junio de este año la planta valenciana había fabricado 83.500 coches, principalmente del modelo Kuga, la 'joya de la corona' en la planta y que concentra casi la mitad del volumen total. Este volumen de producción supone un descenso del 56,6% respecto al mismo periodo de 2019 y una bajada del 26,30% en comparación con el primer semestre de 2020, según los datos de UGT. 

La calma está lejos de llegar. El último ajuste laboral, consecuencia de la falta de semiconductores, se hacía oficial este jueves, cuando la dirección comunicaba a los sindicatos un nuevo ERTE en la factoría valenciana hasta finales de año. Así, en los tres meses que quedan para cerrar 2021, la actividad en vehículos se suspenderá durante 33 días, mientras que en motores serán 15 días. Los primeros paros empezarán la próxima semana y afectarán a la producción entre el 4 y hasta el 23 de diciembre, confirman a este diario fuentes de UGT. 

Reunión sobre el futuro de la planta

Ante la necesidad de abordar el futuro de la factoría, dirección y sindicatos mantendrán este lunes una reunión, convocada el viernes de urgencia. Aunque los sindicatos reconocen desconocer el contenido del encuentro, que se producirá sobre las 15 horas del lunes, lo cierto es que ha generado expectación entre la plantilla. Desde UGT subrayan que llevan meses reclamando una cita para analizar el futuro de la factoría, por lo que más pronto que tarde esperaban que el encuentro se produjera porque la coyuntura actual así lo requería. 

Eso sí, no se prevén anuncios de calado, sino más bien un análisis de la situación. "Somos conscientes de la situación que se está viviendo en las fábricas de Ford en Europa con muchos paros acumulados por la crisis de los microchips. No se vislumbra en el horizonte ningún anuncio o comunicación que pudiéramos valorar cómo positiva", explican a este diario desde UGT. Pero la expectación es máxima especialmente por la coyuntura actual y que tiene en vilo a los trabajadores.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email