GRUPO PLAZA

viajamos a...

Isla de Skye, la Escocia más profunda

Las hadas envuelven la historia de esta isla gracias al castillo de Dunvegan y son las artífices de paisajes que parecen sacados de un cuento

28/05/2021 - 

VALÈNCIA. Después de pasear por las calles de Edimburgo y recorrer parte de las Highlands pongo rumbo a la isla de Skye, uno de los lugares más mágicos de Escocia. Lo hago en coche, cruzando ese vertiginoso puente que conecta con la isla —antes solo se podía llegar en ferry— y teniendo la esperanza de que aquí el tiempo mejore. Aunque pronto me doy cuenta de que la lluvia seguirá acompañándome. 

Las primeras horas en la isla las paso en el coche, haciendo paradas exprés para estirar las piernas y dejándome llevar por mi instinto y el volumen de personas que hay en algún punto. Así descubro un rincón de postal: Sligachan Bridge. Un puente de piedra con las montañas de los Cuillin recortadas al fondo y el río descendiendo y sorteando las piedras. Dicen que estas aguas están encantadas y que, si pones la cara en el agua durante unos segundos, obtendrás la belleza eterna. Yo solo creo en las hadas así que dejo esas historias para otros… De hecho, mientras hago las fotos estoy muy atenta por si las veo porque en la isla de Skye estos seres diminutos están escondidos en las sombras de los bosques, nadando en riachuelos y saltando en cascadas. 

Si he de elegir un lugar donde encontrar hadas, sería en el Fairy Glen (valle de las hadas), un rincón recóndito al que me recomiendan ir cuando llego a Uig. Es tan poco conocido que me cuesta encontrarlo y en más de una ocasión pienso que me he perdido. Apenas un par de granjas en un camino estrecho en el que, por fin, veo a esas vacas peludas de las tierras altas que parecen tan simpáticas. Y sí, las fotografío como si fueran modelos. Un poco más adelante, al ver un montículo, dejo el coche aparcado y sigo a pie. Como las cabras, me subo a la primera colina que veo y me quedo con la boca abierta porque ante mí se despliega el Fairy Glen, una colección sobrenatural de montañas cónicas diminutas que emergen de la tierra como si hubiesen sido creadas por las hadas que viven aquí. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

De entre todos los montículos sobresale el Castle Ewen, la roca que domina este paisaje verde. Y sí, también me enfilo hacia arriba —al final hay que escalar un poco—. El pequeño esfuerzo merece la pena porque puedo sentir la magia de este lugar, con un pequeño lago a un lado de la ladera, las cascadas entre montañas en la distancia, y las espirales de piedras. Me dijeron que hay que recorrer las piedras hasta llegar al centro y, una vez allí, pedir un deseo. Esta vez lo hago, a ver si las hadas me escuchan… 

* Lea el artículo íntegramente en el número 79 (mayo 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

 ya a la venta

El director Daniel Monzón, portada de la revista Plaza de octubre

Por  - 

Daniel Monzón se ha convertido (otra vez) en el rey de las pantallas con el estreno de 'Las leyes de la frontera', la adaptación de la novela de Javier Cercas. El de Rocafort (Valencia) es la portada de una revista en la que también visitamos un pueblo que no conoce la covid, separamos el mito de la realidad del Cementerio Masón de Buñol o analizamos la importancia de las moscas en la investigación científica

 el dedo en el ojo

¿Qué vas a hacer Joan?

Por  - 

Queda mucho para las elecciones municipales pero los partidos, que suelen estar en campaña electoral durante cuatro años, van haciendo sus cábalas. En Compromís apuestan a que Ribó seguirá, pero la decisión no está tomada. Queda tiempo. Un año. Un año que en política es mucho tiempo 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email