X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

SINGULARU

Joyería ‘fast fashion’, diseñada con plata, oro y... datos

Singularu surgió de la nada para convertirse en una de las marcas de joyería de tendencia que triunfan en España. Impulsada por los valencianos Paco Tormo y Cristina Aristoy, realiza diseños en los que los datos y las métricas son fundamentales

27/12/2018 - 

VALÈNCIA.-¿Cómo partir de la nada y crear una marca de joyería a punto de facturar cuatro millones de euros? De forma muy resumida esta es la historia de Paco Tormo y Cristina Aristoy, dos emprendedores valencianos que empezaron su periplo con Singularu hace cuatro años y que, basándose en las tendencias del mercado, han conseguido conquistar a millenials —y no tanto— con sus diseños. Estrellas, lunas, chokers o aros, las modas van cambiando con el paso del tiempo, y periodista e ingeniera decidieron que iban a satisfacer las necesidades de las clientas ofreciéndoles los anillos, collares, pulseras, tobilleras y pendientes que estaban buscando, y a unos precios asequibles.

A pesar de que la marca nació a través del canal online, Singularu tiene actualmente cinco tiendas propias: dos en València, dos en Madrid —donde ya ha conquistado la ‘milla de oro’—, y una recién inaugurada en Barcelona. También está presente en algunas grandes superficies, pero su ambicioso objetivo es alcanzar los 90 puntos de venta en 2021. Entre los últimos hitos se encuentra el cerrar una ronda de financiación de un millón de euros para acelerar su expansión nacional y entre su accionariado ya cuenta con socios como Pinama Inversiones, Grupo Zriser, Demium Ventures, Faraday Venture Partners, Bamboo Venture Capital o Torsa Capital.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Sin embargo, Singularu no siempre fue una marca de joyería. Y es que Tormo y Aristoy se enfrentaron a ese proceso al que temen tantos emprendedores: pivotar. El proyecto surgió en 2014 en Demium Startups como un marketplace para artesanos, donde los clientes solicitaban proyectos a medida. Allí se conocieron sus dos fundadores. Aristoy acababa de entrar en la incubadora fundada por Jorge Dobón, quien creyó que sería una persona idónea para rematar el equipo. «Estábamos en cuadro, y Jorge, con muy buen criterio, entendió que nos íbamos a complementar muy bien. Mi caos con su orden», recuerda Paco Tormo.

* Lea el artículo completo en el número de diciembre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email