X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

modo desconexión ON

Hoteles en la Comunitat Valenciana para una escapada de otoño

Porque es el momento de hacer un break y coger impulso para lo que nos queda de año

Por | 08/11/2019 | 5 min, 7 seg

Yo no sé vosotros, pero yo a estas alturas del año, tengo ya pocas energías. La vuelta de las vacaciones (vacaciones, ¿qué es eso?) se me hace más lejana que la Polinesia y de aquello a lo que llamamos descansar, ya no queda nada. Nada.

Así que, ¿qué mejor que planificar una escapada otoñal para coger impulso para todo lo que nos viene encima? Porque amigos, noviembre es largo, llegará el puente de diciembre con la consecuente decoración navideña, el 16 de diciembre presentamos la nueva edición del Anuario Hedonista (¿buscabas regalo para estas Navidades? Helo aquí), y no te decimos lo que viene a partir de entonces... Turrones, panettones, polvorones, reuniones infinitas, uvas, zambombas, cotillón y mucha diversión. Y para todo eso, necesitamos fuerzas. Y lo mejor es cogerlas en la montaña. Solo te hará falta reservar habitación, subirte en el coche y poner en el gps una instrucción muy fácil, camino a la desconexión.

Vivood lanscape hotel

'El lujo de la evasión' Ya de entrada, nos gusta lo que vemos. Porque este hotel ubicado en el Valle Guadalest y a apenas 20 minutos en coche de Benidorm (¿os acordáis de que molaba?), es el elegido perfecto para nuestra merecida desconexión. Se trata de un conjunto de 25 habitaciones en cubos y 10 villas emplazadas en plena y pura naturaleza y rodeadas de árboles y formaciones rocosas. La idea son habitaciones minimalistas, pero con todo lujo de detalles, cerradas con ventanales de suelo a techo con vistas desde la cama. Abrir la ventana y solo ver verde desplegándose ante tus ojos... amigos, eso es vida.

Y no, no estamos en Finlandia, ni en los Dolomitas, pero ni falta que nos hace, porque a veces el paraíso está mucho más cerca, concretamente en la provincia de Alicante. El lujo a veces también es la percepción, el detenerse a admirar la belleza del mundo en el que vivimos, sin prisas, sin juzgar lo que vemos, solo disfrutando de ello. Y eso fue lo que pretendía -y ha conseguido- Daniel Mayo, arquitecto y creador de este espacio sumamente comprometido con el medio ambiente. La sostenibilidad es otro de los puntos claves de Vivood. La luz del hotel se abastece de placas solares, las piscinas son de agua salada... Así, a la par que disfrutamos, ayudamos al planeta.

Segundo punto importante, el spa. Porque desconectar si un spa no es lo mismo. Aquí practican el ritual de los 5 Elementos. Fuego, agua, tierra, aire y éter. O lo que en terreno de bienestar se traduce en sauna, hammam, duchas terapéuticas, flotarium y una piscina climatizada y acristalada. No te hará falta ni salir del hotel, porque en Vivood también tienen un restaurante donde se practica el slow food, con propuestas para todos los gustos.

MasQi The Energy House

Ooooooom. Repite conmigo: Ooooooooom. Inspira, expira. Siente como el aire entra y sale. ¿Más relajado? Desde luego es lo que conseguirás en nuestra segunda parada, MasQi the Energy House. Ubicado en Banyeres, en plena Sierra de Mariola, es otro de los imprescindibles para alimentar cuerpo y alma. En una masia del XIX, ahora reconvertida en templo de bienestar, cuentan con acogedoras habitaciones de lo más confortable. Pero si el descanso es importante, mucho más lo es todo lo que sucede fuera de ellas. 

Yoga, meditación, alimentación consciente... En MasQi se ha pensado en todo lo que pueda hacernos tener energías renovadas y tomarnos un respiro de nuestras vidas agitadas -¿quién vive tranquilo hoy en día? ¡Quién!- Casi todos sus planes incluyen clases de yoga en la cúpula acristalada que tienen para ello, meditaciones guiadas, rutas por los alrededores... Mención aparte merecen sus tratamientos wellness, que van desde masajes relajantes, a terapias tan seductoras como un baño terapéutico de Gong o equilibrio energético a través del Reiki.

En cuanto a alimentar el cuerpo, la idea es apuntarse a su pensión completa, en la que los menús varían desde la macrobiótica, la cocina vegetal, los productos ecológicos y pescados frescos. También tienen opciones de retiros detox, a base de líquidos para depurar el organismo. Saldrás de allí sintiéndote muchísimo mejor. Prometido.

Hotel El Pao

También en la provincia de Alicante y concretamente en la sierra del Cabeço d'Or, en Jijona, se encuentra el hotel y spa El Pao. Disponen de espaciosas habitaciones con bañeras jacuzzi (¡Burbujas!), terrazas con vistas a la sierra y algunas con chimenea. La joya de la corona es su Bubble suite, una habitación literalmente para dormir bajo las estrellas. ¿Cómo? Dentro de una burbuja de cristal en la que contemplar desde la cama la bóveda celeste. El mundo seguirá girando, pero por lo menos podremos verlo sobre nuestras cabezas.

Aquí el plan era relajarse, así que ponen a disposición de sus clientes un catálogo de bienestar en el que disfrutar de masajes en pareja de diferentes intensidades. Como en la Comunitat gozamos de un tiempo tan benevolente, puedes regocijarte en la zona de spa exterior con jacuzzi y sauna finlandesa.

Desconectar o conectar con la naturaleza, porque también podrás apuntarte a un a ruta en caballo, en bici o a pie por los alrededores. Oye y como las Navidades están a la vuelta de la esquina, también puedes programar una visita a las fábricas del producto estrella de la zona, el turrón. Por ejemplo los turrones 1880 y El Lobo o El Abuelo, cuentan con la posibilidad de aprender más de cerca de uno de los bocados más consumidos en fiestas señaladas y ya de paso, llevártelo a casa desde el mismo corazón desde el que lo producen.


Comenta este artículo en
next