GRUPO PLAZA

Hacienda pide la intervención de Puig en la crisis con Economía por la privatización de Feria Valencia

29/04/2017 - 

VALÈNCIA. El enfrentamiento entre la Conselleria de Hacienda y la de Economía Sostenible por la privatización de Feria Valencia obligará a intervenir al jefe del Consell. Ambos departamentos, controlados respectivamente por el PSPV y el BLOC, pactaron hace un año las condiciones para el rescate de la institución ferial, que incluyen la asunción de su millonaria deuda por parte de la Generalitat y la cesión de la gestión a una empresa mixta de mayoría privada, pero Economía se resiste a seguir adelante con esto último y aspira a que la gestión sea pública. El plan, que requiere que cada conselleria apruebe un decreto, está estancado desde hace meses.

En concreto, la conselleria de Vicent Soler ha de aprobar un decreto de asunción de deuda que asegura tener listo desde hace meses, mientras que la conselleria de Rafael Climent debe modificar la normativa sobre ferias para declarar esta actividad de interés general y permitir que pueda ser desarrollada con ánimo de lucro.

Previamente, estas dos conselleries, Feria Valencia y el Ayuntamiento –propietario del inmueble– han de firmar un memorando o protocolo de intenciones que recoja ese compromiso. El bloqueo se ha producido en este punto, ya que Hacienda y Economía no se ponen de acuerdo sobre si la mayoría de la empresa gestora ha de ser pública o privada. Ante ello, Hacienda ha optado por solicitar la intervención de Ximo Puig antes de dar el siguiente paso.

En el fondo, lo que subyace son dos visiones opuestas sobre el papel de la Generalitat en la gestión futura del recinto y, en general, sobre la colaboración público privada en el Consell. A ello hay que añadir que, tras asumir su abultada deuda, la administración pueda verse obligada a poner más dinero en Feria Valencia si finalmente la gestiona una empresa pública.

La postura de la privatización de la gestión la encarnan el director del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y redactor de la hoja de ruta que debe asegurar la viabilidad del recinto, Manuel Illueca, y la secretaria autonómica de Modelo Económico, María José Mira. Ambos comparten que la prioridad es atraer a un socio tecnológico privado que aporte volumen de negocio al recinto y permita a la Generalitat recuperar el máximo dinero posible de los recursos que va a tener que destinar al rescate de Feria Valencia.

María José Mira y Manuel Illueca. Foto: KIKE TABERNER

La visión es distinta en la Conselleria de Economía, que es el departamento que ostenta las competencias sobre ferias comerciales. En este caso, la postura a favor de la gestión pública de la actividad la encarnan el conseller Rafael Climent y el director general de Comercio y Consumo, Natxo Costa. El argumento es que, si la Generalitat va a cargar con toda la deuda generada en el pasado, debe participar de todos los beneficios que se puedan lograr en el futuro.

Como ejemplo, en Economía recurren al reciente caso de las autopistas quebradas y rescatadas por el Gobierno central, que el Ministerio de Fomento va a volver a sacar a concurso para que las explote una empresa privada porque sin la mochila de la deuda "son viables" –con la salvedad que las autopistas ya las gestionaban empresas privadas–.

Los caminos de Mira y Climent vuelven a cruzarse

Por si las diferencias de criterio sobre el capital público o privado no fueran suficientes, el rescate del recinto ferial se ha complicado también por las difíciles relaciones personales que existen entre quienes deben sacarlo adelante.

Manuel Illueca, quien esta misma semana insistió en que la privatización de la empresa que gestionará el recinto –que no necesariamente ha de ser la misma que la que gestionará los distintos certámenes– es una cuestión irrenunciable, explicó que la responsabilidad de pactar los términos del memorando o acuerdo de intenciones que obliga a todas las partes implicadas es de la secretaría autonómica que dirige María José Mira.

El director del IVF también dijo que la firma del memorando es cuestión de días, pero la Conselleria de Economía se resiste a garantizar su apoyo al mismo porque, según sostiene, aún desconoce el contenido concreto del documento.

Natxo Costa y Rafael Climent. Foto: EVA MÁÑEZ

El conseller de Economía ha asumido directamente la gestión del asunto. El pasado 12 de abril se celebró un encuentro convocado por Rafael Climent para que Manuel Illueca volviera a exponer una hoja de ruta con la que Economía supuestamente ya se comprometió hace casi un año.

La número dos de Climent en la Conselleria, Blanca Marín –nombrada por el PSPV–, había convocado previamente una reunión con representantes de las conselleries de Hacienda y Economía para acercar posturas, pero el conseller la abortó para tomar directamente él las riendas del asunto y evitar una negociación Marín–Mira.

De esta manera, los caminos de Climent y María José Mira vuelven a cruzarse meses después de protagonizar uno de los enfrentamientos más sonados que se han producido en el Consell como consecuencia del mestizaje entre cargos del PSPV y Compromís. Tras varios meses en los que la ruptura se hizo más que evidente, se resolvió con la salida de Mira de la secretaria autonómica de Economía para marcharse a la Conselleria de Hacienda. 

A la espera del diálogo competitivo

La importancia del memorando reside en el compromiso que adquieren todas las administraciones, que se obliga a realizar una serie de cambios legislativos en la línea que ya se marcó hace un año. Aunque el memorando no reflejará los porcentajes concretos que han de tener cada uno de los socios de la firma gestora, la idea es que la Generalitat controle alrededor de un 40% y el resto quede en manos privadas.

Y mientras, las partes intercambian la pelota. Por un lado, el IVF asegura tener preparado el decreto de asunción de deuda de Feria Valencia desde hace meses, pero el plan no se puede poner formalmente en marcha hasta que el resto de partes se comprometan a dar los pasos necesarios para completarlo.

La Conselleria de Economía, por su parte, argumenta que la elaboración del decreto para variar la regulación de las ferias comerciales en el sentido que se le pide –interés general y ánimo de lucro– no puede hacerse antes de que Hacienda saque su decreto.

José Vicente González y Rafael Climent. Foto: VP

En paralelo, los gestores de Feria Valencia se han comprometido a abrir un diálogo competitivo entre potenciales socios tecnológicos para conocer las condiciones en las que estarían interesados en entrar en el accionariado de la empresa mixta que explotará el inmueble durante 99 años. Este punto es clave para la Conselleria de Economía, que considera precipitado fijar de origen que la mayoría de la empresa gestora tenga que ser privada sin sondear previamente el interés real del mercado.

De cualquier manera, el primer paso del plan es la asunción de la deuda de Feria Valencia por parte de la Generalitat. Cuando eso se formalice, Economía y Feria Valencia trabajarán simultáneamente en la reforma del decreto de ferias y en la búsqueda de socios tecnológicos, pero mientras no exista un protocolo firmado por todas las partes nadie hará su parte.

En lo que sí coinciden las dos conselleries es en que los certámenes que actualmente gestiona con éxito Feria Valencia, como por ejemplo Cevisama, han de continuar como están y debe existir un compromiso del eventual inversor para mantener estos certámenes en la ciudad. También están de acuerdo en que, el futuro socio ha de participar de la mayoría de los ingresos de los nuevos certámenes que sea capaz de atraer o generar.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme