GRUPO PLAZA

entrevista a la Directora del proyecto MIV que impulsa AVIa para fomentar la innovación en la automoción 

Sánchez-Molero (MIV): "La innovación es el camino para la pervivencia del sector de la automoción"

10/10/2021 - 

VALÈNCIA. Jackie Sánchez-Molero es desde hace cuatro meses la directora del Mobility Innovation Valencia (MIV), una iniciativa que promueve el Clúster de la Automoción de la Comunitat Valenciana (AVIA) para la transformación del sector a través de la innovación. El objetivo de este proyecto es dar una respuesta al nuevo paradigma de la movilidad y conseguir que la Comunitat Valenciana se convierta en un referente europeo.

Ingeniera Agrónoma por la Universitat Politécnica de València (UPV), cuenta, además, con un Máster en Dirección de Marketing y Comunicación y otro en Prevención de Riesgos laborales por la UIMP. Ahora, se encarga de dirigir el MIV tras una dilatada trayectoria profesional al frente de proyectos de innovación y de catorce años como responsable de transferencia de tecnología y proyectos de innovación en los institutos tecnológicos de AINIA y AIDIMME.

"La Comunidad Valenciana tiene todas las capacidades para ser un referente en Europa de movilidad, pero hace falta conseguir un punto de encuentro entre agentes, empresas e institutos tecnológicos", asegura. Y esa va a ser su misión en los próximos meses. De hecho, este próximo jueves el MIV, junto a Startup Valencia, organizan la primera edición de Smart Mobillity Valencia en Feria Valencia, una certamen que reunirá a 60 participantes en la parte expositiva entre empresas de automoción, startups, centros tecnológicos e instituciones. Una jornada que servirá como carta de presentación de una iniciativa que pretende servir de impulso para esa transición de la automoción valenciana.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Cuál es el objetivo del Mobility Innovation Valencia (MIV)?
-El MIV surgió por iniciativa de AVIA hace ya unos cuantos años para impulsar la innovación vinculada con la automoción. Pero se ha hecho más extenso e incluye también lo que ahora se llama nueva movilidad. Así, ha surgido el Movility Innovation Valencia, un proyecto cuyo objetivo es ser un punto de encuentro de toda la movilidad, de manera que la Comunidad Valenciana se convierta en un referente de la movilidad en Europa.

No se trata de hacer realmente algo nuevo, sino de ser un punto de encuentro porque en la Comunidad Valenciana hay agentes de innovación, tenemos unas capacidades tecnológicas y un conocimiento bárbaro. Por tanto, el objetivo es integrar en ello a los agentes de innovación, universidades e institutos tecnológicos que ya tienen esas capacidades para que hablen con las empresas. Se trata de conseguir un matching entre los agentes de innovación y las empresas para unir necesidades tecnológicas y las capacidades que ya existen en nuestro territorio. Lo que pretendemos es conseguir ese punto de unión y de encuentro.

-¿Cómo se articula? ¿Qué estrategias se han fijado?
-Lo primero es ayudar a las empresas tradicionales de la automoción a diversificar y transformarse hacia esta movilidad. También queremos integrar a empresas que ya existen, pero que tradicionalmente no estaban vinculadas a la movilidad, como puede ser las que se dedican al 5G. Y hay una tercera pata que son las empresas de nueva creación que están surgiendo un poco al calor de esta movilidad. Por eso, estamos trabajando con Startup Valencia para esa parte de aceleración. Y, todo ello, de la mano de la Administración porque pensamos que es importante que apoye todo esto. Por tanto, el MIV tiene ese doble objetivo: por un lado, integrar a todas estas empresas y agentes de innovación y, por otro, que la Comunidad Valenciana se convierta en un referente europeo.

-¿Qué retos han detectado en el sector valenciano y en cuáles se quiere hacer mayor hincapié?
-Al principio se hizo un trabajo de detección de necesidades conforme a lo que se necesitaba y cómo era nuestro posicionamiento al respecto. Se lanzaron 28 retos para ver quién podía responderlos, tanto en la parte de empresas como de agentes de la innovación. Ahora, los hemos revisado para elegir aquellos a los que hacer frente en este momento. Aún no los tenemos porque en noviembre tenemos preparados unos talleres en los que sentaremos las empresas y agentes de innovación para ver cuáles son los primeros que hay que acometer. Pero, además, en el evento que vamos a celebrar el día 14 de octubre en el  Smart Mobillity Valencia hemos pedido a las empresas que nos dijeran sus capacidades tecnológicas y de ahí probablemente saldrán también varios proyectos que no estaban necesariamente incluidos en estos grandes retos que habíamos fijado.

"El MIV tiene como objetivos integrar a todas estas empresas y agentes de innovación y convertir a la Comunidad Valenciana en un referente europeo"

-¿Cómo se van a plasmar esos desafíos en soluciones reales para las empresas?
-La idea es fomentar proyectos por parte de las empresas aprovechando esas capacidades tecnológicas de los institutos y de las universidades. Para ello, una de las patas más importantes en cuanto a actividad del MIV es conseguir que se hagan proyectos consorciados porque cada uno tiene una capacidad diferente y unas necesidades diferentes. La empresa puede poner una parte y, el instituto tecnológico o la universidad, la otra. Esa es una de las actividades principales, pero también el fomento de proyectos en los que participen muchos agentes diferentes.

-¿Cuál es el nuevo paradigma de movilidad?
-Desde el MIV estamos en pro de la movilidad inteligente y sostenible. La sostenibilidad es evidente y en esta movilidad deben estar incluidos tanto las empresas de automoción clásicas como las nuevas. Mucha gente se cree que la nueva movilidad se refiere solamente a lo que estamos oyendo: temas eléctricos o de sharing, pero va bastante más allá. Esa movilidad inteligente y sostenible lo que debe tratar es de poner a las ciudades y al ciudadano en el centro. Realmente estamos asistiendo a una transición del vehículo como un bien a un servicio de movilidad. Por tanto, ese concepto de movilidad tiene que ir cambiando y tranformándose porque hay unas directrices europeas bastante importantes en este sentido.  

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Qué es lo que más necesita la Comunitat Valenciana para erigirse como un polo de innovación en movilidad?
-Lo que hace falta es ese punto de encuentro que estamos buscando entre agentes, empresas y Administración para aprovechar nuestras sinergias y capacidades. Se trata más de una labor de trabajo, coordinación y de poner puntos en común que de tecnologías en sí mismas porque realmente la Comunidad Valenciana lo tiene todo para ser ese polo de innovación. Pero falta ese último empujón y ese punto de encuentro donde se reúnan todos y se aprovechen esas capacidades que ya existen, se saque el máximo y se vaya adelante. 

A veces las empresas nos llaman y nos dicen: 'Quiero montar un proyecto, tengo una idea fantástica, pero sola no puedo'. Les resulta difícil saber cómo completar el puzzle para conseguir ese objetivo final. Entonces nosotros como conocemos el universo empresa y agentes de innovación, les buscamos una solución. 

-¿En qué situación se encuentra la Comunitat Valenciana en esa transición hacia una movilidad más sostenible?
-Creo que tanto las capacidades empresariales como el espíritu emprendedor lo tenemos. Lo único que falta es ponerlo en común. Hay iniciativas ya en España que empezaron hace algún tiempo y que están reuniendo precisamente esto que queremos hacer. La Comunidad Valenciana puede competir con cualquier otra zona nacional que lo esté haciendo solamente hace falta un poquito de organización y contacto. 

"Las empresas saben que sí o sí hay que pasar por la innovación porque no queda otra. La nueva movilidad es el presente"

-¿Las empresas valencianas del sector de la automoción están preparadas para esa transformación?
-Se están preparando. Nos consultan sobre temas de innovación, preguntan cómo hacer proyectos y piden ayuda para detectar ideas. La mayoría sí. De hecho, cuando empezamos esta etapa del MIV hicimos una encuesta en la que preguntábamos a las empresas si creían que era necesario favorecer la innovación en la automoción y el 100% nos dijeron que sí. Eso lo dice todo. Ellos saben que sí o sí hay que pasar por la innovación porque no queda otra. Esta movilidad de la que hablamos más que de futuro es el presente. Hay que correr porque otros territorios ya lo están haciendo. 

Además, en esa consulta también les preguntamos sobre en qué podíamos ayudarles y nos dijeron que necesitaban ayuda para montar proyectos consorciados y conocer iniciativas en curso para saber los últimos desarrollos tecnológicos que hay. También señalaron que sería interesante que la Administración acompañara todo este proceso a través de sus convocatorias porque hace falta inversión y un impulso económico siempre es importante.

-Pero, más allá de mostrar interés, ¿están concienciadas y dando pasos en este sentido?
-Igual soy muy afortunada porque con las que yo trato sí. La mayoría de ellas incluso son proactivas en ese sentido. De hecho, llevamos unas semanas muy intensas y muchas llaman y nos piden que veamos lo que están haciendo o que les asesoremos sobre qué hacer en relación con esta movilidad. No puedo hablar por todas las empresas, pero muchas están contactando, se lo creen y piden ayuda porque quieren montar proyectos y están al tanto de las convocatorias que salen. 

-En estos momentos el mercado de la automoción está convulso por la crisis de los microchips. Muchas compañías han perdido carga de trabajo y se han visto obligadas a parar la producción. ¿Puede este contexto dificultar que las empresas inicien su transformación?
-La movilidad va avanzando independientemente de esta situación. De hecho, Europa así lo marca y el ciudadano, también, y no queda otra. Hay una cultura cada vez más extendida de sostenibilidad. Precisamente por esta crisis, las empresas que son proveedores de automoción tienen que innovar y diversificar hacia la movilidad más ampliamente entendida. Es el momento de hacer proyectos diferentes que no sean necesariamente para el coche clásico de toda la vida. Creo que es una oportunidad única la que tenemos delante. Quizás lanzarse a grandes inversiones sea un momento complicado, pero es verdad que muchas empresas que ahora no tienen tantísima actividad son las que estamos viendo que están dedicándose ahora a temas de innovación. Por tanto, hay empresas que están sabiendo leer el momento en el que estamos y lo van a aprovechar.

Es cierto que estamos viviendo un momento difícil, pero a su vez es un momento único para transformarnos y para que la Comunidad Valenciana sea ese polo de innovación que perseguimos para atraer talento, innovación y aumentar el número de personas que trabajan en el sector. Estoy convencida de que vamos a salir reforzados de este momento que vivimos. 

-¿El MIV pretende entonces garantizar la supervivencia del sector de la automoción? 
-Totalmente. El objetivo primero y prioritario con el que nació el MIV es conseguir la pervivencia del sector ampliamente. La automoción supone un gran porcentaje del PIB de la Comunidad Valenciana y la innovación es su camino para conseguir la pervivencia. Y ello pasa por diversificar, no tanto transformar. Por eso, AVIA es el promotor de esta iniciativa y quien ha tirado desde el principio porque ve que la innovación es el camino.

Foto: EDUARDO MANZANA

-Uno de los grandes proyectos que promueve el MIV es la automatización del polígono industrial de Ford a través del uso de vehículos guiados (AGV) con 5G. ¿En qué punto se encuentra esta iniciativa?
-Es un proyecto que empezó en marzo y está iniciándose ahora mismo. De hecho, se va a presentar en la feria del 14 de octubre. Nos hemos reunido con el Ayuntamiento de Almussafes porque para hacer este trozo de parque conectado se necesitan muchísimos permisos municipales. Al final, se trata de un vehículo que va a funcionar sin conductor desde una empresa a su proveedor. Nos encontramos ahora mismo estudiando el plano del parque, viendo los permisos que se necesitan y la legislación que hay al respecto porque sobre vehículos sin conductor no existe todavía. Por tanto, estamos con los estudios previos ya que son dos años de proyecto.

-También preparan otra iniciativa para baterías recicladas ¿Hay algún avance?
-Es un proyecto para hacer un piloto de baterías que sean más eficiente, menos pesadas, que disipen mejor el calor y sean reciclables. Se detectó que había una necesidad, pero acaba de empezar. Estamos en el estudio previo de las especificaciones que se van a necesitar para esas baterías. No es una planta de baterías al uso, sino un consorcio de empresas en la que cada una se dedicará a una tarea: los recubrimientos, los materiales y finalmente el montaje.

-Hablando de baterías, uno de los proyectos que más interés ha suscitado estos meses ha sido la posibilidad de instalar una 'gigafactoría' de baterías eléctricas en la Comunitat Valenciana. ¿Ha jugado algún papel el MIV para que sea posible?
-El MIV lleva la parte más de innovación hacia esa movilidad sostenible. Pero sí que estamos al tanto porque a menudo nos llaman  empresas que quieren entrar en ese proyecto, entonces los derivamos hacia quien lo está llevando, que desde el principio ha estado involucrado AVIA.

-¿Ve viable el proyecto de la 'gigafactoría' en la Comunitat Valenciana?
-La Comunidad Valenciana tiene las capacidades necesarias para ese proyecto y para otros muchos. Desde el punto de vista de las capacidades lo veo viable por dos motivos: por las capacidades tecnológicas que tenemos y por la vocación que hay para ello desde todos los puntos.

-¿Y posible?
-AVIA tendría más datos para contestar. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-La Conselleria de Economía se ha comprometido a destinar 1 millón de euros en los presupuestos de 2022 para el MIV ¿A qué se dedicarán esa cuantía?
-Estamos súper contentos del apoyo de la Conselleria y de este manifiesto. Tenemos un proyecto con las distintas actividades por áreas para desarrollar con esta ayuda o lo que venga de Conselleria. El foco está puesto en talleres de innovación, fomento de iniciativas, ayudar a las empresas a montar consorcios y meterse en proyectos europeos, así como para hacer demostradores y pilotos. Esa es una parte muy importante. También estamos preparando otro proyecto piloto que aún no puedo contar. Tenemos marcados varios objetivos para el año que viene y, entre ellos, está hacer varios pilotos para el primer semestre del año. 

-Este próximos jueves se celebra el Smart Mobility Valencia. ¿Cómo va a ser el evento?¿Qué expectativas tienen?
-Nuestra vocación con el evento es mostrar hacia afuera todas esas capacidades que tenemos en la Comunidad Valenciana y, hacia dentro, constituir ese punto de encuentro. Ahora mismo vamos por 200 inscritos y más de 50 empresas y entidades van a tener un stand propio mostrando físicamente todo tipo de desarrollos y capacidades tecnológicas que van desde impresión 3D, sensorización, robótica colaborativa, desarrollo de batería de litio para vehículos industrias o 5G. Lo que más nos ha sorprendido es que hemos dado la oportunidad de que la gente contara sus capacidades tecnológicas concretas en torno a movilidad y tenemos espacio para que hablen unos 20 participantes en intervalos de cinco minutos. También se van a contar proyectos y habrá una mesa redonda sobre el futuro de la movilidad en la Comunidad Valenciana. Hemos superado nuestras expectativas y estamos muy contentos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email