GRUPO PLAZA

el presidente del banco asegura que el parlamento puede cambiar los plazos De la privatización

Goirigolzarri confía en poder seguir dirigiendo Bankia sin "injerencias políticas"

La entidad financiera, que hoy celebra su junta en Valencia, elabora su plan estratégico 2016-18 sin tener en cuenta una eventual privatización en 2017 porque ésta no influiría en el negocio

15/03/2016 - 

VALENCIA. José Ignacio Goirigolzarri, afronta este martes en Valencia su quinta junta de accionistas desde que asumió la tarea de reflotar Bankia. El presidente de la entidad espera que sea su junta más tranquila. Una vez resuelto el conflicto con los accionistas que acudieron a la OPS y con la previsión de aprobar su segundo dividendo, Gorigolzarri cree que la cita marca un punto de inflexión entre años "muy duros" y el "nuevo futuro" reflejado en el plan estratégico 2016-18.

El presidente de la entidad nacionalizada repasó este lunes algunos de los hitos logrados, en particular la consecución de los "exigentes" objetivos previstos en el plan de reestructuración y recapitalización y algunos de sus retos inmediatos, tanto los propios del complicado escenario al que se enfrenta el sector bancario por los bajos tipos de interés como los que pueden afectar a su entidad por el complejo panorama político.

Al respecto, Gorigolzarri eludió extenderse sobre el resultado electoral y se limitó a afirmar que ahora "es el momento de los políticos". El gobierno que surja como resultado de las negociaciones en marcha o con unas nuevas elecciones será en principio el encargado de dirigir la privatización de Bankia, que debería producirse antes del 31 de diciembre de 2017.

No obstante, el presidente de Bankia abrió la puerta este lunes a que la salida del Estado del accionariado no se produzca en los plazos que siempre se han manejado hasta ahora. Según explicó, la obligación de que Bankia sea completamente privatozada antes de esa fecha emana de una ley española que no afecta sólo a Bankia, sino a cualquier empresa con ayudas públicas.

el mandato de venta no forma parte del acuerdo entre la Comisión Europea y el Gobierno español

Por lo tanto, está en manos del Parlamento español poder cambiarla, subrayó Goirigolzarri, ya que el mandato de venta no forma parte del acuerdo entre la Comisión Europea y el Gobierno español para el crédito que permitió el rescate del grupo BFA-Bankia, al que en total se le inyectaron 22.500 millones de euros.

¿Sería bueno cambiar esa ley? "No tengo opinión sobre si hay que cambiarla", aseguró Goirigolzarri, quien dijo que el nuevo plan estratégico del banco 2016-18 se ha elaborado sin tener en cuenta una eventual privatización porque el cambio en el accionariado "no afecta" al negocio de la entidad.

Respecto a la posibilidad de que el nuevo gobierno pueda llevar al Congreso el cambio de esa ley, destacó que el banco trabaja con la hipótesis de que eso no ocurrirá. En ese punto, aseguró que a pesar de que la propiedad de la entidad es del Estado, el equipo que él encabeza no ha sufrido "injerencias políticas" y confió en que continúe siendo así en el futuro, del mismo modo que la privatización parcial de 2014 tampoco influyó en la gestión de la entidad.

Goirigolzarri recordó que se han provisionado 4.100 millones para tenedores de productos híbridos y accionistas

El presidente de Bankia mostró su contrariedad por el hecho de que los contribuyentes no perciban a Bankia como una entidad propia y, por tanto, celebren sus buenos resultados porque estos redundan en su beneficio en tanto que se maximiza la devolución de las ayudas.

En ese punto, Goirigolzarri recordó, sin emitir ningún "juicio de valor" al respecto, que el banco ha tenido que provisionar 4.100 millones de euros para afrontar compensaciones a los inversores con productos híbridos o a los que invirtieron en la salida a Bolsa del banco. "Se ha decidido que esos 4.100 millones vayan a ellos y no a la devolución de ayudas", reiteró. 

Entre dos y tres años de "travesía por el desierto"

Para elaborar su nuevo plan de negocio, los gestores del banco han tenido en cuenta un entorno complejo marcado por las mayores exigencias de capital y dificultades para rentabilizar los recursos propios y, en segundo lugar, por un panorama de "dos o tres años de tipos de interés inimaginablemente bajos". A ello se une el cambio de hábitos de los clientes, la alta velocidad a la que se produce la transformación tecnológica y la entrada de nuevos jugadores en el sector que quieren romper el statu quo.

No obstante, Goirigolzarri destacó que la entidad cuenta con "puntos fuertes" para afrontar ese escenario, como "el mejor ratio de eficiencia y el balance más sólido de las grandes entidades"; el gobierno corporativo, con el objetivo de "devolver las ayudas a los contribuyentes"; y en tercer lugar la "transformación anímica" que ha experimentado el banco.

"Queremos que dentro de tres años nuestros clientes nos entiendan como un banco sencillo y transparente", manifestó. Como ejemplo de ese posicionamiento, destacó la nueva política de comisiones, a la que atribuye la captación de 24.000 clientes en febrero.

Respecto a la bajada de tipos de interés y el resto de medidas anunciadas por el BCE la pasada semana, tanto Goirigolzarri como José Sevilla, consejero delegado de Bankia, opinaron que las decisiones "no van a tener a nivel global un impacto decisivo en la cuenta de resultados de las entidades en el corto y medio plazo". 

sevilla: "la bajada de tipos de interés del BCE nos ayuda, pero no nos cambia la vida"

Al respecto, Goirigolzarri consideró que la solución no es sólo poner más liquidez a disposición de los bancos si ello no va acompañado de demanda de crédito. "No me gusta hablar de demanda solvente, si hay crédito o no va a depender de las expectativas de los empresarios para acometer inversiones y nuevos proyectos, es una cuestión de expectativas", añadió el presidente de Bankia. 

Por su parte, Sevilla destacó que, a corto plazo, la bajada de tipos de interés "nos ayuda, pero no nos cambia la vida". "La duda es el efecto que tendrá sobre la demanda de crédito", agregó.

El directivo aseguró que, en relación al Euríbor, el mercado está descontando tipos próximos a cero para este año, mientras que sobre la evolución previsible del crédito, dijo que en conjunto se espera un avance de entre el 1 y 2%. "En crédito al consumo nosotros estamos creciendo un 50% y, en empresas, un 34%", detalló.

No prevén fusiones a corto plazo

Respecto a la posibilidad de que ese escenario adverso para las entidades pueda acelerar una segunda ronda de fusiones bancarias, Gorigolzarri cree que las entidades cuentan con palancas para compensar la situación a corto plazo, por lo que no prevé fusiones inmediatas. "Pero si la situación de bajos tipos de interés se mantiene durante cuatro o cinco años, como en cualquier sector, se irá a una situación de consolidación. La evolución de los tipos de interés va a ser el elemento más relevante que marcará la consolidación del sector", manifestó.

El presidente de Bankia manifestó, además, no tener constancia de que el Banco de España esté interesado en segunda ronda de fusiones y opinó que las fusiones entre entidades de distintos países tienen "mucha lógica" cuando la regulación y el fondo de garantías es común, pero consideró que las sinergia son mucho más evidentes en el caso de fusiones domésticas.

En cuanto al papel del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) como banco público, uno de los proyectos estrella del nuevo Consell, manifestó que el ente dispone de personal "muy profesional", en particular su director Manuel Illueca, pero admitió no haber "visto con claridad el plan que quieren sacar adelante". "El instituto ha tenido un hueco y ese hueco lo puede mantener; me refiero al hueco que tenía, lo del banco público va a ser más complicado, eso no lo he visto explicado, concluyó el presidente de Bankia.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email