Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El conseller pide medidas “concretas” y calendarizadas

Fotografía del encuentro Marzà-Rodríguez Uribes: València propone; Madrid escucha

17/04/2020 - 

VALÈNCIA (C.G./AGENCIAS). Una semana después de la polémica comparecencia del ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, criticada por muchos sectores por no plantear ninguna medida para enfrentar la crisis sanitaria, y tras un frustrado ‘Apagón cultural', llega el ‘Round 2’. En este caso los interlocutores eran Rodríguez Uribes por un lado y, frente a él, los distintos consejeros de Cultura de las Comunidades Autónomas, Ceuta y Melilla y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Formaron la ‘delegación’ valenciana el conseller Vicent Marzà y la secretaria autonómica Raquel Tamarit en una conferencia sectorial -por videollamada, claro- que venía con spoiler. Horas antes del ministro de Cultura había anunciado que propondría un gran Pacto de Estado por la Cultura, “un pacto social y político” que debe partir del “trabajo conjunto de colaboración, altura de miras, lealtad, unidad y confianza en que la cultura en España es un valor compartido, plural y común que necesita del concurso de todos y que debe estar fuera del regateo político”, explicaron el miércoles a través de un comunicado. 

Sobre el contenido del pacto o en qué se materializa, sin embargo, de momento nada de nada. Las distintas conferencias con las autonomías han engrosado la lista de deberes, aunque de momento la de medidas está por definir. “Es clave que el Ministerio de Cultura trabaje en un calendario de desescalada con el Ministerio de Sanidad para que nosotros podamos también hacer previsión de realización de cuanto estamos diseñando”, ha expresado Marzà al respecto de la reunión con el ministro, en la que ha pedido que se implementen medidas “inmediatas” y “concretas”. “Es necesario que se especifiquen aportaciones económicas concretas para el sector cultural y que todo lo podamos trabajar conjuntamente con documentos y propuestas delante”, recalca el conseller. 

Entre las medidas planteadas por el gobierno valenciano al ministerio se encuentra que los trabajadores y trabajadoras con contratos artísticos intermitentes tengan acceso al subsidio por desocupación "de manera inmediata". "Es muy importante para que muchos técnicos y artistas trabajen con contratos por horas o por días y hay que estar a la altura de las circunstancias y acompañarles", ha explicado Raquel Tamarit. Asimismo, desde la Generalitat se ha propuesto que se desarrolle normativa básica estatal que permita a las administraciones culturales indemnizar por las cancelaciones de espectáculos, y ha propuesto también que se cree normativa estatal relativa a las subvenciones, tal y como ya ha hecho Cultura de la Generalitat con el Decreto ley 2/2020.

“Es necesario que se movilicen recursos económicos tal y como ya hemos hecho nosotros con ‘reaCtivem’; que se invierta en transformar en formato audiovisual contenido artístico para emitirlo por las televisiones; que se concrete el estatuto del artista, y que se adapte la ley estatal de contratos y plazos tal y como estamos haciendo ya nosotros en otros áreas para poder continuar con estos procedimientos”, añadió Tamarit.

De igual forma, tanto el conseller como la secretaria autonómica informaron a Rodríguez Uribes sobre las medidas de ámbito cultural que está tomando la Generalitat para paliar los efectos de la crisis sanitaria, aglutinadas bajo en plan ‘ReaCtivem’, que tiene una dotación de cuatro millones de euros. Entre las medidas planteadas, esta misma semana se anunció la compra de obras de arte de artistas valencianos a galerías, por valor de medio millón de euros -el doble de la partida fijada en 2019- así como la adquisición de libros por valor de 472.000 euros, que se distribuirán entre las bibliotecas municipales que forman parte de la Xarxa de Lectura Pública Valenciana; los centros del Instituto Cervantes que disponen de departamento de biblioteca y las universidades donde haya estudios de valenciano en los que participa el Institut Ramon Llull. Otras de las medidas planteadas, aunque todavía sin presupuesto asignado, son el alquiler de salas privadas para generar nueva programación que se sumará a la oferta del Institut Valencià de Cultura o la apertura de puertas del Teatre Rialto a las compañías valencianas de artes escénicas durante el último cuatrimestre de la temporada 2020-2021 para que puedan presentar sus últimas producciones. 

Se espera que este viernes sí se anuncien algunas medidas para paliar el efecto de la crisis sanitaria en las industrias culturales. Tras su agitada primera comparecencia, Rodríguez Uribes acordó reunirse este viernes con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y distintos agentes culturales para trasladarle sus propuestas de cara a la gestión de este contexto. “El Gobierno es consciente de las dificultades extremas que estamos atravesando y, por tanto, estudiaremos su singularidad para que puedan beneficiarse de las medidas generales adaptadas a su perfil que ya se han puesto en marcha o las que se puedan diseñar o aplicar en el futuro”, expresó hace unos días Montero. Sobre esta cuestión, las industrias culturales ya han hecho sus deberes. Entre otras cosas, plantean la creación de unos 'bonolibros' para la adquisición de ejemplares de lectura, la bajada del IVA del 10% al 4% o la 'especialización' de funcionarios para atender las especificidades del sector.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email