X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

NOSTÀLGIA DE FUTUR / OPINIÓN

Fronteras indelebles

Los resultados de las últimas elecciones alemanas nos muestran el legado del muro de Berlín

28/09/2017 - 

Los muros son el perverso sueño húmedo de los economistas institucionalistas. Para la economía, una ciencia tramposa que no dispone de laboratorios donde probar sus hipótesis, es vital encontrar lo que se llaman “experimentos naturales”. Los experimentos naturales son estudios empíricos en que un grupo de individuos se ve expuesto a unas condiciones y otro grupo de individuos (o grupo de control) no se expone a la mismas; esas condiciones deben afectar a un grupo u otro de manera prácticamente aleatoria. 

Un ejemplo de experimento natural es la separación en dos, por vía de las instituciones, de territorios que compartían cultura, costumbres y relaciones sociales y económicas. Si de repente, por factores externos, el norte de un pueblo pasa a ser gobernado por unas instituciones distintas al sur, y hasta ese momento no había significativas diferencias entre sur y norte, estaremos ante un experimento natural. Podremos observar entonces el impacto de dichas instituciones en el crecimiento económico, en los ingresos de las personas o en el sistema educativo. 

Dos casos paradigmáticos de experimentos naturales por creación de fronteras pueden ser estudiados en la ciudad de Nogales (separada por una valla entre México y EEUU) o en la segregación de Corea en la República de Corea (Corea del Sur) y la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte). Unas instituciones distintas en sociedades iguales de partida han acabado por generar sociedades muy diferentes 

Después de la Segunda Guerra Mundial el gobierno de Berlín se dividió a trozos entre las potencias aliadas. Con la creación de la República Federal y la República Democrática Alemana la separación entre el Berlín oriental y occidental se consolidó. El experimento natural quedó redondeado a lo bestia con la construcción del Muro en 1961. 

Se trataba de un experimento natural perfecto.Una misma ciudad, con una misma historia y una población unida, pasó a ser gestionada por dos sistemas políticos distintos. Sus respectivas sociedades divididas empezaron a evolucionar de forma divergente.

Lo que algunos esperaban y muchos deseaban es que la demolición del muro, y la unificación de Alemania en 1989, traería una rápida convergencia en la actividad económica del Este y el Oeste pero también en las formas de vida. Veintiocho años después ninguna de esas cosas ha pasado. El experimento natural se mantiene funcionando y la frontera del desparecido muro de Berlín sigue separando de manera clara niveles de ingresos, estructuras sociales y, sobretodo, comportamientos políticos. 

Los resultados de las últimas elecciones alemanas dibujan una separación Este-Oeste casi tan clara como siempre. En el Oeste los suburbios acomodados votaron masivamente a Merkel (a la CDU) mientras que los barrios centrales se inclinaron por los socialdemócratas del SPD y los verdes. En el Este algunos suburbios optaron también por la CDU, pero más allá de eso el contraste es sólido. La mayoría de distritos electorales del Este se inclinaron por la Izquierda (Die Linke, un partido formado por excomunistas). No nos tiene que sorprender que los extremistas de Alternativa por Alemania (AfD) sacaron sus mejores resultados en los distritos con un menor número de habitantes extranjeros. 

El mapa situado encima de estas líneas ilustra los partidos más votados por barrios. El rojo (SPD) y el negro (CDU) dominan el Oeste y la Izquierda (morado) el Este. El barrio de Friedrichshain-Kreuzberg, resultado de la fusión de una parte oriental y otra occidental, se inclinó por los verdes: pero si viésemos los datos en unidades geográficas más pequeñas la división Este-Oeste se reproduciría. 

Como en cualquier asunto económico o político no hay explicaciones sencillas para la pervivencia de estos patrones electorales. Lo que sin duda podemos aprender es que las fronteras sociales pueden pervivir hasta mucho después de la desaparición de las estructuras institucionales que las crearon. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email