X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

València a tota virolla

Hasta aquí hemos llegado: la generación que se agarró a un plan B

Publicistas convertidas en ceramistas. Periodistas hechas gestoras de restaurantes. Directores de cuentas hechos agricultores. Gestores de bolsas reconvertidos en cocineros. Un cambio en marcha

17/02/2018 - 

VALÈNCIA. Vamos hablar de por qué nuestro mundo laboral cada vez acoge a más ovejas voluntariamente descarriadas que han hecho de su afición una profesión, o que se han reinventado por el camino dejando atrás su experiencia laboral previa. Necesidad, cambio de rumbo, pálpito, vivir el momento… Todo eso, nada de eso. 

No saben lo que quieren - A ti te parece, hacer otra carrera a estas alturas… - Qué hace abriendo ese negocio, se la va a pegar, aquí eso no funciona. - Pero dónde vas dejando tu trabajo de toda la vida. 

Los creadores de las expresiones anteriores sufren un descalabro al ver que las profesiones para toda la vida ya no lo son, que los guiones preestablecidos acaban siendo agua de borrajas ante cambios vertiginosos. 

Verán pasar directores de marketing de RTVV convertidos en tótems de la arquitectura interior. A publicitarias renombradas derivadas en ceramistas. Directores de oficinas bancarias que terminaron dirigiendo su propio club de música. De periodista a diseñadora de zapatos. De directora de comunicación a gestora de restaurantes.

Burn out, inspiración, diversión. Qué drama para todos aquellos que crecieron (¿crecimos?) creyendo que aquello que estudiabas sería tu oficio para toda la vida. Ya.

Toni Boix, de la bolsa a los fogones

Toni Boix es cocinero y unos de los responsables del restaurante Lavoe en València. ¡Arroz en vena! Toni, durante unos cuantos años, se dedicó a la bolsa. “Me dedicaba a hacer movimientos de capital, con dinero mío, con menos fortuna que más. El mundo de la bolsa es una gran partida de póker… Con 22 años heredé una empresa de construcción”. Llegó la crisis. El cerrojazo. “Me fui a Ibiza, para ocho días. A desconectar. Lo poco que me quedaba de dinero me lo gasté allí. ¿Cuál era la manera de sobrevivir? Oye, Toni, qué sabes hacer, ¿paella y tortillas, no? Te puedo poner a trabajar en un barco cocinando…”. De un barco saltó a otro y a otro y terminó dedicándose a cocinar sobre embarcaciones, una paella tras otra, a bordo. Tres verano así. “En invierno volvía a València y mis amigos me decían: ¿por qué no lo haces aquí? Me puse a buscar local. Sin mucha esperanza me iba a volver a Ibiza. Estaba ya el avión cuando recibí una llamada de la inmobiliaria. Unos meses después, y gracias al trabajo de Ramón Bandrés, estaba abriendo Lavoe”. 

Victoria del Hoyo y sus trece zapatos

Victoria del Hoyo era periodista, trabajaba en periódicos locales. “A mí lo que me gustaba era comunicar… y eso se puede hacer desde un texto, un zapato, un plato”. No es un decir. Un buen día, después de una especialización en diseño, visitó una fábrica de zapatos en Elx. “Me enamoré del proceso de producción y decidí generar mi propia marca”. Lo hizo con Myblüchers, la compañía de los zapatos preciados. El trece iba a jugar un papel fundamental. Haría trece zapatos por modelo, porque es el día de su cumpleaños, el dorsal como jugadora de baloncesto, el número que acarrea a cada paso. Iba a ser también el nombre de su primer restaurante. “Comenzamos a agotar colecciones y pensé que mejor que abrir una tienda de zapatos era abrir un espacio de venta que además fuera un restaurante, el primer restaurante tienda de zapatos de València”. Luego vinieron otros puntos gastronómicos como Sweet Victoria o Casa Victoria. Todo partió en un periódico…

Ramón Bandrés, el arquitecto de interiores que comenzó en RTVV

Siendo apenas un veinteañero Ramón Bandrés, una de las figuras totémicas del interiorismo en la ciutat, se convirtió en director de márketing de RTVV. Los primeros años noventa. Unos cuantos años después está a punto de viajar a San Sebastián para revisar su último proyecto. “Manejar con tan pocos años una cuenta así de importante… Pero hice una casa en la calle Sorní y ahí vi que estaba empezando algo. Veía que la empresa en la que estaba no tenía ni pies de cabeza… Fui al director general y le dije que dimitía. Inicialmente nadie lo entiende. Pero había que levantar el vuelo. Hago lo que me gusta”. Muchos hogares y restaurantes llevan hoy el sello Bandrés. 

Ana Illueca, la ceramista que fue publicista

Campañas, premios, acentuar al límite la imaginación. Illueca era una de las publicistas del momento en València cuando decidió -¡dónde vas!- dejarlo. ¿Qué vas a hacer?, ¿qué va a pasar? Solo ocurrió que paró y pensó. Pensando se agarró a un torno donde convertía la adrenalina en quietud. Su interés sobrevenido por la cerámica fue transformándose en un oficio. Hoy es su trabajo, acaba de estrenar taller y ha traído la cerámica tradicional a la esfera de los objetos contemporáneos. 

Foto: EVA MÁÑEZ

Illueca hace un diagnóstico: “nos educaron para un sistema que ya no existe… Llega un momento en el que quieres parar la vorágine, el ritmo en el que estás; un momento en el que cuando conoces la fórmula de tu trabajo, te aburres. A mí me apasiona la publicidad, quería ser publicista, pero llegó un instante en el que quería ser también otra cosa”. 

Dulce Iborra, del IVI a los platos

La jefa de comunicación del IVI hasta hace apenas un par de años reparte hoy su tiempo entre el coworking en el que trabaja para varias compañías de salud y el restaurante Sweet Victoria, donde junto a Victoria del Hoyo (ver más arriba) desarrolla su afición por la gastronomía. “Me fui del IVI porque quise cerrar un capítulo de mi vida en el que había sido muy feliz. Pero mi cuerpo me pedía otra cosa. Me fui a casa a pensar. Tuve que dejar de escuchar a mucha gente, nadie te alienta. Crees que estás dando un paso hacia una vida inestable. Pero la vida es inestable de por sí. Ahora toco muchos palos sin tener que pedir permiso a nadie… Cuando te ‘independizas’ hasta puedes montarte un restaurante donde dar de comer”. 

Héctor Molina, en los campos la independencia

La búsqueda de cierta emancipación se repite con categoría de patrón. Héctor Molina trabajaba en una empresa de la construcción. Con 29 años gestionaba una cartera de clientes en la que los impagos millonarios comenzaban a aumentar con la bancarrota país. “Mi salud lo notaba. Decidí que hasta aquí”. Se marchó en busca de un plan B que todavía no tenía. “Me pasé un día entero, tal cual, con papel y boli delante de una mesa pensando qué iba a ser. Solo escribí una palabra: agricultura. Si teníamos tierras y a los que venían les flipaban nuestras naranjas, ¿por qué no íbamos a poder vivir de ello?”. Cambió, claro, el guión clásico. Investigó, recuperó tierras fértiles, resucitó variedades relictas, desarrolló sistemas de recolección y logística. Hoy, alrededor de un viejo molino de Burriana, ha hecho su fuerte agrícola. “Los negocios de siempre van evolucionando y eso provoca cambios más constantes”, reflexiona Molina. “En mi caso, y en el de más gente, hay también una insatisfacción por unos orígenes que injustificadamente hemos perdido y que queremos recuperar”. 

Alfonso Cantador, de los bancos al club

El aspecto de rockero del agitador cultural Alfonso Cantador se corresponde poco con el de pocos años atrás, jefe de oficina bancaria. Cantador entró en mundo financiero como analista de riesgos para Bankinter. “Y ya que estás dentro de un sistema luego te mandan a otra función, me empezó a tocar la parte empresarial, más comercial. Con la burbuja te llaman los headhunters porque necesitan perfiles como el tuyo. Me nombran director de oficina. No sabía qué era una crisis. Todo iba bien. Me voy al Banco Pastor. Gano más dinero, asumo más responsabilidad… Entonces llega Lehman Brothers, la crisis. Cierran la oficina. Un despedido a la americana. Vi, de alguna forma, la luz. Había envejecido mucho, me daba cuenta de que no había tenido tiempo para pensar y que hasta cenando pensaba en números. Te absorbe tanto tu trabajo que no piensas que en realidad no es tan grave decirle al banco me voy antes de que te lo digan ellos”. En ese momento salió a flote su vertiente musical. “De casualidad” apareció la oportunidad de gestionar un club de música, George Best. “Me he quitado la corbata, pero soy el mismo”.  

En realidad todo el tiempo estamos acudiendo al auxilio de un plan B… 


Noticias relacionadas

de mal en peor

Cultura a la baja

Por  - 

El cierre de algunos comercios de nueva creación se sirve como síntoma de un estancamiento en el mercado cultural. ¿Las causas? Los expertos apuntan al poder adquisitivo real y la resituación de la Cultura como un servicio 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email