GRUPO PLAZA

presenta su libro-encuentro en valència

Javier Tolentino descubre a una Emma Suárez que se empeña en ser invisible

18/02/2020 - 

VALÈNCIA. Javier Tolentino vive el cine todos los días, a todas las horas, observando desde su espacio privilegiado en la radio, aquello que ocurre. Y como observador nato, y como profesional de una larga e importante trayectoria, su ojo avizor se ha posado sobre algunas de las personas del cine más brillantes del panorama actual. Por eso, que le haya dedicado un libro a la actriz Emma Suárez, refleja la primera de muchas intenciones: le dice al lector que Suárez lo merece. 

La historia del libro comienza en Cannes, cuando la actriz presentaba junto a Almodóvar y parte del equipo el film Julieta. Tolentino, para su programa de radio, solo le llamó a ella. Suárez pregunto por qué, siempre incómoda de hacer entrevistas. Esta anécdota es casi el mejor resumen del libro: una persona que se empeña en que otra se cuente, porque no lo ha hecho antes. "Emma Suárez no quiso ser el personaje Emma Suárez, ni Bette Davis. No es que le importe su vida privada, es que realmente la vive, y eso es a costa -entre otras cosas- de levantarse temprano en los festivales para ver películas, no dar casi entrevistas, y tener un momento para ponerse una manta y acurrucarse en el sofá", dice el aturo, que presenta hoy mismo el libro en la librería Ramón Llull.

En todo caso, Un alfabeto para Emma Suárez no es, ni mucho menos, una entrevista al uso, sino una entrevista surgida de varios encuentros grabados desde la cotidianidad, mientras quedaban para cocinar, o para hablar de su vida, o para cualquier otra cosa. En esa esfera, las respuestas cambian completamente, la entrevistada naturaliza todo, se vuelve deslenguada, y ocurre entonces la magia: la de descubrir a una actriz que se empeña en ser invisible. El libro habla de cine, pero también habla de otras muchas cosas: "Descubro una mujer muy cotidiana, que se enamora de lo pequeño. Ella es muy libre, y cuando está sola se siente fantásticamente", comenta.

El libro adopta el formato de una especia de diccionario anárquico, porque la propia naturaleza de los encuentros lo fue así. "Ni siquiera cuando reproduzco sus respuestas son exactamente literales. Más que una entrevista es una experiencia, hablando de cuarenta cosas diferentes... Es por eso cuando se expone tanto".

El libro no es solo Emma Suárez, sino también Javier Tolentino: "Emma, cuando leyó el libro, me dijo que había más de mí que de ella, y es cierto, porque cuando uno escribe de otro también acaba reflejándose", dice él para este diario. Mientras Tolentino vive este libro con una pasión desmedida, Suárez se limita a disfrutar de los encuentros y a constestar lo que este le plantea, que no son pocas cosas: la actriz habla de sus fracasos, de los hombres en su vida, de los éxitos, de lo cotidiano, de sus miedos, de sus inicios... Y ya en las primeras páginas una pregunta sobrevuela, ¿ha sido Emma Suárez la actriz que podía haber sido? "Hay actrices, como Lola Dueñas o la propia Emma Suárez, que tienen mucha personalidad y eso, a algunos directores, les molesta; que sin ser rebeldes, construyan el personaje al margen de las indicaciones de la dirección", comenta Tolentino. Eso, y también la propia dinámica de país, que no asegura ni siquiera a las personas con más talento del sector una carrera cuidada, con la que pueda elegir sus papeles: "Este país es una máquina de engullir, nos olvidamos fácilmente de aquellas personas que nos han dado éxito. Anda que no ha costado reconocer al mismo Almodóvar...".

'Un blues para Teherán'

Tolentino y València

Más allá del libro, Culturplaza aprovecha la conversación con Javier Tolentino para preguntarle sobre su debut cinematográfico, el documental Un blues para Teherán. "Estoy con una ilusión bárbara con el proyecto. Irán me encanta porque tiene tanto ese punto de país feudal como una gran riqueza tecnológica y cultural. Mis maestros del cine son Kiarostami o Farhadi...", comenta. El proyecto, que empezó hace cinco años, tiene un fuerte arraigo a la ciudad de València, porque la productora radica en la ciudad y el Institut Valencià de Cultura "fue el primero en apoyar el proyecto". Ayer mismo acabaron el montaje de un corte, así que su estreno parece inminente.

Y como buen cinéfilo que es, cabe preguntarle un diagnóstico para València: "Hay galería, poetas, cineastas... València vive un momento agradable, pero con el anterior régimen que teníais, era muy complicado hacer todo. En 2015, se abrieron y están ocurriendo cosas. Tal vez, para traspasar el ámbito autonómico sea complicado porque el muro de Cataluña hace sombra, pero bueno... Berlanga es vuestro", remata.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email