GRUPO PLAZA

jornada 'Edificios y distritos NZEB/NZED y energéticamente positivos' organizada por ITE en La Pinada LAB

Innovación y digitalización marcan el camino para consolidar la edificación sostenible

29/11/2022 - 

VALÈNCIA. La sostenibilidad de la edificación no debe mirar sólo hacia el resultado final sino también a todo el proceso y, para hacer frente a este reto con éxito, el sector ya está trabajando con las nuevas tecnologías digitales aplicadas a este campo. La preocupación por el impacto en el medioambiente de la construcción no es baladí, ya que la edificación es una de las principales responsables de la contaminación de nuestro planeta.

Así lo estima la Unión Europea que señala que los edificios son responsables del 40% de la energía consumida y del 36% de las emisiones directas e indirectas de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía.  Se trata, por tanto, de un sector prioritario sobre el que actuar para conseguir alcanzar los retos europeos de descarbonización, resiliencia energética y climática.

Para Nuria Matarredona, directora general de Innovación Ecológica en la Construcción de la Vicepresidencia segunda y consellería de Vivienda y Arquitectura Bioclimática de la Generalitat Valenciana “no se puede hacer innovación si no es apostando por la transferencia de conocimiento”. Matarredona ha puesto el acento en la co-creación, al señalar que “no es posible mejorar la calidad de las políticas públicas que deben fomentar una edificación sostenible si no es acompañados de todos los agentes que nos proveen de conocimiento. Está claro -añade- que hay maneras de construir diferentes, una arquitectura que desde lo público se pueden promover”.

Así lo ha manifestado durante la jornada “Edificios y distritos NZEB/NZED y energéticamente positivos” organizada por el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) que se enmarca dentro de las acciones de comunicación del proyecto ‘Hábitat Sostenible’ desarrollado por el ITE y que ha contado con su presencia y con la de expertos como Pablo Camarasa, arquitecto del estudio Fran Silvestre Arquitectos; Juan Murillo, director de Innovación y desarrollo de negocio de Zubi Cities; Francisco Jose Vea, director de I+D+i y Nuevas Tecnologías de Becsa; Paula Sánchez, cofundadora y CEO de CoCircular y David Martínez, arquitecto en iBIM Building Twice; además de Laura Martín, Andrés Lluna y Carlos Seguí, investigadores del ITE, y Esther Mocholí, directora de Innovación del ITE.

Durante esta jornada, se han analizado los retos, oportunidades y soluciones tecnológicas relacionadas con el ámbito de la edificación NZEB y energéticamente positiva, área en la que ITE es uno de los principales centros investigadores del país por su papel en el desarrollo de nuevas soluciones innovadoras dirigidas a incrementar la sostenibilidad del sector edificatorio residencial y su digitalización, favoreciendo el cumplimiento de los objetivos de neutralidad climática y de uso eficiente y circular de los recursos. El ITE lleva a cabo esta labor en continúa colaboración con el tejido empresarial a través de proyectos de investigación aplicada, favoreciendo una transmisión de conocimiento constante entre el ámbito investigador y la empresa.

Así lo ha explicado Laura Martín al señalar que el ITE “trabajamos en el desarrollo de soluciones avanzadas dirigidas a facilitar el diagnóstico y seguimiento del estado energético, el modelado, planificación y priorización de acciones de mejora para cada caso de uso y la gestión digitalizada y optimizada de activos energéticos a nivel edificio y distrito, desarrollando asimismo herramientas dirigidas a incrementar la sensibilización y la proactividad de los ciudadanos como usuarios finales de la energía, tanto en el ámbito doméstico como laboral”. El objetivo de todo ello es el de facilitar la transición de los actuales entornos habitados hacia modelos energéticamente neutros y positivos.

Pablo Camarasa ha defendido que, frente a los sistemas tradicionales, es posible hacer otra forma de arquitectura, pero todavía hay que romper con ciertas barreras “mientras que la automoción o la telefonía han introducido rápidamente industrialización en sus procesos, en la construcción nos hemos quedado atrás”. Por eso, para ver avances, el sector debe comenzar a trabajar con procesos de construcción “sistematizados y de carácter industrial en los que se evita el desperdicio al máximo, se busca la reutilización de los materiales y la sostenibilidad del conjunto del proceso esta garantizada. La sociedad -añade- ya nos lo está demandado y debemos ir en esa línea”.

Partiendo de ese mismo planteamiento, Francisco José Vea añade que debe haber una figura que lo empuje todo, un player fuerte que sea capaz de introducir esos procesos sistematizados en todos los agentes de la edificación, ya que si sólo lo hace parte de la cadena no es efectivo. Por eso ha señalado que es la administración “la que puede hacer ese papel tractor y, mediante la normativa, hacer que todo el sector avance en la misma dirección”.

Juan Murillo se ha sumado rápidamente a ese discurso “la clave está en la regulación del sector que crea estándares de cómo hacer las cosas de manera obligatoria” apunta. Añadiendo que los ciudadanos también empujan hacia ese cambio con la demanda de otras edificaciones “están dispuestos a pagar un coste inicial mayor pero que, en términos de eficiencia, se va a recuperar en un periodo cada vez más corto”.

El gran reto es cómo actuar desde el punto de vista social para no dejar a nadie fuera, a lo que Nuria Matarredona ha señalado que la agenda 2030 “es la garante de no dejar a nadie atrás puesto que dice que esta revolución sostenible será con todos o no será”. La directora general ha apuntado como claves importantes que hay que hacer una importante labor de divulgación ciudadana para que “a la hora de valorar la compra de una vivienda se introduzcan otras variables junto a la puramente económica: impacto CO2, reutilización de materiales, ahorro energético, etc.”.

La problemática de la vivienda antigua y la fiscalidad

Pero es importante tener en cuenta, como ha señalado Carlos Seguí, que casi un 75% del parque inmobiliario actual es ineficiente según las normas actuales “por lo que es imprescindible dirigir también esfuerzos a la renovación energética de los edificios y trabajar en ellos para que obtenga los sellos de calidad que garantizan que su vivienda es sostenible” unos sellos que en la nueva construcción ya son una realidad.

Francisco José Bea ha puesto sobre la mesa otra cuestión importante: el tema de la fiscalidad, “tenemos que cuestionarnos que, fiscalmente, sea más económico llevar los materiales de desecho a un vertedero que proporcionarles una nueva vida con la reutilización. La realidad es que es más barato construir de otra manera porque es más barato desde el punto de vista fiscal”. Reivindicación a la que se ha sumado Paula Sánchez, experta en tecnologías de transformación de residuos que ha apuntado una interesante idea: gracias a los datos que arrojan la digitalización de los procesos de construcción “sus costes pueden reducirse entre un 15 y un 20%”.

Los expertos coinciden en que estamos en una etapa de transición en la que hay que convivir con lo tradicional al tiempo que se introducen las nuevas tecnologías y la normativa se va adaptado a ello. Por eso Nuria Matarredona llama a “exprimir todas las posibilidades de la normativa actual” y “encontrar los equilibrios entre una regulación excesiva para el sector e incorporar ciertas medidas que lo vayan modernizando”.  Precisamente a través de la compra pública la administración puede propiciar un cambio, “es evidente que toda la responsabilidad no puede recaer en la elección de compra del ciudadano, la administración tiene un papel muy importante que puede ejercer”.

BIM como garante de la trazabilidad 

La tecnología BIM ha supuesto una importante revolución introduciendo la innovación en los procesos de edificación. “Trabajar en base a un gemelo digital -ha explicado David Martínez- nos ayuda a controlar la sostenibilidad de todo el ciclo al tiempo que nos permite anticiparnos a hipótesis de trabajo en los escenarios de un proceso de construcción”. El experto defiende que es “crucial tener una amplia mirada sobre la construcción” para abordar su sostenibilidad de modo integrado y ha recordado que con la tecnología BIM “por cada euro que se invierte en diseño, se genera un ahorro de 20 euros en el proceso de construcción y de 60€ en el de mantenimiento”.

Todos los participantes han coincidido en señalar que las herramientas tecnológicas permiten ver el impacto a través de la medición y en función de eso tomar las mejores decisiones, “si no hay trazabilidades transparentes de toda la cadena de valor difícilmente podemos tomar las mejores decisiones dentro de la arquitectura y la construcción” ha señalado Paula Sánchez, quien ha insistido en que la separación de residuos desde un inicio es vital para luego poder acometer procesos de circularidad.

En este escenario, Andrés Lluna ha apuntado el papel del ITE “asesorando al sector en su curva de aprendizaje para que alcance un óptimo nivel de madurez tecnológica. Es una realidad que el sector se está tecnificando en diseño, productos y procesos”. En este punto, los participantes han vuelto a coincidir remarcando que esta tecnología facilitadora de la industrialización de la construcción es también una palanca para vencer la resistencia en los operarios a la hora de llevar a cabo su tarea “pues nos permite explicar al detalle cada proceso” ha dicho Pablo Camarasa.

Carlos Seguí ha añadido que BIM también “es una herramienta para definir los perfiles que hacen falta en la nueva forma de trabajar” en un sector donde, como bien ha apuntado Francisco José Vea, hay problemas para encontrar talento, aunque “hemos identificado que la industrialización pude ser un driver a la hora de captar talento para la construcción”.

Por último, los expertos han concluido que para evolucionar hacia un modelo más inteligente en la gestión de la construcción es necesario hacerlo a través de la digitalización impactando en su globalidad a todo el proceso de la construcción.

El ‘Hábitat Sostenible’ se enmarca en el convenio de colaboración con la Dirección General de Innovación Ecológica en la Construcción de la consellería de Vivienda y Arquitectura Bioclimática de la Generalitat Valenciana, para apoyo a la generación de soluciones técnicas innovadoras en el ámbito del hábitat sostenible y la construcción 4.0 y su implementación en el tejido productivo para favorecer la transición ecológica de la arquitectura. Resolución de subvención para la promoción del hábitat sostenible y la construcción 4.0. Línea S1537000

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme